El sueño de Escribir: José Rodríguez

Buenos días, feliz lunes… ¿estáis ya de vacaciones o como yo hasta agosto nada de nada? Sea como sea espero que estéis todos muy bien y con una sonrisa en el rostro… Y si no es así, seguro que mi nuevo invitado os la va a sacar. Se llama José Rodríguez y es de esos autores que siempre están ayudando a los demás. Y sí, lo digo por experiencia propia. Sin apenas conocerme se ha volcado en ayudarme e intentar que mis novelas tengan más visibilidad. Y no os creáis que eso lo hace todo el mundo.

¿No os ha enamorado ya? No os preocupéis, si tenéis alguna duda sobre cómo es ese gran compañero y escritor… En nada se resuelven 😉 ¡A leer! 

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Escribirlo todo a lápiz, para luego pasarlo al ordenador. Aunque reconozco que ahora estoy intentando hacerlo directamente al PC; sin embargo me está costando media vida. Jajajaja.

  1. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

El Ocho, de Katherine Neville. Me fascinó y me atrapó desde el principio.

  1. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

La saga de la Torre Oscura, de Stephen King. Me quedé en el séptimo; se me hizo aburrido y pesado. Me salía el tal Roland por las orejas. Jajajaja

  1. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Los guardo todos. Además lo mío es curioso, te cuento: Empecé a leer y a escribir, lo que se dice en serio, a los 37 años; después de sufrir un accidente, el cual me dejó la pierna derecha dos centímetros más corta y bastante torcida. Con una minusvalía del 73%. Y al no poder trabajar, se me dio por crear el blog y al gran inspector Barreiro, para pasar el rato. Luego mi querida y gran amiga Sandra Estévez, que también es una gran escritora, me animó para formar parte del cibertaller de la Asociación Kalpa, bajo las alas del gran José Losada, gran maestro y escritor; y hoy en día es mi hermano. Y desde ahí mis primeros escritos. Además siempre tengo el gran apoyo de Leticia Meroño y de Laura Martín, los cuatro me ayudan y aclaran miles de mis dudas. Sin ellos me sería imposible. Y mi primera historia fue “Tras el asesino”.

  1. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Cuando llevo más o menos media novela escrita, intento sacar un título que tenga algo que ver con la historia. La verdad que es una de las cosas que más me cuesta, el dichoso título.

  1. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Yo te diría ambas cosas. Primero me atiborro de datos reales del tema sobre el que vaya escribir, e intento hacer una base. Lo que pasa que luego me dejo llevar, por lo que me va viniendo a la cabeza.

  1. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Va ser que no. Jajajaja. Para mí la parte más difícil sin lugar a dudas, es la maquetación.

  1. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Por fin lo he conseguido. Aunque lo más importante, son los lectores. Eso sin lugar a dudas.

  1. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

La verdad que no he odiado a ninguno de mis personajes; soy de los que piensa, que todos nuestros personajes llevan un pedacito de nosotros. Ahora con los que menos empatizo son con los buenos, siempre tuve debilidad por los malos. Jajajaja.

  1. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

La buena el cariño y el apoyo de mis lectores. Mala de momento ninguna.

  1. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

De las que nombras no me falta ninguna, es más en lo de hijo repito, jajajajaja. Tengo dos niñas, una de 19 años y otra de 9 años.

Y añadiría viajar. Me encantaría recorrer, miles de sitios.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

  • Una película: Seven
  • Un deporte: Futbol
  • Un color: Azul celeste
  • Una canción: No te sabría decir, hay muchas.
  • Un grupo de música: Estopa
  • Un actor/actriz: Al Pacino
  • Una ciudad: Pontevedra
  • Comida favorita: Solomillo a la plancha
  • Una estación: Primavera
  • Un adjetivo para definirte: Guerrero

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Vivirán aventuras, llenas de casos en los que no desearían ver ni a su peor enemigo. Donde el bueno del inspector Barreiro acompañado de su fiel agente pelirroja, viajarán a lo largo de unos mundos llenos de psicópatas, asesinos, y un largo etc…para bajar a lo más profundo del infierno; y así poder darles caza. De todas formas antes si lo desean, pueden pasar por mi blog y echar un vistazo en:

tardesdelecturagratis.blogspot.es.

Y ya para despedirme, solo darte mil gracias por esta fantástica entrevista. Por tu amistad, y por tu gran ayuda y apoyo. Muchas gracias de todo corazón. Un fuerte y cálido abrazo. Nos seguimos leyendo, querida amiga.

El sueño de escribir: Rake M. de Levalois

Lunes, y volvemos con mi sección favorita de este modesto blog (¿aún no os habéis suscrito? ¡Vamos, que es gratis!). Hoy nos visita una escritora novel que acaba de publicar su primer libro (pero que lleva mucho tiempo escribiendo): Rake M. de Levalois. 

Conocí a Rake por casualidad. Es más… Fue ella quien me reconoció a mi en el mundo 1.0 (y mis mejillas coloradas). Desde entonces la seguí también en Twitter y cada día que pasa me cae mejor y me encandila. Es más… Yo ya tengo su libro en mi kindle para sumergirme en su lectura durante este verano. 

