El sueño de escribir: Scarlett Butler

Hola a todos, ya estamos en agosto y yo en la playita, disfrutando de un merecido descanso… Y recuperándome de mi accidente. Pero antes de tomar también un descanso en este blog… Pues, ¿qué mejor manera que con mi sección favorita? Sí, ya sabéis cuál es. El sueño de escribir. Y hoy nos visita Scarlett Butler. 

Scarlett Butler y yo nos conocemos por las redes sociales pero ha sido a raíz del Concurso de Amazon cuando hemos empezado a hablar más y puedo deciros que tiene un encanto y una dulzura que me encantan…. 

 

1.Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.
Suelo ponerme música, la banda sonora de la historia que va surgiendo a la vez
que escribo, y alguna bebida refrescante.
2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
A ciencia cierta no sabría decir pero recuerdo haber leído “La historia
interminable” por expresa recomendación de mi padre.
3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?
Pues aunque sea un gran libro para mucha gente debo admitir que nunca he
podido terminar “Los pilares de la tierra”.
4. ¿Cómo decides el título de tus obras?
No es algo que haga premeditadamente sino que sale solo en algún punto de la
historia, aunque la última vez me costó algo más y tuve que pararme a pensar en
ello.
5. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?
Depende, a veces soy escritora de mapa con todos los detalles definidos y
simplemente plasmo lo que he ido recogiendo con el tiempo. Sin embargo en
otras ocasiones he sido brújula total, con un par de pinceladas y me he dejado
llevar.
6. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?
Por suerte para las sinopsis cuento con ayuda de mi lectora cero que se le da
francamente bien. En cuanto a lo más difícil del proceso diría que es la propia
creación de la historia, que todo encaje, que los tiempos cuadren, que los
personajes sean coherentes…

7. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?
Aún me cuesta asumir que esa persona sea yo, creo que por muchos libros que
escriba nunca dejas de asumir al cien por cien que eso es algo que tú sola has
creado.

8. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?
Ahora mismo podría decirte que es un personaje secundario de mi última novel
new adult. La forma en que se comporta con su familia es algo que jamás se me
pasaría por la cabeza.

9. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.
Buena puedo decirte el encuentro con compañeras, aprender de ellas, compartir
alegrías y sinsabores, así como el encuentro con los lectores que es algo
maravilloso y que no cambiaría por nada. En cuanto a algo malo diría la
complejidad del mundo de la publicación, somos muchos autores y todos
queremos llegar a la gente pero debido precisamente al gran número de
publicaciones es algo muy, muy difícil.

10. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?
Me falta el hijo pues árboles he plantado unos cuantos ya. Añadiría por ejemplo
publicar con alguna editorial que me tienta.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido
 Una película: “Lo que le viento se llevó”
 Un deporte: tenis
 Un color: morado
 Una canción: “Gracias a la vida”
 Un grupo de música: cualquier grupo indie
 Un actor/actriz: Keanu Reeves
 Una ciudad: Londres
 Comida favorita: lasaña de atún
 Una estación: primavera
 Un adjetivo para definirte: risueña

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?
Soy bastante mala pidiendo que me lean pero lo voy a intentar. Mis historias son chick-lit, novela sentimental pero sobre todo son muy románticas. Y como me dijo un amigo una vez tras leer una de mis historias: “el amor es algo que se ha de vivir y leer. Tus novelas llegan para quedarse, con unos personajes con los que puedes verte reflejado”

El sueño de Escribir: Sebastián E. Luna

Lunes… Fin de mes. Para muchos comienzan las vacaciones, para otros terminan. Nosotros seguimos aquí, nos quedan pocas entradas antes de tomar unas merecidas vacaciones. Y seguimos con “El sueño de escribir” con otro compañero que se presenta al Concurso Amazon Indie. En este caso Sebastián E. Luna (culpable de que en mi sorteo entre un relato manuscrito con el prota de protagonista jajaja). Un gran autor que tenéis que conocer. Sed felices. Bicos

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.
    No sé si es una manía o no, pero no me siento a escribir sin haberme cepillado
    los dientes. Mi dentista está francamente contento de que haga correr ríos de
    tinta cada día. Yo también. (Sonrío)

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
Jacobo no es un pobre diablo, de la serie Barco de vapor. Todavía lo guardo en
casa.
3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?
Son muchos. Aunque nunca haría mención de ello en público. Creo que no hay
libros buenos o malos, sino historias que no casan con determinadas personas.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?
El primer recuerdo que tengo en el que podría identificar cierta voluntad de
escribir, es de cuando tenía seis o siete años y acababa de ver Conan el Bárbaro
en la televisión. Al terminar agarré un cuaderno y un lápiz y gabarateé un título:
Memorias de Tezul, junto al dibujo de un hombre con una gran espada. La
historia aún hoy está por escribirse. Supongo que la tengo macerando o cogiendo
poso. De las demás guardo casi todo lo que puedo.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?
Suelo tenerlo bastante claro antes incluso de empezar a escribir la novela. A
veces una pequeña historia me ronda por la cabeza y simplemente sé que debo
titularla así.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?
Depende. Mario y Senderos se escribieron sin planificar nada más allá que la
tónica que me tomaba cuando me acercaba a cumplir la primera hora de escritura o la lista de Spotify en la que prácticamente no cabían más canciones. Sin embargo, Karen la planifiqué capítulo a capítulo para poder llegar dentro de los plazos del premio literario de Amazon.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?
La sinopsis… No publico más libros por no tener que escribirlas. La verdad que
una vez que cojo el hilo de la historia, la trama me abrasa por dentro de tal manera, que lo verdaderamente difícil es no estar escribiéndola. Algo que no me gusta mucho es la corrección o los sucesivos repasos finales a los que hay que
someter a los textos. Pero qué remedio, hay que hacerlo si se quiere alcanzar un
verdadero status de calidad.

7. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?
«¿Quién es este tío?»

8. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?
Sin ninguna duda ese hombre es Eli Nastroianni. Es el vocalista de los Foziee
Crok; banda musical ficticia a la que doy vida en la novela Senderos de rock.
Este tipo, por llamarlo de algún modo, orinaba en programas de televisión en
riguroso directo, se ponía hasta las trancas de toda sustancia de las que no
venden en supermercados, obligó a su mujer a casarse durante un concierto
delante de un público de seiscientas mil personas (como para decir que no) y,
cuando Estados Unidos puso en él la confianza de llevar un mensaje de paz a
Vietnam, durante la gira que los Foziee dieron por el mismo, desapareció sin
más por el plazo de un año. La desaparición del astro de la música supuso la
vuelta a la política de hostilidades por parte de ambos países. La leyenda dice
que Eli pasó el tiempo metido en un burdel y fumadero de opio… Y no
precisamente cantando. ¿Suficientes motivos para odiarle?

9. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.
Las buenas experiencias se resumen en una sola palabra: personas. Da igual
lectores o escritores. Todas aquellas que se han interesado en mis libros o, del revés, ya que procuro leer todo lo que puedo de mis compañeros, han terminado por sacarme una verdadera sonrisa.
Lo peor… Sin duda alguna el cambio al que se han visto abocadas mis redes sociales.
Mi perfil de Facebook era el típico de cualquier dominguero. Fotos en chanclas, paellas, excursiones a las cuevas de El Soplao esquivando el guano de los murciélagos, junto a otras tantas escenas cotidianas o de mis viajes. Pero desde que tengo tanta actividad en redes, he tenido que adaptarlas a los acontecimientos y reducir al cero absoluto la información sobre lo que hago en mi día a día.

10. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?
A día de hoy tengo todas cumplidas. Algunas de ellas por partida doble o triple,
por lo que ya trabajo en otras tantas cosas que hacer antes del último baile: Grabar un disco, participar en un reality de supervivencia y descubrir una nueva especie. Aunque podría cambiar estas opciones por una versión más heavy de las mismas: Dar un concierto, sobrevivir a un apocalipsis zombie y que la NASA desvelara que llevamos tiempo acogiendo extraterrestres.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido
● Una película: Las posibles vidas de Mr Nobody.
● Un deporte: Boxeo; desde la grada y bajo la premisa de: “se mira pero que no
me toquen”
● Una canción: Bohemian rhapsody.
● Un grupo de música: Guns N’ Roses
● Un actor/actriz: Actriz: Monica Bellucci. Actor: Mónica Bellucci con el pelo
corto.
● Una ciudad: Hội An, Vietnam.
● Comida favorita: Macarrones con queso.
● Una estación: Otoño.
● Un adjetivo para definirte: Tenaz. Aunque algunos coinciden en que más bien
soy un cabezón sin remedio.

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?
No soy un escritor de género, sino una persona que escribe la historia que en ese
momento le apetece. Luego no hay un motivo único para publicitarme que pueda
englobar mis textos sin nombrar características pretenciosas que no me corresponde a mí valorar. Yo diría que leyeses a Mario, si lo que quieres es estar en la mente de un crápula que acabará por partirte el corazón. Senderos de rock, si quieres echar a caminar en un road trip, vivir la experiencia del sueño americano, y emocionarte como con pocas novelas lo has hecho. En cuanto a Karen… léela, si te atreves.

El sueño de escribir: Elena Fuentes Moreno

Sí, lo sé… hoy no es día de “El sueño de Escribir” pero estamos inmersos en pleno Concurso Amazon y como ya os dije el lunes pasado quiero dedicar una serie de entradas a mis compañeros que también están “compitiendo” en el mismo. Hoy os voy a presentar a Elena Fuentes a la que he conocido a raíz del concurso y me ha dado muy buenas vibraciones desde el primer momento. 😀 Espero que os guste. Sed felices. Bicos

1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Tengo dos hijos pequeños, con que haya un mínimo de silencio y nadie demandándome juguetes o similares, me basta. Parece fácil, pero no lo es.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Leía cómics de pequeña en cantidades industriales, pero el primer libro que me marcó fue “La historia interminable” de Michael Ende. Me di cuenta que el mundo literario era mucho más emocionante que el real.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

“Los Santos inocentes”. Me encargaron leerlo en el instituto, pero creo que no tenía suficiente madurez para entenderlo.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Yo escribía de adolescente, pero no eran novelas, más bien eran tratados filosóficos… bastante aburridos.

Mi primera novela es de 2014, “Barridos por el salitre”.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Normalmente, empiezan con uno que me viene a la cabeza en el momento de empezar, pero lo modifico infinidad de veces mientras estoy escribiendo.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Suelo planificar, pero es mágico como conforme desarrollo los personajes cobran vida propia y forjan su propio destino .

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro.

A mí se me da fatal lo de la sinopsis, no me gusta contar nada del libro, creo que es mejor que el lector vaya descubriendo la trama poco a poco, pero hay que hacerla… y cuesta, cuesta mucho. Eso y promocionarlo es lo que menos me gusta.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Que he cumplido un sueño más, es maravilloso cuando te llega el primer ejemplar y puedes tocarlo, olerlo…

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Suele pasarme que al planificar, intento muchas veces crear malas personas, pero poco a poco, conforme va avanzando la trama llegó incluso a empatizar con sus circunstancias y acabo comprendiéndolos y cogiéndoles un inmenso cariño. Eso me ha pasado con Ava, es un personaje fascinante.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Creo que no he vivido ninguna mala experiencia con mis libros y lo mejor es haber conocido a gente estupenda, tanto lectores como escritores que me han ayudado a crecer y mejorar.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Todo eso lo tengo hecho, me gustaría poder dedicar más tiempo a viajar y conocer otras culturas.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

• Una película Lo que el viento se llevó

• Un deporte Esgrima

Un color Azul

• Una canción Lost no you   LP

• Un grupo de música MADONNA

Un actor/actriz Olivia de Havilland

Una ciudad Londres

Comida favorita Arroz a banda

Una estación Primavera

• Un adjetivo para definirte Constante

El sueño de Escribir: A.V. San Martín

¡Feliz lunes! Comenzamos la semana y ya sabéis lo que toca. Mi sección favorita. Y hoy es muy especial porque (tal y como ya hice el año pasado)nos visita una escritora que está participando en el Concurso Amazon. Considero que el concurso de amazon, más allá de poder quedar finalista (o ganarlo), las dos cosas más importantes de estos días son: uno, la visibilidad que te da y, dos, conocer e interactuar con otros autores que de otra manera a lo mejor no conocías. Y sí, yo conocía a la autora de hoy, A.V. San Martin; pero casi no habíamos hablado y ha sido maravilloso conocer la gran persona y compañera que es… Así que aquí la tenemos. Os dejo con ella, seguro que os enamorará. 😀 Sed felices. bicos

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.
    Cualquier manía que pudiera tener, la he tenido que ir modificando en función de las necesidades de los niños. Por ejemplo: El primer libro lo escribí enterrada en música y en un ordenador junto a una ventana para poder mirar por ella cuando debía pensar. Para el segundo libro, como vino el bebé, la música a tope en los auriculares tuvo que desaparecer porque escribía cuando el niño dormía, y una oreja debía estar alerta a sus movimientos. El ordenador junto a la ventana pasó a manos de la niña (tiene seis años, pero maneja el ordenador con asombro. Estamos esperando que cree algún nuevo  programa informático, que nos saque de pobres). Así que yo fui desterrada con un portátil a la mesa que hace de estudio, comedor, cambiador de pañales, taller de pintura y plastilina, incluso de costura. Mi vida es un caos. No tengo sitio para las manías. Tengo que adaptarme a las circunstancias, jajajaja.

