El sueño de escribir: David F. Cañaveral

Lunes. Y como todos los lunes… Volvemos con la sección “El sueño de escribir”. Y hoy viene a visitarnos un joven escritor al que conozco desde hace años, David F. Cañaveral. Conocí a David porque era compañero de mi hermana en la Universidad y ya entonces mi hermana me mostraba alguna de las cosas que su amigo escribía. De eso han pasado… Dejémoslo en muchos años. La vida hizo que coincidiéramos en el piloto de Mi capitulo 24, del 24 horas (si no lo habéis visto… pinchad aquí)

Os dejo, primero, su propia bio: 

yo2015David F. Cañaveral nació en 1983 en Madrid y ha vivido toda su vida en el Real Sitio y Villa de Aranjuez. Es Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico, campo de profunda vocación personal en el que actualmente tiene la suerte de trabajar. Es escritor sobre todas las cosas. Desde siempre, en su mente coexisten fantasía, universos y horizontes. Entre los años 2008 y 2012, escribió su primera novela de fantasía, “El triángulo escaleno”, la cual publicó por sí mismo en 2014 (y fue reeditada por Ediciones Tagus en 2016). En 2015, publica “Dados de cristal”, el primer volumen de “Ciudad Fortuna”, una nueva serie de misterio y fantasía, protagonizada por un gafe en un mundo gobernado por la suerte, con la que prepara su siguiente volumen, “Trébol de madera”, para su publicación en 2016.

