Basta ya

Otro viejo escrito que ojalá estuviera desfasado… Pero, por desgracia, no es así.

BASTA YA (14/11/2015)

En días como hoy no puedo evitar echar la vista atrás. Recordar ese maldito jueves que cambió la vida de tanta gente, que la destrozó. En uno de esos trenes que rompieron el corazón de Madrid iba, entre cientos de personas, una chica. Dulce, hermosa, inteligente… Buena. Una chica que, seguramente, conociéndola, iba leyendo alguno de los libros que siempre llevaba en la mochila. Ese día había huelga de profesores en la Universidad y varios de nuestros docentes habían dicho que iban a hacerla… Ella se había despertado a la misma hora de siempre y había quedado en el centro de Madrid para desayunar e ir a hacer unas compras. Al día siguiente se iba a ir de viaje con su chico, Iñaki. Un chaval de eterna sonrisa. Lo que ella no sabía es que días antes Iñaki y yo nos habíamos ido también de compras… En ese viaje él le iba a proponer matrimonio. Llevaban toda la vida juntos y estaban a punto de terminar la carrera. Un cuento de hadas. Un cuento de hadas que se rompió con esas explosiones. No sobrevivió. Aún lloro al recordarlo. Lloro por ella y por todos los que murieron. Por todos los heridos. Por todos los familiares. Por todos los que vieron sus vidas rotas en ese maldito 11M…
Por eso cuando se repiten cosas como las de esta noche… El corazón se me encoge. El alma se me rompe…
Y cuando leo a demagogos diciendo que en África pasa todos los días… Lo primero que pienso es que los que dicen esas cosas tienen la suerte de no haber perdido a nadie en un atentado, que nunca han sentido el pavor de haber sido atacados, que nunca vivieron en una ciudad muda por el horror… Y lo segundo que pienso… Es que esa gente debe estar siempre muy concienciada. Que han debido viajar al África subsahariana para ser voluntarios allí, deben colaborar con las ONGs que trabajan allí… Deben leer todos los días las noticias que vienen de allí, supongo que todos seguirán la cuenta, por ejemplo, de @mundo_negro o @xavieraldekoa
No acuséis a la gente de ser demagoga por sufrir por el vecino, cuando utilizáis la misma demagogia… Es muy fácil serlo. Yo también lo soy. Todos. Lo difícil es luchar por un mundo mejor. Dejar atrás la demagogia y pararnos y pensar cómo acabar con tantas muertes, con tanto horror.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.