Miradas Perdidas: significado de los nombres

Hola a todos… Ya estamos aquí otra vez. ¡¡Por fin ha salido Miradas Perdidas!! Y estoy como loca… ¡¡Qué nervios!! Tengo un nudo en el estómago a la espera de que lo vayáis leyendo… A la espera de vuestros comentarios (ya sabéis, comentad en Amazon y Goodreads, por fiiiiiii…).

Mientras os voy a poner una pequeña anécdota… El significado de los nombres de los protagonistas. Primero lo que significan en general y luego lo que significan para mi 😉

ALDARA:

Aldara es un nombre de origen germánico derivado de “Aldewara” y compuesto por “ald-” que significa “viejo, respetable, eminente” (raíz también de “old” en inglés) y “-war”, “sabio”.

Aldara ha sido un nombre utilizado sobre todo en Galicia ya que allí fue muy importante la figura de Doña Aldara Eriz, llamada popularmente como Santa Aldara o Ilduara. Doña Aldara Eriz fue una dama noble y poderosa en la Galicia del siglo X. Estaba casada con el conde Gutier Menéndez y fue la fundadora de los monasterios de San Salvador de Celanova y Santa María de Vilanova en Vilanova dos Infantes. También fue la madre del ilustre San Rosendo, abad y fundador de varios monasterios, obispo de Mondoñedo y virrey del rey asturleonés Odón II.

La festividad de santa Aldara se celebra el 20 de diciembre.

Los nombres de Aldara e Ilduara han sido interpretados como variantes del mismo nombre durante mucho tiempo, de ahí que Santa Aldara y Santa Ilduara se refieran a la misma persona. Estudios modernos apuntan a que en realidad se trata de nombres con etimología distinta. Así, se cree que Ilduara procedería de “Hildewara”, formado por los elementos “hild-“, cuyo significado es “guerrero”, y “-war”, “sabio”.

En la Galicia actual el nombre de Aldara se ha recuperado y está ganando en popularidad como nombre regional. No se trata Aldara de un nombre propiamente gallego pero sí de tradición gallega.

Aldara es un nombre rotundo y dulce a la vez, el nombre de una gran dama.

¿Qué significa para mi? ¿Por qué elegí este nombre? Os voy a ser sincera… Miradas Perdidas surge de una escena que escribí hace unos años y que había dejado en mi cajón de cuadernos esperando su turno… Y en esa escena la protagonista se llamaba… Antía. Pero claro… Ya tenemos una Antía en Sueño de Cristal, no era cuestión.

Tenía algo claro, tenía que ser un nombre gallego. Es una manera de homenajear a una tierra que llevo siempre conmigo, latiendo en mi sangre. Y, además, con mucha probabilidad no encontraréis muchas protagonistas así.

 

RAUL

El nombre español «Raúl» proviene del francés Radulfo (no confundir con Rodolfo), o del latín Radulfus y Radolfus, y estos del nombre germano Raðulfr, que en alto alemán antiguo está compuesto por el prefijo raðrad o rat, que significa ‘aconsejar’, y del sufijo wulf o ulfr, que significa ‘lobo’. Así pues, el nombre significa en origen ‘poderoso consejero’ o ‘consejero valiente’.

Raúl es un nombre de tradición francesa cuya influencia llegó a Cataluña en el siglo VIII en la forma Radulfus y Radolfus.

Con la conquista normanda, el nombre se exportó a Inglaterra, donde en el siglo XVII adquirió su forma moderna de Ralph, que a principios del siglo XX pasó a Alemania como Ralf.

 

¿Y por qué este nombre? esta respuesta es muy fácil. Raúl es mi nombre favorito de chico. Si hubiera tenido un niño le hubiera llamado así. Y, también, es el nombre que mis padres me hubieran puesto a mi si hubiera sido un chico jejejeje.

 

Así que… eso es todo. Conocéis un poquito más sobre Miradas Perdidas… Ahora os toca leerlo y decirme qué opináis… ¿Cómo? Muy fácil… Click en la foto.