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.
    Sí, manías hay muchas. No es injustificada la fama. Yo tengo unas cuantas. Me importan mis rutinas, son las que me ayudan a no perder el ritmo, a seguir adelante cuando te atascas. Me gusta escribir más o menos a la misma hora, hacer los mismos rituales (las notas previas, la lectura, etc.). Y luego está el lugar, por supuesto, ese rincón donde tú escribes siempre y que es para ti.
  2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
    Recuerdo un libro de la colección Barco de Vapor (¡cuántos habré leído yo de esas colecciones, de todos sus colores!), de la serie blanca… Pero no soy capaz de acordarme del título. Pero el primer libro que recuerdo conscientemente, que disfruté mucho y que no era precisamente corto (y, aun así, ¡ay!, qué pena me dio cuando terminó) fue “Karlsson del tejado” de Astrid Lindgren.
  3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?
    Pues uno que no voy a confesar… Me explico. Siempre que empiezo un libro lo termino, cueste lo que cueste, por mucho que sea. Soy incapaz de dejar un libro sin terminar, es algo así como un sacrilegio. Pero, una vez, empecé a leer cierta novela de cierto autor español que ha todo el mundo le gustó y no se hablaban más que maravillas. Y yo… no pude con él. Ni quince páginas leí. La clave de todo esto es que yo no estaba en mi mejor momento y creo que la cuestión no fue el libro, sino yo. Por eso, no voy a confesar qué libro fue, porque todavía tengo pendiente retomarlo. Seguro que, esta vez, lo veré de otra manera.
  4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?
    Ya ni me acuerdo, al menos no de lo concreto. Sí recuerdo que lo que solía 2016trianguloescalenohacer al principio era “reescribir” historias que ya existían, a las que cambiaba cosas o el final. Las “arreglaba”. De las primeras historias propias que escribí de modo consciente, por algún sitio están, aunque tendría que buscarlas con detenimiento. Se han ido perdiendo en el espacio y en mi memoria.
  5. ¿Cómo decides el título de tus obras?
    Esa es una parte muy importante y complicada de todo el proceso para mí. Trato de tener el título desde el principio, porque, de lo contrario, cuando escribo, si no tengo título, siento que me relaciono con alguien sin nombre. En cualquier caso, muchas veces, el título inicial luego cambia. Pero me gusta que el título sea algo conceptual, que tenga una lectura doble, concreta y abstracta, dentro de la novela. Y no soy de títulos largos. Me gusta la concisión.
  6. Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?
    Planifico, planifico un montón. ¡Soy un maniático! Estructuro todo y organizo los pasos antes de empezar a escribir. Pero, con todo, y ahí reside la magia de esto que nos engancha a los escritores, la historia siempre tiene vida propia y, al final, crearla es un diálogo, un juego entre autor e idea. Porque, según escribes, te das cuenta de que la historia no va por dónde tú pensabas. Y te dejas llevar.
  7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?
    ¡Claro que cuesta! Uno nunca sabe qué contar y qué no. Condensar 250 páginas en 25 líneas (¡o menos, seguro!) es dificilísimo. Menos mal que, sea como sea, al final se consigue. En cuanto al proceso completo, para mí, es posible que más que la creación o la publicación, lo más complicado sea lo que viene después: la promoción, es decir, la vida permanente de tu novela, evitar que muera. Tengo la suerte de tener trabajo, pero el trabajo me quita tiempo. Y, sin tiempo, publicitar una novela por tus propios medios es muy complicado. Ahí está mi lucha.
  8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?
    Pienso que los esfuerzos merecen la pena y que las inseguridades, aunque hagan daño en algunos momentos, nunca vencerán a las ilusiones. Cuando lo veo en las portadas de mis libros, espero que aquellos que me importan estén orgullosos de mi esfuerzo, que comprendan por qué a veces no puedo atenderles como debería, y sueño con que los lectores sientan lo que yo siento cuando escribo.
  9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?
    Con el decano (que, a su vez, era el cardenal y la sombra) de “El triángulo escaleno” era imposible empatizar. ¡Era muy malo! Más que malo, era un insensible, una de esas personas que, precisamente, no tienen empatía. Con las novelas de “Ciudad Fortuna” las cosas cambian. Los quiero a todos. Y los quiero porque los comprendo. No existen el bien y el mal, sino los buenos y los malos actos, y cada uno tiene su explicación, sea como sea. Yo entiendo lo que hacen cada uno de mis personajes en cada momento, como espero que lo comprenda el lector. Y eso no justifica los malos actos, pero los hace verosímiles.
  10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.
    Soy afortunado porque la inmensa mayoría de lo que he obtenido publicando mis libros ha sido positivo. Reunirte con gente que ha leído tu novela y que se interesa por ella, la analiza, la comenta, etc., es una satisfacción insuperable. De todo lo que conlleva publicar y presentar tu novela al público me quedo sobre todo con la ilusión de los actos en vivo (presentaciones, lecturas…) donde los lectores están ahí y puedes hablar con ellos cara a cara. Malas experiencias no he tenido realmente, solo dificultades, pero forman parte del camino y se superan.
  11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?
    ¡Me falta el hijo!

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

  • Una película: Blade Runner
  • Un deporte: Natación
  • Un color: Azul
  • Una canción: Enjoy the silence de Depeche Mode
  • Un grupo de música: Mecano
  • Un actor/actriz: Gillian Anderson
  • Una ciudad: ¡Ciudad Fortuna!
  • Comida favorita: Fresón con nata
  • Una estación: Cualquiera
  • Un adjetivo para definirte: Tenaz

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Porque son el fruto de una enorme ilusión y de mucho esfuerzo, esmero y cuidado. En mis novelas descubrirás universos distintos al nuestro pero, al mismo tiempo, tan parecidos que harán que te plantees cuestiones que hasta ahora no te habías planteado. Conocerás personajes que no olvidarás, con los que te encariñarás o a los que llegarás a detestar. Les acompañarás, formarás parte de su aventura y, al final, seréis uno solo. Y porque no existe mejor viaje que aquel que aguarda a la vuelta de la portada de un libro.

2015dadosdecristal

Podéis encontrarle en: 

www.davidfcanaveral.es

Twitter: @DavidFCanaveral

Facebook: www.facebook.com/davidfcanaveralescritor

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *