La importancia de los comentarios

Muchas veces os he hablado de cuanto odio hacer promoción de mis libros, las horas intensas que los escritores emergentes (Autopublicados y de pequeñas editoriales) nos tenemos que pasar delante del ordenador (o el móvil), las vueltas que le tenemos que dar a la cabeza para buscar una manera original de publicitarnos… Porque sí, yo también odio los mensajes repetitivos… Pero no quiero alargarme en este tema del que ya os hablé en el post Odio promocionar. Así que vamos al tema que nos interesa hoy: los comentarios en Amazon y Goodreads.

Amazon es la plataforma por antonomasia para que nosotros, los autores que queremos hacernos un hueco en este mundo, nos demos a conocer. No os voy a aburrir con estadísticas sobre su nivel de ventas ni comentar su importancia para todos los que, como yo, hemos elegido la autopublicación. No. De eso podéis encontrar mil artículos diferentes por internet… Bueno, seguro que de esto seguro que también hay miles…. Pero me apetece hablar y punto.

No me enrollo más, que si no os aburrís y el mensaje que os quiero transmitir es muy sencillo. Los escritores os necesitamos. Sí. Un autor indie o emergente tiene muy difícil llegar a gente que no le conozca.

Primero por la desconfianza general de la gente. Somos de naturaleza desconfiados y nos cuesta arriesgarnos. Y eso de gastarse 2’99 euros (precio habitual de los ebooks y de lo que ya hablé en el post ¿cuánto cuesta un ebook?) en un desconocido… Como que parece que les da alergia. Aunque luego se traguen bodrios increíbles debido a que el autor (o, al menos, el nombre que figura en la portada) es famoso.

Y, lógicamente, nosotros no tenemos una gran campaña de marketing. No salimos en las noticias ni en los periódicos. No nos ponen grandes carteles en el Corte Inglés o en la Casa del Libro o FNAC. No.

¿Sabéis cual es nuestra mejor campaña de marketing? ¿Sabéis quién puede hacer que se nos conozca? Vosotros. Sí. Nuestros lectores. Todos los que disfrutáis de nuestras letras, que os sumergís en las historias que creamos con toda nuestra ilusión.

¿Y cómo? Primero, como es lógico, comprando nuestros libros. Segundo, poniendo algún tuit, algún post en facebook o en cualquiera de vuestras redes sociales. Tercero, una vez que lo habéis leído poniendo un comentario en Amazón, goodreads, la casa del libro… (principalmente en Amazón por todo lo que ya hemos dicho antes). Y cuarto, el boca a boca. Recomendándoselo a vuestros amigos e, incluso, si vais a regalarles un libro… ¿por qué no introducirles en el maravilloso mundo de los autopublicados? La mayoría de nosotros, incluso, los mandamos dedicados…

¿Que no sabes cómo hacer un comentario? ¿Que no compraste el libro por amazon si no que lo adquiriste dedicado o en algún evento? No pasa nada… Amazón permite los comentarios aunque no hayas hecho la compra por ellos (cosa de lo que algunos se aprovechan, luego os comento). Simplemente necesitas una cuenta y haber hecho alguna compra con ellos (da igual el producto).

Los productos se pueden valorar de 1 a 5 estrellas. Sois libres de poner las estrellas que consideréis oportuno, faltaría más. Yo solo os animo a que vuestra puntuación de estos autores emergentes sea de entre 4 y 5 estrellas. Sobre todo por todo el trabajo que conlleva escribir. Conozco a muy pocos escritores que se puedan dedicar solo a ello, la mayoría acompañamos este trabajo a otro de ocho horas que nos da de comer. Muchos, además, estudiamos e, incluso, tenemos niños (en mi caso dos bichas de 4 y 2 años)… Pero bueno… Eso es una opinión personal. Para poner menos prefiero no ponerlo.

No sabéis lo mucho que nos ayudaréis. Nos dais visibilidad. Nos recomendáis a cientos de personas. Y los que somos honestos con estos temas… Pues lo necesitamos mucho.

¿A qué me refiero con ser honestos? Aquí llega una de las partes oscuras de este mundo. Desde escritores que se crean cuentas falsas y se dedican no solo a ponerse comentarios positivos a si mismos si no también a ponerlos negativos a otros autores (los famosos trolls). También hay autores que aunque sus conocidos no hayan leído sus libros les piden que les escriban críticas. Esto puedo llegar a comprenderlo, aunque a mi no me guste. Los primeros comentarios son siempre de gente conocida, como es normal, aunque solo sea porque son los primeros en comprarte el libro. Aunque no os creáis… A veces hay que perseguirlos para que te pongan el comentario (sé que normalmente es por dejarlo para después y, al final… Nos pasa a todos).

Desconfío, por normal general, de la gente que de la noche a la mañana tiene 20 comentarios nuevos, muchos de ellos sin compra verificada y todos de 5 estrellas. Aunque solo sea porque es imposible gustar a todo el mundo… Si conozco a gente que no le gusta Gabriel García Márquez (pecado mortal), ¿cómo vamos nosotros, simples mortales, a conseguir que todo el mundo esté de acuerdo conmigo en que mi libro es el “más mejor” 😛 ). Y es que, aunque os sorprenda (o no, porque ya estamos acostumbrados a todo) hay gente que se dedica a hacer spam por privado para que le pongas un comentario, aunque no lo hayas leído, incluso que te dice qué poner… Con todo el morro del mundo… Y también hay gente a la que puedes pagar para que te ponga el comentario… Lo siento pero me niego. También hay escritores que leen a sus “competidores” (sí, lo pongo entre comillas porque no creo que sea así. El mayor rival de un libro NO es otro libro, no. Son los juegos en el móvil, la televisión, etc… NO otro libro) y se niegan a ponerles un comentario… Que no vaya a ser que tengan más comentarios que ellos. Yo leo y comento. Porque no puedo pedir lo que no doy.

¿Qué os quiero decir con todo este rollo? Fácil. Que los que no entramos en estos juegos… Pues necesitamos vuestros comentarios.

¿Cómo hacerlo? Fácil… ¿Veis la imagen de abajo (eligiendo un libro al azar, por supuesto :P)? Hacéis click y os va (¡sorpresa!) a la página de Amazon de mi libro. Allí veis que pone el número de comentarios que tiene. Otro click y allí ya está la opción de Escribir una opinión… Sencillo y rápido. Y nos ayudáis mucho más de lo que pensáis.

Sueño de cristal

¿Qué ya habéis leído mi libro? ¿Los dos? 😛 Pues genial, mil gracias… ¿Y si le echáis un ojo a todos los escritores que han pasado por mi sección El sueño de Escribir? Seguro que encontraréis libros que os encantarán.

Bicos, sed felices

Odio promocionar

Resultado de imagen de escritor indieSí. Lo siento. Lo odio. Odio las horas y horas que me tengo que pasar delante del ordenador y del móvil. Odio sentirme como si fuera spam… Lo odio. Me hace sentir fatal. Y encima siempre pienso que no sé hacerlo. Soy escritora. Lo mío es meterme en mi mundo y dejar que las letras llenen hojas y hojas, contar las historias que se me cuelan en la cabeza… no soy publicista, no soy experta en marketing…

¡Pero si ni siquiera sé usar programas para montar imágenes!

Os aseguro que he leído muchos artículos sobre el tema… Intentando ver en qué fallo, como mejorar… Como no incordiaros tanto. Y sé que muchos autores están igual que yo. Incluso peor…

Sí. Incluso peor. Porque me detengo a mirar algunas cuentas de twitter (se dice el pecado… 😉 ) y sé lo que no quiero… No quiero ser una de esas cuentas que sólo se dedican a hablar de su libro, sólo tuits promocionales, nada más. Y se pierden lo más divertido de twitter, que es charlar, que es intercambiar opiniones… Aunque reconozco que a veces me da la impresión de que algunas personas no me toman en serio como escritora porque me conocen como “amiga” o “compañera de twitter”. Siempre el mismo prejuicio de la autopublicación o de cegarnos con los famosos, con los escritores de siempre que están en los escaparates del Corte Inglés, la FNAC o la Casa del libro… Y no me digáis que no… Porque es así. Os pongo un ejemplo, a la hora de regalar un libro (las pocas personas que aún lo hacen) ¿elegís un libro autopublicado que os ha gustado o el de un famoso? Y como me digáis que lo primero, asumo que entonces los míos no os gustan (¡alah, sed sinceros!).

Bueno, volvamos a twitter y la autopromoción. También hay autores que bombardean a desconocidos mandándoles el enlace de su web, de su página web… Gente que ni te sigue… O que aunque te siga, no se dirige a ti más que para hacer eso… Para mandarte el enlace de su libro o su blog. Lo siento, pero no. Aunque bueno, a algunas les hace efecto, consiguen ventas, consiguen visitas a su blog… Quizás sea yo la equivocada. Quizás debería ser más agresiva.

Luego está facebook. Y me vuelvo loca. Me vuelvo loca porque actualmente tengo mi cuenta personal, la cuenta como escritora y mi fanpag… Y hay miles de grupos sobre literatura y libros… Agotador. Hacer publicidad en ellos, intentar hacer cosas diferentes… Y ojalá tuviera más tiempo para hacerlo. Ojalá tener más posibilidades…

Otra cosa que no soporto… Los tuits esos de “he publicado una foto en facebook”. Pues me parece muy bien. Odio, pero odio mucho, los mensajes automáticos. Hablando de mensajes automáticos, si vas a hacer un DM automático cuando la gente te sigue… ¡¡No pongas faltas de ortografía!!

Odio el marketing. Y no soy capaz de poner tuits o post que digan algo así como: “el mejor libro/thriller/novela negra/erótica… del momento” o “El libro del que todos hablan”, etc… O decir medias verdades… Si os contara… Pero no… Yo no estoy aquí para hablar de los trapos sucios que otros utilizan.. No. Yo sólo quiero hablaros de lo difícil que es la autopromoción.

Y dentro de la autopromoción hay algo que nos ayuda muchísimo a los autores… Y son los blogs literarios. Sí. He tenido alguna mala experiencia (por muchos es conocida mi anécdota de regalar un cheque regalo y que la bloguera se pille otro libro con el mismo o blogueros que te escriben exigiendo). Y sé que hay blogueros que han tenido malas experiencias con autores que se lo tienen muy subiditos… Pero no dejo que esas malas experiencias nublen mi visión global y puedo aseguraros que he conocido blogueras (lo siento, la mayoría son mujeres) increíbles que me han apoyado y que saben que pueden pedirme lo que quieran (bueno… sin pasarse… Que tengo aprecio a mis organos, jejeje).

Son muchas horas de trabajo. Cuando terminas de escribir un libro piensas que lo más difícil ha pasado… Ingenuos… No. Empieza algo incluso más agotador… La autopromoción. ¿Y tú cómo puedes ayudar a un escritor autopublicado? Fácil…

1.- Lo primero… Comprándole jejejeje Y si te gusta y tienes que hacer un regalo… La mayoría de los autores autopublicados dan la opción de que se los compres a ellos mismos y mandártelos dedicados (yo incluso te los envuelvo para regalo, jejeje). ¿Qué mejor regalo que un libro dedicado?

2.- Pon tu comentario en Amazon. Aunque lo hayas comprado en persona al autor puedes poner un comentario en el libro. Pero sólo un favor:  Si un libro te ha gustado… No pongas menos de 4 estrellas jejejeje

3.- Comparte. Difunde. El boca a boca es fundamental. Los autores os lo debemos todo. Sin vosotros nuestro trabajo no tendría sentido. Y también tenéis en la mano el animarnos a seguir por este difícil camino…

 

Muchas gracias por leerme. Muchas gracias por comentar (no digo nada jejeje). Muchas gracias por estar.

bicos, sed felices.

De Madrid a mi block de notas: La Almudena

Hoy 9 de noviembre, los madrileños celebramos la Almudena, pero pocos saben por qué precisamente hoy se celebra este festivo en nuestra ciudad. Ni siquiera se suele saber la fecha en la que nuestra inmensa catedral fue terminada, ¿Alguna idea? ¿Y si os digo que los últimos retoques se terminaron de dar unos días antes de la boda de nuestro actual rey, Felipe VI, en el 2004? La obra de esta Catedral duró más de 100 años y fue llamado “el proyecto sin fin”. La primera piedra la puso Alfonso XII (Tatarabuelo de nuestro rey) en 1883.

La estatua original de la virgen de la Almudena fue traída a Madrid desde Tierra Santa por el Apóstol Santiago (o, más seguramente, por alguno de sus discípulos; pero queda “más chulo” que fue el mismísimo Apóstol); pero se perdió. La talla que actualmente podemos contemplar en el crucero de la iglesia está datada entre finales del siglo XV y principios del XVI y es de pino. Dicen que hubo una intermedia entre estas dos, pero si existió, está también desaparecida (¡Qué bien que cuidamos por aquí a las vírgenes!).

Pero vamos a lo importante. Tenemos la estatua original en una Madrid asediada por las hordas musulmanas y los madrileños tomaron la decisión de esconder sus objetos más preciados, entre ellos esta pequeña escultura de su virgen, cuya ubicación fue pasando, de boca en boca, generación tras generación, hasta que Madrid volvió a caer en manos cristianas (sobre el siglo XI) y la imagen pudo volver a ser recuperada.

