¿Machismo o no?

Hace unas semanas salió un vídeo que creo cierta polémica. En él una chica empezaba a decir las frases que nos van diciendo a las mujeres desde nuestra infancia y conllevan un machismo arraigado en nuestra sociedad… Y sí, es cierto que vivimos en un mundo en el que aún no somos iguales, que nos queda mucho camino por recorrer… Las mujeres en la empresa privada suelen ganar menos, hay menos puestos directivos de mujeres y cuando una mujer llega alto siempre escuchamos la frasecita de las rodilleras y demás. Yo he ido a entrevistas en las que me han preguntado sobre mi situación sentimental o si me planteaba tener hijos o no. He tenido que aguantar comentarios si mi falda era más o menos corta, si quedaba con diferentes chicos, etc…

Pero veo ese vídeo y me cabreo. Porque mezcla cualquier comentario. Porque me considero una mujer fuerte, luchadora y comprometida… y de pronto… ¿que no puedo llamar princesas a mis hijas? ¿No puedo decirles que son preciosas? Pues sabéis qué os digo… que las llamo princesas, las llamo mis guerreras, les digo que son lo más bonito de mi mundo y que son listas, buenas y el centro de mi mundo. Y no son comentarios machistas. Y a mis hijas les gusta jugar a las princesas, a cuidar a sus “bebés”, a hacer carreras, a jugar con los coches, a pintarse las uñas de azul como su madre, a dar patadas a un balón… y veo a mi sobrino y le dio que es el niño más bonito del mundo, que es mi principe… y que tenga cuidado con sus primas que son unas locas.

Hace tiempo una escritora (cuyo nombre no quiero recordar) me dijo que las niñas NO tenían que ver ni leer los cuentos de Disney porque inculcaban malos principios… yo es que como no dejo la educación de mis hijos solo a Disney… pues sí, claro que no me gusta que en Cenicienta una ratona diga que coser es cosa de mujeres pero… ¿de qué año estamos hablando? Y sí, a mis hijas les encanta Bella, Ariel, Elsa y Ana, Rapunzel, Merida, Mulan… pero, ¿Sabéis cuál es la mujer que más les influye en su manera de ser? YO. Y soy mujer, madre, trabajadora, escritora, me encanta saltar en los charcos de agua con ellas, contarles cuentos, hacer manualidades, hacer galletas… y decirles que pueden ser lo que ellas quieran, que tienen que luchar por sus sueños… y que siempre serán mis bonitas princesas.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Esther Morera dice:

    Yo entiendo tu postura, pero también la del vídeo. No está de más reflexionar acerca de si llamar a las niñas «princesas» y a los niños «campeones» no tiene un metamensaje implícito que pueda llegar a condicionarlos. Como escritora, conoces de sobra el poder de las palabras.

    Yo entiendo perfectamente a las que piensan que es un lenguaje bonito y cariñoso, pero también es cierto que hay niñas que no se sienten identificadas con el término y pueden llegar a percibir que la sociedad las presiona para encajar en un molde que no les agrada. A mí no me enfada en absoluto que alguien exprese esto. El video no dice exactamente «no hagas esto o serás machista». O yo solo interpreto «pensemos dos veces si lo que hacemos puede llegar a serlo». Cada uno valora, nada es una verdad absoluta. Yo veo a mi alrededor muchísimos ejemplos de cosas que pueden considerarse machistas o feministas según los motivos por los que se realizan.

    Yo creo que el corto no iguala -no tendría sentido, desde luego- la gravedad de las frases, solo nos llama la atención sobre los micromachismos que pueden esconderse incluso en cosas pequeñas, inofensivas, cariñosas.

    No estoy segura de si he logrado explicarme bien… 🙂

    • Marta dice:

      Hola niña, lo primero muchas gracias por leer y comentar. El problema es que actualmente cualquier cosa parece machismo. Y como no es la primera vez que se me critica que llame princesas a mis hijas, a veces hasta en persona, pues me acabo mosqueando.
      Creo que estamos llevando al extremo opuesto. En la educación de nuestros hijos se nos critica por todo. Si das el pecho, si das leche artificial; si les coges el brazos, si no les coges; si le apuntas a una actividad u otra; si las vistes de una manera o de otra…
      Creo que exagerando las cosas no ayudamos, si no todo lo contrario. Porque desviamos la atención hacia las cosas más importantes. Da igual que les llames “princesas” si les enseñas que las princesas son guerreras, fuertes y seguras.
      Tengo dos niñas y te aseguro que me preocupo muchísimo por la sociedad que les estamos dejando. En vez de ir para mejor, cada vez hay más mujeres maltratadas, cada vez hay más peligro en las redes… Y nos dedicamos a atacarnos unas a otras por cosas, que como tú misma dices, son cariñosas. Parece como si no se les pudiera decir nada. Al mezclar lo de decirles que son bonitas con el “uy, eso son cosas de niños” (que eso sí que es machista) pierde fuerza el mensaje.
      Me parece más grave que en los dibujos infantiles, el lider siempre sea un niño; por ejemplo. O que vaya a comprar ropa para ellas y todo sea rosita o con volantes y demás… Si vieras la de camisetas que tienen mis niñas del “apartado de niños”. Pero sí, también tienen cosas rosas porque a la mayor le gusta y que me critiquen porque vaya de rosa porque eso es un micromachismo (cosa que también he oído)…
      Sé que es un debate complicado, pero creo que fallamos a la hora de mezclar las cosas….
      besitos

Responder a Marta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.