Soy escritora

Toca volver a retomar el blog, alejarnos de la locura de estos últimos meses de Concurso Indie 2017 (ya os contaré en otra entrada mis reflexiones sobre el mismo) y volver a centrarnos en lo realmente importante (sin menospreciar el concurso ni muchísimo menos).

He echado de menos escribir en este pequeño rincón mio. No todas las culpas son del concurso, el accidente de tráfico que sufrí (ya estoy casi recuperada, don’t worry!) me ha tenido un poco alejada de mi ordenador.

Bueno, que me enrollo (menos mal que ya me conocéis). Hoy empiezo una nueva sección: soy escritora. Sí. La que da nombre al título de esta entrada. En ella no habrá borradores. No habrá entradas planeadas, pensadas… No. Simplemente mis pensamientos sin censura, según vayan saliendo de entre mis dedos. Una sección en el que os cuente cómo es mi visión de este mundo en el que me he sumergido. La mía. Cada uno tiene la suya. Ni mejor ni peor. Solo un cúmulo de sus propias experiencias. De sus propias vivencias.

Soy escritora. Llevo escribiendo durante toda mi vida, no recuerdo cuando empecé. Hace unos meses mi padre encontró un cuaderno mio de cuando tenía 15 años lleno de poesías. Era un cuaderno donde había ido recopilando todos los que había ido escribiendo hasta ese momento. Recuerdo cuando mucho más pequeña escribía pequeñas aventuras cuyos protas eramos mis amigas y yo. Y así muchas más. Tanto en el colegio como en el instituto gané algunos premios literarios.; incluso un famoso escritor (cuyo nombre no mencionaré, por ahora, me animó a seguir escribiendo porque veía mucho futuro en mis letras). Pero no me atrevía a llamarme escritora. Normal.

Publiqué mi primer libro. Pero no me atrevía a llamarme así. Llevo ya tres libros publicados y preparando más. Y aún me parece asombroso cuando alguien lee mis libros. Con toda la cantidad de libros que hay… Y de pronto tengo pararme, mirarme en el espejo (de una manera figurada, claro) y empezar a creerme lo que me dicen mis lectores. Soy escritora.

Soy escritora. Me paso horas y horas creando historias. Mi mente no para quieta. Siempre con mi libreta en el bolso, dispuesta a tomar notas si la inspiración llega. Paso horas, más de las que me gustaría, navegando en las redes sociales para dar mis obras a conocer; buscando maneras originales, diferentes, de presentaros mis pequeñines…

Soy escritora. Contrato a correctores, a ilustradores para la portada, maquetistas, etc… Gente profesional para intentar dar una calidad digna de mis lectores.

Escribir es mi pasión, sí. Es mi manera de ver la vida, mi manera de expresarme… Pero ahora también es parte de mi trabajo. Por desgracia no es la parte de mi vida que me da de comer. Vivir de la escritura, en este país (y supongo que en la mayoría), es muy difícil. Pero me da unas satisfacciones que me dan mucha alegría.

He leído a compañeros escritores que dicen sentirse un timo. ¿Por qué? ¿Cómo pretendemos que la gente confíe en nuestras letras si nosotros mismos no lo hacemos? ¿Es un timo con todas las horas que robamos a nuestra vida, a nuestra familia a nuestro descanso por estar aquí, escribiendo delante de un ordenador?

Así que os animo a todos mis compañeros a hacer una tabla con vuestros horarios, poniendo cuantas horas realmente pasamos escribiendo, revisando, corrigiendo, haciendo publicidad de nuestros libros, etc… Y luego, volved a haceros esa pregunta. ¿Sois escritores o sois un timo? Porque yo no os considero así y, por supuesto, no me considero un timo.

Empecemos a creernos nosotros mismos lo que somos. Somos escritores. Soy escritora.