Y aquí comienza la leyenda. El paradero de la talla había ido pasando, como ya habíamos comentado, de generación en generación; pues nos encontramos con una chiquilla, de nombre María a la que su madre fallecida le había trasmitido la información… Con tal mala suerte que la pobre María no conseguía recordar el lugar exacto. Alfonso VI que llegaba de reconquistar Toledo, volvía a Madrid con la intención de poder ofrecer a sus súbditos una visión de la famosa Virgen, enfureció al enterarse de que no se sabía el sitio exacto de la muralla donde se había ocultado y dio dos semanas de plazo para encontrarla antes de empezar a derribar todas las murallas, dejando a Madrid a la intemperie de posibles ataques.

El plazo acababa, como habréis imaginado, el 9 de noviembre. El pueblo decidió hacer una procesión en torno a las murallas buscando la intervención Divina. María, desolada, también asistió. La procesión avanzaba sin resultados hasta que al pasar por la Cuesta de la Vega, frente a un granero (Me diréis, ¿Por qué nos dice el detalle tonto de lo del granero? A continuación lo entenderéis ;P ), María gritó y el muro empezó a derrumbarse y apareció. La Virgen, intacta. 400 años después.

Y aquí viene la discusión sobre el nombre de la Virgen. Algunos dicen que como fue encontrada cerca de un granero, se le dio el nombre de “Almudena” (almud en árabe es una medida de trigo); otros dicen que viene de almudayna “en el muro”.

Y por daros otro pequeño dato, esta vez de la estatua actual. La cabeza de la Virgen tiene un pequeño orificio para poder anclar la corona. Pues en una de sus restauraciones se encontró partículas de policromía y restos de maderas más antiguas que la propia estatua. Una de las teorías es que provienen de la Imagen original (Imaginad, si es cierto, ¡¡¡tienen más de 2700 años!!!) Lo único seguro es que se conservan, actualmente, en un tubo de ensayo dentro de la peana de la Virgen.

Espero que hayáis disfrutado de esta pequeña leyenda…

Sed felices, bicos.

Si me gusta criticar, qué… Ahora me ves 2

El otro día fui al cine… Hacía mucho que no iba. Es lo que tiene. Mis dos bichas absorben casi todo mi tiempo. Así que cuando tengo la oportunidad y alguien se ofrece a quedarse con ellos, pues no lo dudo. Ni siquiera sabía que habría en ese pequeño cine de la localidad vecina al lugar donde suelo veranear. Delante de la cartelera hubo varios que descarté sin dudar, otras de las que ni siquiera había oído hablar. Así que me quedaron dos: “Mascotas” y “Ahora me ves 2”. Y ya veo demasiados dibujos en casa (aunque tengo que admitir que me gustan mucho las películas animadas).

Así que la elegida fue “Ahora me ves 2”. Es cierto, no pasará a la historia como la mejor película de la historia pero cumple con los objetivos para los que está hecha: entretener y hacer desconectar y reír al espectador. Utilizando la descripción que me hicieron el otro día de la misma, es una especie de “Ocean’s eleven” con ilusionistas. Y es un estilo. No son ladrones de casinos, más bien “justicieros” que intentan desenmascarar a falsantes y timadores. Pero el humor y la relación de los personajes es parecido.

Disfruté y re reí. Y no pensé mucho, cosa que se agradece también de vez en cuando. Que hay momentos en que no te apetece ver un dramón o una película muy profunda. Aunque tengo que admitir que la escena de la carta (los que la habéis visto sabréis cual, no quiero hacer spoiler) me pareció una flipada importante y que habiéndola cortado un poco hubiera quedado mejor, pero tampoco podemos pedirle tanto a Hollywood.

La anécdota divertida es que en una película sobre magos, Daniel Radcliffe (conocido por todos por su papel de Harry Potter) sea el personaje que defiende que la ciencia puede a la magia (y no os diré nada más sobre su personaje).

Y una película en la que salgan Michael Caine y Morgan Freeman ya tiene, para mí, muchos puntos a favor. Son debilidades mías. ¿Qué se le va a hacer? Y sobre los “trucos” que hacen durante la película teniendo en cuanta quién es uno de los productores (David Copperfield)… Da cierta “veracidad”.

Lo dicho. Entretenida. Divertida. Perfecta para estas noches de verano en las que lo que apetece es pasarlo bien. Eso sí, mientras espero la tercera parte, creo que tendré que ver la primera.

Sed felices