El concurso Amazon y yo

Hola a todos,

Aquí estamos otra vez, colándome en vuestro tiempo, dándoos las gracias por dedicar unos minutos a leerme. Sí. Siempre quiero decíroslo y luego se me olvida. Y es que cuando escribimos y soltamos nuestras “reflexiones”, relatos y demás a la red siempre damos por supuesto que es digno de ser leído y comentado… y muchas veces nos olvidamos que todo el mundo tiene su tiempo, su agenda loca, etc… Así que antes de meterme a contaros mi rollo habitual, GRACIAS por compartir este tiempo conmigo.

Bueno… Vamos al tema. Llegó el verano y con él llega la locura en forma de Concurso Amazon (este año renombrado como “premio literario 2017”). Ya os hablé de mi experiencia en los dos primeros meses de concurso del año pasado (Ya sabéis, click aquí si queréis leerlo). El último mes, del que no os hablé, fue igual de intenso y con muchas alegrías al descubrir que muchos blogs y páginas (Algunas tan relevantes como Eriginal Books) ponían a Sueño de Cristal como finalista. Al final no lo fue pero la experiencia fue única.

Y aquí estamos otra vez. Cuando terminé el Concurso empecé a escribir la segunda parte de Sueño de Cristal. Los que me conocéis desde antes de la publicación de este libro sabéis que no tenía muy claro si hacer una segunda parte del mismo. No soy mucho de biologías (menos aún de trilogías). Creo que muchas veces (¡ojo, digo muchas veces, no siempre!) las sagas alargan innecesariamente historias solo por intentar estirar algo que creen que ha funcionado y no aportan nada nuevo. Siempre dije que haría una segunda parte si venían las musas (¿existen las musas? Mmmm… creo que eso da para otro post), segundo si creía que la historia que quería contar aportaba algo nuevo, no una repetición de la primera novela y tercero si la obra era tan buena o mejor que Sueño de Cristal.

Pues así me encontraba yo, con mil historias en la cabeza, con Antía diciéndome que quería que siguiera con su historia… Cuando releyendo viejos cuadernos… me encontré con una escena que había escrito años atrás y había dejado aparcada esperando su momento… Y Aldara me gritó con fuerza. Aldara y Raúl estaban ahí, agazapados guardando su turno. Pero son dos personajes fuertes, con rabia, muy impulsivos… y no querían estar más tiempo allí, en el cajón. Querían que os mostrara su historia.

Y yo que nunca fui de marcarme fechas (soy una escritora alocada e impulsiva, creo que a la inspiración no se le pueden poner horarios…) decidí que quería terminar esta historia para presentarla al Concurso.

Eso me conllevaba dos retos.  Primero el que ya os he dicho. El tiempo. Porque tenía que escribirla, repasarla, re-escribir lo que está mal, que lo lean tus lectores cero, que te lo corrijan, la portada, sinopsis, maquetarla… Una verdadera odisea con un tiempo que se agota rápidamente…

Y el segundo… Tras la gran acogida que tuvo Sueño de Cristal no podía presentar algo que no estuviera a su nivel o más alto… ¿Lo he conseguido? Realmente quienes tienen que decidirlo sois vosotros. Eso sí, ya os lo advierto, es una novela completamente diferente al anterior.

Este post se llama “El concurso Amazon y yo” y os estoy contando un rollo sobre mis libros… Claro, que tienen relación. Por supuesto… Pero este post iba a hablar de mi relación con este concurso. Muchos compañeros escritores están escribiendo grandes entradas en sus blogs explicando por qué se presentan y por qué no… todas opiniones muy válidas y que yo apoyo porque son decisiones pensadas y meditadas y razonadas. Nunca hay una verdad absoluta, nunca llueve para gusto de todos y nunca podemos decir que nuestra decisión es la correcta. Porque cada uno nos encontramos en nuestro punto del camino y todos son muy respetados y maravillosos.

¿Por qué me presento yo? Primero porque creo que Miradas Perdidas puede sorprender, porque cumple mis expectativas (y diréis, claro, es tuyo… pero no… muchas veces somos nuestros más feroces críticos). Segundo porque una vez que tienes una obra con la que te sientes bien (y ya os contaré en otro post que no ha sido un proceso fácil) el concurso amazon da una oportunidad, da una visibilidad… que no encuentras en otro lado.

Sé que es díficil, son dos meses de matarte a publicitarte…. y yo quiero buscar maneras originales, no quiero volveros locos, no quiero aburriros… Lo voy a intentar, de corazón. Y quiero que os sintáis integrados en este proceso… Si tenéis una idea, si queréis compartir algo, etc… yo solo puedo volver a daros las gracias. Porque ser finalista en este concurso depende en gran parte de vosotros. Porque Amazon lo dice claro: los finalistas se elegirán por viabilidad comercial. No lo ocultan. Nos importan más las ventas que la calidad. Y no, no me vais a ver criticándolo. Porque es su concurso, son sus normas, y somos nosotros los que decidimos o no apuntarnos.

Así que el día 2 de julio Miradas Perdidas sale a la venta y dependo de vosotros para tener opciones. ¿Cómo me podéis ayudar?

  • Comprando el libro (lógico)
  • Compartiendo fotos del libro
  • Usando el HT #MiradasPerdidas
  • Diciéndoles a vuestros amigos y parientes que compren mi libro
  • Y todas las maneras creativas que se os ocurra.

Yo intentaré correspondéroslo. Gracias de corazón, otra vez.

¿Seguimos soñando juntos?

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Maite Gil dice:

    Tiene una pinta fantástica. Te deseo mucha suerte.

  2. Ariel Romero dice:

    Mucha suerte! Espero que le vaya a genial a Miradas Perdidas y ya sabes que yo apuesto por ella 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.