2.  ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Devoraba los miniclásicos. Era una colección de libros con cuentos clásicos para primeros lectores. Desde muy pequeña adquirí la costumbre de leer antes de dormir y siempre me leía uno todas las noches.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?
No recuerdo ninguno sin terminar. Si un libro no acababa de engancharme del  todo lo leía en diagonal, jajajaja, pero siempre llegando al final. Es ahora cuando empiezo a adquirir la costumbre de dejar los que no me interesan.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?
Sí, los conservo. Todas mis etapas: infancia, preadolescencia, adolescencia, universitaria, adulta… están marcadas por algún libro que intenté escribir. Mi primera historia terminada era un horroroso borrador escrito en hojas cuadriculadas, sobre una niña huérfana a la que adoptaba una familia rica para utilizarla de sirvienta.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?
Normalmente me van surgiendo a medida que voy escribiendo el libro, menos con Azul tormenta, lluvia añil. Para esa novela escribí un montón de posibles títulos, la mayoría de ellos descabellados y ridículos. Fue como una lluvia de ideas entre mi marido y yo. Uno dijo Azul tormenta, y el otro lluvia añil.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?
Un poco de todo. Normalmente la trama está en mi cabeza y me gusta hacer una
especie de esquema para ordenar mis ideas, pero, a lo mejor, a medida que voy escribiendo, la historia muta.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?
La corrección. Es una tarea ardua, difícil y con la que nunca se está satisfecho. Tengo que confesar que las sinopsis no me cuestan tanto, pero las correcciones son tediosas. Suelo dejar bastante tiempo entre ellas para desapegarme del libro y poder mirarlo desde fuera, como una lectora… pero acaban por aburrirme mis propios libros de tanto releerlos, jajajaja.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Es un sueño hecho realidad, aunque no llegue muy lejos con ellos. Siempre supe que quería escribir y publicar un libro, pero parecía una realidad tan inalcanzable que ver mis propios libros es como alcanzar la cima del Everest.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?
Intento que mis personajes sean lo más humanos posibles, con sus pros y sus contras, pero es cierto que el personaje de Abraham en Azul tormenta, lluvia añil, no solo me producía rechazo, sino miedo. Miedo porque es un ”malo” de los que existen, de los que no se ven venir, pero destruyen vidas. Es difícil no acabar aborreciendo a un maltratador por muy ficticio que sea.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.
Cuando publiqué mi primer libro tenía un gran desconocimiento sobre el panorama literario actual. La falta de experiencia hizo que me encontrara con
muchos baches en el camino y que no estuviera segura de lo que me convenía. Buenas experiencias he tenido muchas. Lo mejor ha sido que muchas mujeres que han sufrido maltrato, como Ana en Azul tormenta, lluvia añil, se han puesto en contacto conmigo para transmitirme todo lo que el libro les ha hecho sentir, para expresarme que guardarán el libro en un rinconcito de su corazón y que de alguna forma les ha aportado esperanza. Eso no tiene precio.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?
Pues ya he hecho todos, ya solo me falta comprar una casa con jardín en un lugar tranquilo con vistas a una montaña y dormir ocho horas seguidas, jajajaja.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido
 Una película Desayuno con diamantes
 Un deporte Natación
Un color Azul cielo
Una canción Miss Sarajevo de U2 y Pavarotti
Un grupo de música U2
Un actor/actriz Julia Roberts
Una ciudad Nueva York
Comida favorita La italiana
 Una estación Otoño
Un adjetivo para definirte Desastre

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?
Jajajajaja. Porque tengo dos hijos que alimentar, jajajaja.

El sueño de Escribir: José Rodríguez

Buenos días, feliz lunes… ¿estáis ya de vacaciones o como yo hasta agosto nada de nada? Sea como sea espero que estéis todos muy bien y con una sonrisa en el rostro… Y si no es así, seguro que mi nuevo invitado os la va a sacar. Se llama José Rodríguez y es de esos autores que siempre están ayudando a los demás. Y sí, lo digo por experiencia propia. Sin apenas conocerme se ha volcado en ayudarme e intentar que mis novelas tengan más visibilidad. Y no os creáis que eso lo hace todo el mundo.

¿No os ha enamorado ya? No os preocupéis, si tenéis alguna duda sobre cómo es ese gran compañero y escritor… En nada se resuelven 😉 ¡A leer! 

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Escribirlo todo a lápiz, para luego pasarlo al ordenador. Aunque reconozco que ahora estoy intentando hacerlo directamente al PC; sin embargo me está costando media vida. Jajajaja.

  1. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

El Ocho, de Katherine Neville. Me fascinó y me atrapó desde el principio.

  1. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

La saga de la Torre Oscura, de Stephen King. Me quedé en el séptimo; se me hizo aburrido y pesado. Me salía el tal Roland por las orejas. Jajajaja

  1. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Los guardo todos. Además lo mío es curioso, te cuento: Empecé a leer y a escribir, lo que se dice en serio, a los 37 años; después de sufrir un accidente, el cual me dejó la pierna derecha dos centímetros más corta y bastante torcida. Con una minusvalía del 73%. Y al no poder trabajar, se me dio por crear el blog y al gran inspector Barreiro, para pasar el rato. Luego mi querida y gran amiga Sandra Estévez, que también es una gran escritora, me animó para formar parte del cibertaller de la Asociación Kalpa, bajo las alas del gran José Losada, gran maestro y escritor; y hoy en día es mi hermano. Y desde ahí mis primeros escritos. Además siempre tengo el gran apoyo de Leticia Meroño y de Laura Martín, los cuatro me ayudan y aclaran miles de mis dudas. Sin ellos me sería imposible. Y mi primera historia fue “Tras el asesino”.

  1. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Cuando llevo más o menos media novela escrita, intento sacar un título que tenga algo que ver con la historia. La verdad que es una de las cosas que más me cuesta, el dichoso título.

  1. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Yo te diría ambas cosas. Primero me atiborro de datos reales del tema sobre el que vaya escribir, e intento hacer una base. Lo que pasa que luego me dejo llevar, por lo que me va viniendo a la cabeza.

  1. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Va ser que no. Jajajaja. Para mí la parte más difícil sin lugar a dudas, es la maquetación.

  1. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Por fin lo he conseguido. Aunque lo más importante, son los lectores. Eso sin lugar a dudas.

  1. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

La verdad que no he odiado a ninguno de mis personajes; soy de los que piensa, que todos nuestros personajes llevan un pedacito de nosotros. Ahora con los que menos empatizo son con los buenos, siempre tuve debilidad por los malos. Jajajaja.

  1. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

La buena el cariño y el apoyo de mis lectores. Mala de momento ninguna.

  1. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

De las que nombras no me falta ninguna, es más en lo de hijo repito, jajajajaja. Tengo dos niñas, una de 19 años y otra de 9 años.

Y añadiría viajar. Me encantaría recorrer, miles de sitios.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

  • Una película: Seven
  • Un deporte: Futbol
  • Un color: Azul celeste
  • Una canción: No te sabría decir, hay muchas.
  • Un grupo de música: Estopa
  • Un actor/actriz: Al Pacino
  • Una ciudad: Pontevedra
  • Comida favorita: Solomillo a la plancha
  • Una estación: Primavera
  • Un adjetivo para definirte: Guerrero

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Vivirán aventuras, llenas de casos en los que no desearían ver ni a su peor enemigo. Donde el bueno del inspector Barreiro acompañado de su fiel agente pelirroja, viajarán a lo largo de unos mundos llenos de psicópatas, asesinos, y un largo etc…para bajar a lo más profundo del infierno; y así poder darles caza. De todas formas antes si lo desean, pueden pasar por mi blog y echar un vistazo en:

tardesdelecturagratis.blogspot.es.

