No más violencia de género

Lo sé. Sé que hubo una generación que creyó que podría cambiar las cosas, que podía educar mujeres fuertes e independientes, mujeres que lucharían contra el machismo… Mis padres me educaron para ser libre, para ser independiente, para creer en mi y en mis posibilidades… Sin embargo veo la noticia que aparece hoy en el 20 minutos sobre la igualdad entre hombres y mujeres (léela aquí) y ya sólo los titulares son, quedándome corta, desalentadores… Os los pongo aquí:

  • La brecha en la igualdad entre hombres y mujeres, en un 59%, es la mayor desde 2008
  • Las proyecciones apuntaban a que la brecha podría cerrarse en 118 (2133); sin embargo, este progreso se ha invertido y el periodo se amplía a 170 (2186).

Según este informe, las mujeres ganan, de media, poco más de la mitad de los hombres, a pesar de que en general trabajan más horas. Además, informar, también de un estancamiento en el mercado de trabajo, una media del 54% de mujeres en todo el mundo frente a un 81% de hombres… Y diréis… Bueno, es que aquí cuentan también los países de América del Sur y África, ¿no? es cierto… Vamos a ver el top 10 de los países en el ranking de igualdad de género…

Sí. Habéis leído bien. Ruanda, Filipinas, Nicaragua… están en ese top 10 mientras España, por si os pica la curiosidad está el 29 (EEUU es el número 45 e Italia el 50… Sin comentarios).

Miro a mis dos hijas pequeñas, dos niñas felices,  a las que intento educar de la mejor manera posible, expresándoles lo orgullosa que estoy de ellas, dándoles todo mi cariño y amor, intentando que se sientan seguras con ellas mismas… Y dándoles la mejor educación posible… Y me da mucho miedo. Muchísimo. Pero ya no sólo porque sé que mis hijas tendrán más dificultades a la hora de encontrar un trabajo, que un hombre; sé que mis pequeñas ganarán menos, trabajarán más y tendrán que esforzarse más para llegar alto… Y que si llegan a un puesto importante, siempre habrá alguien que haga comentarios poco agradables sobre cómo lo han conseguido…

El otro día me preguntaron sobre la diferencia de la violencia machista y los casos de violencia de un hombre homosexual hacia otro o de mujeres hacia su marido… Claro que existen y claro que hay que perseguirlos y condenarlos e intentar que nunca vuelvan a suceder… Pero, por fortuna, esos no son problemas sociales. Entendedme, no digo que no sean importantes. Claro que no. Son muy importantes. Pero la violencia de género va mucho más allá. Va en los datos que os comentado antes. Va en los datos con los que nos despertamos el otro día (aquí) de que en España se produce una violación cada ocho horas… Es decir, 3 violaciones cada día. Y hablamos solo de violaciones (agresiones sexuales con penetración)… Imaginad cuantas agresiones que no llegan a la penetración puede haber… O cuántas mujeres son insultadas por la calle… A cuántas mujeres las ha seguido un capullo (lo siento, es la palabra más fina que puedo decirle) por la calle ya sea en silencio o diciendo burradas… Y eso de manos de desconocidos…

Las cifras dicen que 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de sus vidas, la mayoría de ellas, por parte de sus parejas. Es más… Un tercio de las mujeres que han tenido pareja, refieren haber sufrido algún tipo de violencia en esa relación.

Se estima que en prácticamente la mitad de los casos de mujeres asesinadas en 2012, el autor de la agresión fue un familiar o un compañero sentimental, frente a menos del 6 por ciento de hombres asesinados ese mismo año (¿Veis de lo que hablaba de las diferencias?).

No os voy a hablar de datos a nivel mundial, no os voy a contar qué más de 700 millones de niñas han sido forzadas a casarse siendo menores de edad, ni que unos 120 millones de niñas han sido forzadas por sus maridos, compañeros o novios… Ni que se estima que 200 millones de niñas han sufrido ablación, la mayoría antes de los 5 años…

No. Os voy a hablar de los jóvenes (entre 15 y 29 años). De ese 33% de chavales que considera inevitable, normal y aceptable controlar los horarios de su pareja, impedir que su pareja vea a sus familiares y amigos o decirle lo que pueden o no pueden hacer… Os voy a hablar de que un 40% de los jóvenes entre 15 a 29 años tienden a exculpar al agresor de un maltrato al considerar que estos “suelen tener una enfermedad mental”.

No. Vamos a hablar de un caso que nos ha escandalizado a todos… Bueno, que nos ha escandalizado a todos ahora… ¿Por qué digo esto? Pues porque durante días una veintena de hombres se rieron, jalearon y animaron a cuatro “animales” que habían drogado y abusado de una chica… Y no. Ninguno de esas 20 personas fue a denunciar. No. Esas personas callaron y rieron… Meses después, esas cuatro personas participaron en una violación colectiva en Pamplona.

¿No? ¿Preferís que hablemos de ese 50,4% de mujeres trabajadoras  que sufren comentarios sobre su cuerpo, vestimentas, chistes sexuales…? ¿O eso no es preocupante, eso es normal? Vale, pues el 18,3% de las mujeres trabajadoras sufren acoso sexual en su puesto laboral…

No os preocupéis. Paro aquí, por ahora. Ahora me toca no quedarme en estos datos, me toca no quedarme solamente en escandalizarme con ellos… Me toca hacer algo más… Algo más que escribir sobre la violencia de género (¿Aún alguien más se pregunta por qué consideraba importante contar la historia de Antía en Sueño de Cristal?)… Empezaré educando a mis hijas para que sean fuertes e independientes, que crean en el amor… Pero en un amor respetuoso, en un amor que no sea opresivo y controlador… Educarles para que luchen por sus derechos… Y luchar yo para que cuando les toque a ellas, el camino les sea aún más fácil… Pero necesito vuestra ayuda… Luchemos juntos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.