Y ya para despedirme, solo darte mil gracias por esta fantástica entrevista. Por tu amistad, y por tu gran ayuda y apoyo. Muchas gracias de todo corazón. Un fuerte y cálido abrazo. Nos seguimos leyendo, querida amiga.

El sueño de escribir: Rake M. de Levalois

Lunes, y volvemos con mi sección favorita de este modesto blog (¿aún no os habéis suscrito? ¡Vamos, que es gratis!). Hoy nos visita una escritora novel que acaba de publicar su primer libro (pero que lleva mucho tiempo escribiendo): Rake M. de Levalois. 

Conocí a Rake por casualidad. Es más… Fue ella quien me reconoció a mi en el mundo 1.0 (y mis mejillas coloradas). Desde entonces la seguí también en Twitter y cada día que pasa me cae mejor y me encandila. Es más… Yo ya tengo su libro en mi kindle para sumergirme en su lectura durante este verano. 

Os dejo con ella. 😉

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Pues la verdad es que pocas. Creo…Eso sí, soy prácticamente incapaz de escribir en la tablet o el móvil, es como si se me reseteara el cerebro. Sólo puedo hacerlo en papel con lápiz o pluma, nunca boli o en el ordenador, preferiblemente en silencio, sobre la cama con laspiernas cruzadas y a oscuras. Mi fisioterapeuta me ama por esto.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Ufffff… es que empecé muy pronto y es algo que hago casi compulsivamente, pero… si no me equivoco, uno enorme que me regaló mi abuelo con los cuentos de Hans Christian Andersen. Poco después cayeron en mis manos David Copperfield, Miguel Strogoff, Sandokan, El príncipe mendigo, la bibliografía completa de Julio Verne… Aunque el que más recuerdo es, indudablemente el mejor libro de fantasía escrito jamás, “La historia interminable”.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar? 

“La Divina comedia” y “El Silmarillion”. En ambos, en la página 14 ya me quería morir.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Jajajaja, pues la verdad es que varios de mis primeros poemas están en mi libro, “Luna de Obsidiana”. El primer relato que escribí se llamaba “En un mundo de sueño”, a los ocho años y por desgracia no la conservo.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

La verdad es que no lo pienso demasiado, suele saltarme al cerebro y así lo dejo.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Me dejo llevar por la historia totalmente. Muchas veces no sé lo que he escrito hasta que termino y lo leo.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

¡Lo admito! Jajajajajaja. Probablemente la revisión, que es interminable. Por mucho que leas, releas y vuelvas a empezar otra vez con una lupa, siempre se te escapa algo. Eso sí que es una auténtica historia interminable.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

“Por fin, joder” y un inmenso orgullo que pocas veces había sentido antes.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Pueeees… (saliendo humo de los engranajes del cerebro) sí. A los 15 años escribí una pequeña obra de teatro sobre una casa encantada y el rey de los fantasmas (de cuyo nombre no quiero acordarme) era tan malo malísimo, plano y sin matices que me costaba un montón escribir su parte.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Empecemos con lo bueno siempre que además es de lo que más hay. El orgullo propio por haberlo conseguido, el de la gente que te quiere, la profunda satisfacción de un trabajo terminado, de ver tu trabajo ahí, donde siempre debió estar. En las páginas de ese libro que es el fruto de tu sudor, de tus lágrimas, de tus sonrisas, tus ilusiones y tu todo.

¿Lo peor? Darse cuenta de las pocas oportunidades que la mayoría del público y las editoriales dan a los escritores noveles a los cuales, en vez de animar, frustran por no tener nombre aunque les sobre calidad.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Pues te parecerá un sueño raro, pero me gustaría demostrar que Dios no existe. Ninguno. Quizás así muchos de los problemas que hay en el mundo desaparecerían. También me gustaría estudiar psicología (esto es un poco más normal, así piensas que sólo estoy medio loca) me fascina la mente humana. ¡Ah! Y escribir algo relacionado con las leyendas del rey Arturo. Soy una incondicional de la materia.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

 Una película El ejercito de las tinieblas

 Un deporte Natación

 Un color Azul Klein

 Una canción Sweet child o’mine

 Un grupo de música Guns and Roses

 Un actor/actriz Kevin Spacey/Meryl Streep

 Una ciudad Edimburgo

 Comida favorita Pizza

 Una estación Primavera

 Un adjetivo para definirte ¿Friki es un adjetivo?

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

“Luna de obsidiana” es un libro en el que he amistado la poesía tradicional con la moderna conservando el primigenio sentido de la poesía: su oralidad. Nace para ser recitada y por eso está tan cuidada la rima, la sonoridad y la prosodia. La obra contiene unos versos que no dejarán indiferente a nadie, sea amante del género o no.

Por otro lado, los relatos son intensos, absorbentes, con una temática variada que aleja el hastío de la lectura. Profundamente descriptivos, pero con un ritmo nada solemne que conseguirá hacer que el lector se sienta inmerso en ellos hasta el punto de sentir realmente que lo está viviendo. Que puede verlo.

A que os habéis quedado con ganas de más… Pues dad click aquí y sumergiros en su Luna de Obsidiana. Bicos y sed felices

El sueño de escribir: Noelia Medina

Sí… Hacía mucho que no entrevistábamos a alguien en mi sección “El sueño de escribir” pero es que la preparación de Miradas Perdidas (ya sabéis, el domingo todos preparados para adquirirlo 😉 ) me ha tenido absorvida. Y volvemos a la acción. Y hoy tenemos a Noelia Medina con nosotros.

Conocí a Noelia en el Books Ladder que se celebró en Abril en Barcelona. Y tanto me encandiló que salí de allí con uno de sus libros firmado. Y hoy la tenemos con nosotros, porque estoy segura de que os encantará. ¡A leer!

1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

¡Quizá es para lo que tengo menos manías! Casi ninguna, diría yo… Café al lado cuando abro el ordenador por la mañana y lo mismo cuando lo hago por la tarde.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

No recuerdo mi primer libro, comencé a leer desde muy muy pequeña. Pero si recuerdo los primeros que me marcaron (quizá porque era así de enana y me leía los de mi hermano del instituto) Campo de fresas, Nunca seré tu héroe, No sin mi hija…

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Suelo hablar de los que devoré, pero nunca de los que no conseguí terminar. Sabes que a la hora de elegir una lectura nos dejamos guiar por la opinión de otros lectores… Y me resulta algo tan subjetivo, que no me veo en el derecho de influir en esas decisiones negativas.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

¡Ojalá! Yo lo tenía todo escrito… Agendas, libretas, diarios, etc. Y todo se fue perdiendo con el tiempo. Mi primera historia fue un romance que tengo pensamiento de publicar algún día y es mi favorita. Supongo que a todos nos pasa con nuestros primeros libros.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Me salen sin pensarlos y sin dar muchas vueltas. A veces antes de escribir la historia, otras mientras la escribo, pero nunca al final.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Me dejo llevar, sin duda. No me gusta planear y, las pocas veces que lo he intentado, la historia ha seguido su curso dándole tres patadas a mis planes xD

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Sí, es un horror, y creo que todos pensamos igual. Junto con la portada, la sinopsis es la cara de tu historia, lo que debe convencer… Y esa presión se nota. La espera. La espera de revisión, la espera de corrección, de maquetación… Y da igual si me lo hacen todo en un mes, soy tan impaciente que se me hace insoportable.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Lo primero que se me viene a la cabeza: «es mío». Y después lo analizo bien y lo flipo Jajajaja.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Sí. Flávia, personaje secundario de Aitor, la próxima novela que verá la luz. Los vives tanto, que da igual bueno o malo, al final los sientes.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

La mala, la peor y la única que me ha hecho sufrir en este mundo ha sido la estafa tan grandísima que sufrí con mi primera editorial. Se quedaron con mi dinero, me hicieron creer que mi libro no le interesaba a nadie y me intentaron hundir.

La buena, quedándome solo con una, el resurgir de ese libro, las alegrías, el ver que realmente sí apuestan por mí y que mis historias, en mayor o menor medida, llenan a los lectores. Las personas que estoy conociendo, la felicidad de hacer lo que me gusta… Con las cosas buenas me podría pasar aquí el día, por suerte.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Me falta el hijo y muchos sueños por cumplir. Realizar sueños es lo más bonito que he hecho en mi vida, así que me encantaría seguir cumpliéndolos por el resto de ella.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

 Una película Matilda

 Un deporte Bailar

 Un color Rosa

 Una canción No dejes de soñar – Manuel Carrasco

 Un grupo de música Aquí me has pillado, ninguno en especial se me viene a la cabeza.

 Un actor/actriz Ian Somerhalder

 Una ciudad Cualquiera de Italia

 Comida favorita Pasta (de cualquier manera)

 Una estación Me gustan todas, pero el verano me mola más.

 Un adjetivo para definirte Impaciente

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Ains… Esto me cuesta muchísimo trabajo. Porque en mis libros pueden encontrar de todo y una infinidad de variedad de uno a otro. Romance siempre, sí, pero tocando todos los palos. Juvenil, erótico, acción, humor… ¡Y porque tenemos que darle oportunidades a los escritores desconocidos!

y si como yo os habéis enamorado de esta maravillosa y dulce escritora… Sólo tenéis que dar aquí bicos, sed felices

El sueño de escribir: Jose Z. Hernández

Sí, lo sé… Hoy no es lunes. Pero es que hoy os traigo una entrada del sueño de escribir muy especial. Hoy nos visita Jose Z. Hernández dentro de la ruta que está haciendo por diversos blogs gracias al Book tour organizado por la reina lectora.Para mí es un placer formar parte del club lunero (del cuál ya os he hablado); entre otras cosas porque me da la oportunidad de conocer a otros autores fantásticos. Y presentároslo a vosotros… A sí que… vamos allá. 😉

 

1.- Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Creo que todos tenemos nuestras manías, en mayor o menor medida, incluso en nuestro día a día. En el ámbito de la escritura, reconozco que cuando empecé a escribir con cierta asiduidad sí que tenía unas cuantas. Por ejemplo, necesitaba disfrutar de un silencio absoluto para poder concentrarme, y tener por delante un período mínimo de hora y media para que me resultara productivo. Con el paso del tiempo (y con un peque en casa), he terminado por acostumbrarme a poder escribir en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier banda sonora que suene por casa.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Advierto de que tengo mucha memoria, mucha. Los dos primeros libros que recuerdo leer cuando era (muy) pequeño, y que me encantaron y me animaron a seguir leyendo, fueron “Viento en los sauces”, un “cuento inglés” escrito por Kenneth Grahame, y “El 35 de mayo”, del alemán Erich Kärstner. Ya siendo un poquito más mayor, y entrando en temática, la primera novela histórica que cayó en mis manos fue “Aquila, el último romano”, de Rosemary Sutcliff.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Lo cierto es que soy muy selectivo a la hora de escoger mis lecturas. No suelo comprarme un libro llevado por un impulso, sino que lo hago tras una cierta labor de investigación; así, voy sobre seguro. Las únicas ocasiones en las que adquiero un libro sin pensármelo, es cuando se trata de uno de mis autores favoritos: pero, hasta la fecha, no me han decepcionado.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Pues sí que los conservo, en casa de mis padres. Tendría unos diez años, y escribía como divertimento (bueno, ahora también), así que tan solo estuvieron al alcance de algunos amigos y mi familia. Me encantaba imaginar relatos cortos sobre un grupo de chicos y chicas que debían viajar en el tiempo, visitando distintos lugares y épocas, resolviendo enigmas y misterios, todos ellos relacionados con episodios de la Historia.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Desde mi punto de vista, puede ser más difícil encontrar un título adecuado para una novela que escribirla. Le doy muchas vueltas a los títulos, y también me dejo aconsejar por mis lectores cero.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Inicialmente siempre planifico la historia que quiero contar. Es un proceso lento y laborioso, que incluye la búsqueda de documentación sobre la época en la que se desarrollará la novela, un hilo conductor para la trama y una ficha para cada uno de los personajes principales, en la que también recojo las relaciones entre ellos. Ten en cuenta que como punto de partida selecciono una serie de hechos históricos clave que me resulten interesantes, y luego debo hacer que mis personajes estén en el lugar adecuado en el momento preciso para que participen o sean testigos de estos. Tengo que cuidar detalles como la edad que tendrían en cada momento, etc.

Es un trabajo arduo, pero provechoso, que te permite que una vez que comienzas a escribir, todo resulte más sencillo y fluido. Por supuesto, una vez metido en faena, a veces surgen cambios espontáneos, y los personajes van definiendo su camino.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Realmente cuesta, y mucho; es muy difícil condensar en unos pocos párrafos cuanto quieres transmitir al lector. Tengo la impresión de que lo más difícil del proceso comienza después de poner la palabra “FIN”, cuando el objetivo es intentar que llegue a manos de sus lectores potenciales, y que estos se animen a adentrarse en sus páginas.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Realmente, es una satisfacción, una recompensa después de todo el trabajo que un libro lleva detrás.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Hasta el momento no; ni siquiera a los más malvados. Todos los personajes tienen sus peculiaridades: son como son, viven en una época diferente, tienen motivaciones diferentes, y formas de entender la vida distintas. Cada uno elige su camino, unos para bien, otros para mal. Pero creo que parte del éxito de una novela radica en el carisma del villano, y en su capacidad de aunar las voluntades del resto de personajes para hacerle frente. Es imposible odiar a alguien así, pues ofrece mucho al desarrollo de la novela.

Tan solo hay que esperar a que reciba su merecido, si esto finalmente ocurre.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Es más sencillo citar la buena: la respuesta de los lectores cuando publiqué “El Alano”, en el marco del tercer Concurso para Autores Indie de Amazon, superó todas mis expectativas, teniendo en cuenta además que no lo respaldé con promoción alguna.

Por ahora, no puedo nombrar ninguna experiencia que pueda calificar como mala, aunque reconozco que hay temas áridos que llegan a abrumarme, como los relacionados con la fiscalidad del escritor: trato de hacerlo todo de la manera más correcta posible, y hay dudas a las que no queda otra que enfrentarte cuando llega el momento, buscando el asesoramiento adecuado. No es que sea algo necesariamente negativo, pero sí que hay muchas cosas que suponen un reto y un aprendizaje continuo.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Pues con todo lo anterior conseguido… tendré que buscarme nuevos retos. Ahora en serio: todos los que citas son proyectos a largo plazo, así que toca seguir trabajando para que se sigan plantando árboles (soy biólogo, y a lo largo de mi carrera he trabajado tanto con especies forestales como con diferentes cultivos agrícolas), que el peque se convierta en un “hombre de provecho” y que mis novelas lleguen a un buen puñado de lectores que las puedan disfrutar.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

● Una película: Arsénico por compasión, de Frank Capra

● Un deporte: el baloncesto, siempre

● Un color: el verde, ¿o era el azul?

● Una canción I still haven’t found what I was looking for, de U2

● Un grupo de música: U2

● Un actor/actriz Cary Grant/Audrey Herpburn

● Una ciudad: La Laguna

● Comida favorita: la ensaladilla rusa

● Una estación: primavera

● Un adjetivo para definirte: teniendo en cuenta lo que me está costando elegir uno… indeciso.

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Creo que la serie “Las Cenizas de Hispania” tiene la ventaja de que pueden disfrutarla tanto lectores habituales de novela histórica como cualquiera que aprecie una buena historia repleta de aventuras.

Para los primeros, puede resultar especialmente atractiva la época en la que se desarrolla, en plena transición entre la edad antigua y el medioevo. El poderío del Imperio Romano se tambalea, y aparecen nuevos actores en el escenario de la vieja Hispania: alanos, suevos, vándalos, visigodos…

Y para los segundos, creo que la construcción de los personajes puede ser un punto fuerte, ya que a pesar de que sus vicisitudes transcurren en una época dura, brutal, muy diferente a nuestra realidad cotidiana, sus retos y motivaciones no nos resultan, en absoluto, ajenas: la búsqueda de un lugar donde asentarse, la lucha por la libertad, la amistad, el amor y el miedo a perder ambos son sentimientos universales con los que todos nos podemos identificar.

 

Interesante, ¿verdad? ¿Y si os digo que, encima, su libro está de oferta? No creo que tengáis más dudas… Click en la imagen y a por ella!!

El sueño de Escribir: Jesús Carnerero

Martes. Lo siento. Esta entrada tendría que haber salido ayer pero me fue imposible. Solo a mi se me ocurre ponerme mala en festivo… Pero dicen que lo bueno se hace esperar y hoy volvemos con mi sección favorita: El sueño de escribir. Hoy nos acompaña Jesus Carnerero, un autor que no solo os recomiendo por sus letras si no también por su manera de ser, por su constante apoyo a los demás. Yo, personalmente, tengo muchas ganas de desvirtualizarlo 😛

1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Creo que no tengo manías. Tampoco me gusta remolonear ni procrastinar (palabra de la que desconocía su existencia hasta que empecé a publicar) Tardo en ponerme a escribir porque a menudo cuesta sacar tiempo, es decir tiempo útil, provechoso, y a lo mejor eso es lo máximo de lo que peco, que tardo en ponerme porque no lo hago hasta que no considero que dispongo del suficiente tiempo para sacar algo en claro. Odio empezar a escribir y tener que dejarlo a los diez minutos.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Siempre nombro uno que es Los niños de Bullerbyn, pero no recuerdo si fue elprimero. Sé bien que me enganché a leer Mortadelos, entre mi hermano y yo llenamos la casa de mis padres, están por todos lados aún hoy. Después vinieron los libros del Barco de Vapor, los de la colección naranja, y descubrí títulos que sigo teniendo presentes, como La nariz de Moritz.

La verdad es que nunca fui un niño especialmente lector. La obsesión me vino más tarde, con la adolescencia. Era imaginativo, eso sí, y muy tranquilo, de pasarme horas jugando a lo mismo imaginando mundos, tramas y demás.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Pálido fuego, de Nabokov. Es que creo que nunca lo he empezado en el momento adecuado, porque no me suele pasar con ningún libro y con este van por lo menos tres veces que lo empiezo y nada. Me empecino en acabar lo que abro como sea, no me gusta dejar los libros a medias, me lo tomo como algo personal; no sé si pienso en lo mal que eso me haría sentir a mí como escritor o qué, pero siempre me esfuerzo en terminar lo que empiezo a leer.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Mis primeros escritos son de la adolescencia, y sí, deben seguir por casa. Es la parte buena de que tus padres no tiren nada a la basura. La temática siempre era la misma, ya te puede imaginar: la adolescencia y todas las idas de olla que engloba. Por supuesto no terminaba nada de lo que empezaba, lo primero a lo que le puse punto y final fue una historia muy mala de fantasía. Tenía 22 años.

Me gusta aclarar que todo eso fue el germen de lo que vendría después así que tampoco me avergüenza. Sin ese entrenamiento tal vez no habría llegado a publicar siendo adulto, quién sabe, me gusta haber escrito ya en esa época.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Me cuesta mucho, es una de las partes más difíciles. Con las dos primeras novelas fue fácil porque como eran novelas negras a ritmo de rock, cogí una de las canciones que daba nombre a los capítulos, la traduje y ya tenía título, pero para el resto… Siempre es complicado. A veces pienso en lo bien que quedan títulos como La bruma, un determinante y un sustantivo y a funcionar. Otras me regodeo un poco más: Un lobo como yo, Algún pecado raro, El grito de los murciélagos. Me gusta pensar que cuanto menos son originales.

Tenía pensado uno, de estos más rimbombantes, de hecho era el más rimbombante de todos, para lo próximo que quiero escribir, lo tenía en la cabeza desde hace mucho tiempo porque además es una historia que comencé y perdí por un fallo humano-tecnológico, pero el otro día llegó mi chica con otro mejor, y no me quedó más remedio que cambiárselo. Va a tener que llevarse un porcentaje mayor de lo que vaya vendiendo: portadas, correcciones, títulos, etc., van siendo muchos cables los que me echa. Y muy buenos, fundamentales.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

A menos que seas un genio y que dejarse llevar te salga redondo, hay que planificar, como mínimo tienes que saber el principio y el final, y lo que quieras contar, lo que busques transmitir con la historia. Tampoco es que yo sea de planificación cerrada y al detalle: hago esquemas, borradores y tal y cual pero a la hora de la verdad me gusta improvisar. Pero claro, no es lo mismo hacerlo sin red que sobre una base. Quizás suene un poco raro, pero es que no concibo llevar a cabo una tarea tan complicada como es improvisar sin protección.

De todos modos, mi alma punky siempre está dispuesta a coger las riendas de la inspiración: la segunda novela que publiqué, Algún pecado raro, nació sin planificación previa y la terminé en dos semanas. Y quedé bastante conforme, siempre la defiendo mucho porque pasó desapercibida.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Escribir sinopsis es jodido, sí. Casi tanto como poner títulos.

Aun así, para mí lo más difícil es cuando publicas. Personalmente no me molesta darle mil vueltas a la novela, corregir, dejarme la vista debatiendo con mi pareja si el diseño de portada tiene que llevar esto o lo otro. Pero ese momento de lanzar la novela ya lista a la nada, porque no sabes si venderás algo o si te leerán aunque sea gratis, si te llegarán opiniones y si serán buenas, eso es horrible.

Podría ser una sensación agradable, un cosquilleo de inquietud, de no saber qué pasará, pero yo lo llevo fatal. He sacado cuatro novelas en menos de tres años y con la última, El grito de los murciélagos, sentí un vacío que no había experimentado antes; no sé si la historia es demasiado personal o que iba ya escarmentado con la experiencia de las anteriores, pero lo pasé mal, la verdad.

Por suerte, tuvo buena acogida, bastantes opiniones y reseñas. Fue bien, tal vez la mejor dentro de la discreción que me acompaña, tampoco ha sido la cosa para tirar cohetes.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Es de esas cosas que cuesta asimilar, que no sabes muy bien cómo te hace sentir.

Porque sientes orgullo porque es algo con lo que has soñado durante años pero conforme vas sacando obras también se incrementa el grado de responsabilidad:

escribo para que me lean y el que me lea debe recibir algo bueno, tengo que hacerlo bien, tengo que progresar y mejorar y mejorar y mejorar. Da vértigo no estar a la altura. Igual que quedar como un rarito o un friki, como un pesado que sacó un libro y luego otro y otro más, que al cuarto ya cansa y paso de él. Uno de mis empeños desde el principio era, o es, ese, no quería ser alguien que saca un libro y adiós: me lean o no, escribo desde hace años, quiero seguir haciéndolo, quiero publicar más, y sobre todo quiero mejorar. No me conformé con quitarme la espina de la ópera prima y a otra cosa. Tras esa primera espina me descubrí otras y me atrevo a vaticinar que llevo dentro muchas más.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Supongo que con Víctor, de El grito de los murciélagos, tuve los más y los menos más retorcidos. No llegué a odiarlo porque tiene tanto peso dentro de la trama que termina teniendo más gancho que el protagonista de la novela, pero cuando te estás inspirando en personas reales para construirlo, en situaciones que has vivido de verdad, y sobre todo, cuando es tan cabrón como es él, cuesta no cogerle manía. Según algunos lectores acaba siendo un personaje con carisma, ya digo, así que no debí pasarme exagerándole los rasgos más negativos, no me vengué de él.

También me ha pasado que han tachado al protagonista de esta misma historia como pasivo y negativo, y no puedo estar más en desacuerdo. No voy a entrar a explicar las razones, solo diré que desde el principio está luchando para escribir una novela y que finalmente, con todo lo que tiene que superar, lo consigue, es decir, no para hasta lograrlo ni habiéndolas pasado canutas. Si eso es ser pasivo o negativo… De todas formas lo que me sorprende más es la pretensión de quererse sentirse identificado con el protagonista por encima de todas las cosas, o querer encontrar acción y aventura en obras que obviamente no lo son. Es evidente que puede ser crucial para que a un lector le guste lo que cuentas porque se ve reflejado, pero no creo que deba ser obligatorio, y por encima de eso, como lector, porque lo soy antes que escritor, de antemano sé o debería saberlo que no todas las novelas son iguales y no puedo pretender que me ofrezcan lo mismo, hay que informarse antes, mirar el género, leer la sinopsis, opiniones de otros lectores.

Lo de sentirse identificado me trae loco. Pienso en La conjura de los necios, por ejemplo. ¿Cómo podrías sentirte identificado con Ignatius J. Reilly? ¿Quién podría hacerlo? O en alguna novela que se narre desde el punto de vista de un asesino. ¡Debe haber cientos de miles donde sea imposible sentir empatía con el protagonista! Muchas veces incluso será esa la pretensión del autor. No todo lo que leemos tiene que aspirar a ofrecer ese juego de ponerte en la piel de otro.

No, porque a veces sencillamente es imposible que tal juego suceda. Hay personas que detestan las historias donde “no pasa nada”, por ejemplo, y a mí me chiflan. Sin embargo, ni aspiro a que todo el mundo opine lo mismo ni quiero que todo lo que leo sea de ese palo, sé que no lo va a ser.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Lo mejor es escribir y que lo que escribes acabe trasformado en un libro. Que te lean, que te comenten, que te digan lo que piensan con honestidad o que incluso te recomienden libros. El conjunto de cosas que lleva consigo publicar y que se te conozca, aunque solo sea en tu pueblo.

Una mala experiencia es el falso compañerismo. No abunda, por suerte, pero los hay que te llegan a engañar con tal de que le compres su obra. Que total, son 3 euros. Tanta molestia para eso…

Mi opinión en general es que autopublicar y el mundo independiente tiene un sabor agridulce. Las cosas tardan en pasar, o no pasan, o pasan a medias. Eso sí, cuando algo bueno pasa, el merito y los frutos son para ti solito. También es cierto que procuro ser agradecido con quien se presta a echar un cable, porque por muy indie que seas no puedes abarcar tú todo al 100%, siempre necesitas colaboración, y por fortuna a mí no me falta. Así que, en ese aspecto, mejor pasarme que quedarme corto, mejor ser pesado dando las gracias.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

El hijo. Y espero que llegue el día en que también se cumpla, no quiero quedarme sin ser padre a menos que sea inviable por mil y un motivos.

Añadiría ser escritor con mayúsculas, poder vivir de escribir aunque no fuese solamente escribiendo ficción. Pero visto lo visto me conformo con trabajar en algo digno y que me llene, que ya es pedir. Me daría con un canto en los dientes si lo logro algún día.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

 Una película: Léolo.

 Un deporte: Baloncesto.

 Un color: Lila.

 Una canción: Keep on rockin in the free world, de Neil Young.

 Un grupo de música: Extremoduro.

 Un actor/actriz: Marlo Brando, pese a que odiaba ser actor. Una actriz, Keri Russell, de la serie The Americans.

 Una ciudad: Granada.

 Comida favorita: Pasta.

 Una estación: Otoño.

 Un adjetivo para definirte: Diré el que más he escuchado a lo largo de mi vida, aunque no se cumple al 100% y por temporadas no se cumple en absoluto, y que es cómo me gustaría estar en la vida: Tranquilo.

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Primeramente porque creo que son historias diferentes que no anhelan ser comerciales, pecando muchas veces de eso, porque no todo el mundo entiende lo que es menos comercial. El grito de los murciélagos habla de las aventuras y desventuras de un escritor independiente, ¿cómo es que no ha roto los TOP de ventas con la de compañeros que tenemos? Es un misterio.

Y en segundo lugar porque están escritas con toda la dedicación, el cariño y el esfuerzo que puede ofrecer alguien que no es profesional de la escritura y que, como tú bien sabrás, suele hacer malabares con horarios y energías para sacar ratos para aporrear teclas. Hay mucho empeño en mejorar en cada historia. De otra cosa no podré presumir, pero sí de ir por la vida con la cabeza como una esponja para absorber todo cuanto quepa en ella.

Y como seguro que os ha entrado las ganas de leer alguno (o todos) de sus libros, os dejo el enlace a Amazón… Ni lo dudéis. Click aquí

El sueño de Escribir: Pat Casalà

Hola a todos, comenzamos una nueva semana y volvemos con mi sección favorita. Hoy, además, nos acompaña una escritora que sé que os encandilará: Pat Casalà.

Yo, personalmente, la conocí en el RA (del cuál ya os hablé aquí) y devoré su libro (Cada día pienso en ti) en dos días… Y aprovecho la ocasión para deciros que mañana sale la segunda parte ¡¡Y yo ya lo tengo encargado!! (Pat, no tardes mucho en mandármelo…). 

Volví a coincidir con ella en el Books Ladder y en Sant Jordi (donde tengo que decir que tuvo un éxito arrollador, que se merece, agotando las existencias de sus libros… Por algo será). Y como pensaba que para entonces tendría la segunda parte de su libro, snif snif… Pues tuve que adquirir otro de sus libros (Un último día conmigo).

Bueno, como ya veis… Me gusta mucho y para mí es un placer tenerla aquí, que la conozcáis un poco más y os animéis a leerla. 

bicos y sed felices

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Vale, ahí voy… Tengo dos manías a la hora de escribir. La primera es que adoro los números capicúa, desde niña pienso que son mágicos, por eso cuando entrego una novela a una editorial siempre tiene número de páginas y número de palabras capicúa. Incluso algunas veces he hablado con la maquetadora para que el libro en papel cumpla esa premisa.

Para cada novela necesito un par de estímulos: el visual, que logro materializarlo con un tablero para cada novela en Pinterest, donde le doy vida a algunas escenas y a cómo son los personajes principales para mí, y el sonoro. Para cada historia creo una banda sonora en Spotify y la escucho en bucle durante horas mientras dura la escritura.

  1. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Mis primeros libros fueron los de Enid Blyton. Empecé a leer de muy niña, la lectura me encantaba y devoraba las historias con tanta devoción que mis padres acabaron sacándome el carnet de la biblioteca. Desde entonces nunca he dejado de leer.

  1. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Hay algunos que he dejado, pero nunca los nombraré en voz alta. Tú también eres escritora y me secundarás en esta decisión…

  1. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

¡No conservo más que una libreta de poemas malísimos! Cuando en el colegio me dijeron que jamás lograría escribir un libro quemé el resto de cuadernos… Ya ves, a veces las profesoras también se equivocan…

Mi primera historia fue La Luna de Ónixon, una novela de ciencia-ficción que autopubliqué hace años.

  1. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Es lo que necesito para empezar a escribir. Un título y una idea inicial, aunque a la larga la idea siempre cambia para adaptarse a las nuevas tramas. Para mí es importante que el título forme parte de la novela, sea una frase significativa de ella, como en Un último día conmigo o en Rumbo a ninguna parte, sea una canción, como en la serie Sin ti donde cada uno de los títulos es una canción que compone la protagonista, explique algún motivo de los personajes para empezar otra vez, como en Perdida en la niebla, tenga algo que ver con la historia, como en El secreto de las cuartetas, donde hablo de Nostradamus y sus predicciones escritas en forma de cuartetas en su libro de profecías… ¡Podría seguir!

  1. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Me dejo llevar… Es lo que más me gusta de escribir, esa ansiedad por descubrir qué va a pasar, dónde me llevarán los personajes, qué quiero contar a continuación y cómo se las apañará mi mente para solucionar cada subtrama.

  1. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

La sinopsis es odiosa porque, ¿cómo consigues sintetizar quinientas páginas en dos o tres párrafos interesando al lector y sin desvelar demasiado? A veces tardo más de lo esperado en encontrar las palabras para lograrlo…

Para mí la parte más difícil siempre es la corrección. La hago en fases y al final necesito dejar reposar el libro un tiempo para perder la conexión y así ser más objetiva. Normalmente esta parte es la más larga del proceso.

  1. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Es una sensación única porque en cada uno de ellos dejo un pedacito de mi alma y he tardado muchísimos años en ver mi nombre en una portada.

  1. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Me enamoro tanto de mis personajes que mis lectoras cero siempre me dicen que soy incapaz de matarlos o hacerles daño… Bueno, a veces les hago pasar un calvario, pero siempre con cariño.

El personaje más difícil de crear fue Lúa, de Un último día conmigo porque es opuesta a mí en todos los sentidos y me costó muchísimo pensar tan diferente. Necesité reescribir varias veces sus reacciones…

  1. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Mis experiencias negativas fueron todas antes de publicar porque me costó mucho llegar a hacerlo, desde entonces todas son maravillosas. Las mejores son sin duda los mensajes de los lectores cuando una historia les gusta, recibirlos es una fuente inagotable de emociones para mí.

  1. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Creo que lo único importante es ser feliz, saber cómo disfrutar de cada instante y ser capaz de trazar unas metas posibles.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

  • Una película. Ufff… ¡Me encantan mil películas!
  • Un deporte. El baile.
  • Un color. El rojo.
  • Una canción. ¡Montones de ellas! Según el momento…
  • Un grupo de música. Como ves, me cuesta decidirme porque no tengo uno solo preferido.
  • Un actor/actriz. Matt Bomer
  • Una ciudad. Barcelona, sin duda…
  • Comida favorita. La japonesa y el chocolate.
  • Una estación. El verano.
  • Un adjetivo para definirte. Perseverante.

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Intento dotar a todas mis historias de emoción, darles un toque de misterio y no dejar indiferente al lector tras leerlas. Les invitaría a dejarse seducir por ellas.

Muchas gracias por esta entrevista Marta. ¡Un beso!

Muchas gracias a ti Pat por acompañarnos. Y si queréis saber algo más de ella y de sus libros (ya os digo yo que tenéis que hacerlo!!), os dejo sus redes sociales. 

http://patcasala.blogspot.com/

http://patcasala.com

https://www.facebook.com/PatCasalaOficial/