Os dejo con ella. 😉

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Pues la verdad es que pocas. Creo…Eso sí, soy prácticamente incapaz de escribir en la tablet o el móvil, es como si se me reseteara el cerebro. Sólo puedo hacerlo en papel con lápiz o pluma, nunca boli o en el ordenador, preferiblemente en silencio, sobre la cama con laspiernas cruzadas y a oscuras. Mi fisioterapeuta me ama por esto.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Ufffff… es que empecé muy pronto y es algo que hago casi compulsivamente, pero… si no me equivoco, uno enorme que me regaló mi abuelo con los cuentos de Hans Christian Andersen. Poco después cayeron en mis manos David Copperfield, Miguel Strogoff, Sandokan, El príncipe mendigo, la bibliografía completa de Julio Verne… Aunque el que más recuerdo es, indudablemente el mejor libro de fantasía escrito jamás, “La historia interminable”.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar? 

“La Divina comedia” y “El Silmarillion”. En ambos, en la página 14 ya me quería morir.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Jajajaja, pues la verdad es que varios de mis primeros poemas están en mi libro, “Luna de Obsidiana”. El primer relato que escribí se llamaba “En un mundo de sueño”, a los ocho años y por desgracia no la conservo.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

La verdad es que no lo pienso demasiado, suele saltarme al cerebro y así lo dejo.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Me dejo llevar por la historia totalmente. Muchas veces no sé lo que he escrito hasta que termino y lo leo.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

¡Lo admito! Jajajajajaja. Probablemente la revisión, que es interminable. Por mucho que leas, releas y vuelvas a empezar otra vez con una lupa, siempre se te escapa algo. Eso sí que es una auténtica historia interminable.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

“Por fin, joder” y un inmenso orgullo que pocas veces había sentido antes.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Pueeees… (saliendo humo de los engranajes del cerebro) sí. A los 15 años escribí una pequeña obra de teatro sobre una casa encantada y el rey de los fantasmas (de cuyo nombre no quiero acordarme) era tan malo malísimo, plano y sin matices que me costaba un montón escribir su parte.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Empecemos con lo bueno siempre que además es de lo que más hay. El orgullo propio por haberlo conseguido, el de la gente que te quiere, la profunda satisfacción de un trabajo terminado, de ver tu trabajo ahí, donde siempre debió estar. En las páginas de ese libro que es el fruto de tu sudor, de tus lágrimas, de tus sonrisas, tus ilusiones y tu todo.

¿Lo peor? Darse cuenta de las pocas oportunidades que la mayoría del público y las editoriales dan a los escritores noveles a los cuales, en vez de animar, frustran por no tener nombre aunque les sobre calidad.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Pues te parecerá un sueño raro, pero me gustaría demostrar que Dios no existe. Ninguno. Quizás así muchos de los problemas que hay en el mundo desaparecerían. También me gustaría estudiar psicología (esto es un poco más normal, así piensas que sólo estoy medio loca) me fascina la mente humana. ¡Ah! Y escribir algo relacionado con las leyendas del rey Arturo. Soy una incondicional de la materia.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

 Una película El ejercito de las tinieblas

 Un deporte Natación

 Un color Azul Klein

 Una canción Sweet child o’mine

 Un grupo de música Guns and Roses

 Un actor/actriz Kevin Spacey/Meryl Streep

 Una ciudad Edimburgo

 Comida favorita Pizza

 Una estación Primavera

 Un adjetivo para definirte ¿Friki es un adjetivo?

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

“Luna de obsidiana” es un libro en el que he amistado la poesía tradicional con la moderna conservando el primigenio sentido de la poesía: su oralidad. Nace para ser recitada y por eso está tan cuidada la rima, la sonoridad y la prosodia. La obra contiene unos versos que no dejarán indiferente a nadie, sea amante del género o no.

Por otro lado, los relatos son intensos, absorbentes, con una temática variada que aleja el hastío de la lectura. Profundamente descriptivos, pero con un ritmo nada solemne que conseguirá hacer que el lector se sienta inmerso en ellos hasta el punto de sentir realmente que lo está viviendo. Que puede verlo.

A que os habéis quedado con ganas de más… Pues dad click aquí y sumergiros en su Luna de Obsidiana. Bicos y sed felices

Miradas Perdidas: significado de los nombres

Hola a todos… Ya estamos aquí otra vez. ¡¡Por fin ha salido Miradas Perdidas!! Y estoy como loca… ¡¡Qué nervios!! Tengo un nudo en el estómago a la espera de que lo vayáis leyendo… A la espera de vuestros comentarios (ya sabéis, comentad en Amazon y Goodreads, por fiiiiiii…).

Mientras os voy a poner una pequeña anécdota… El significado de los nombres de los protagonistas. Primero lo que significan en general y luego lo que significan para mi 😉

ALDARA:

Aldara es un nombre de origen germánico derivado de “Aldewara” y compuesto por “ald-” que significa “viejo, respetable, eminente” (raíz también de “old” en inglés) y “-war”, “sabio”.

Aldara ha sido un nombre utilizado sobre todo en Galicia ya que allí fue muy importante la figura de Doña Aldara Eriz, llamada popularmente como Santa Aldara o Ilduara. Doña Aldara Eriz fue una dama noble y poderosa en la Galicia del siglo X. Estaba casada con el conde Gutier Menéndez y fue la fundadora de los monasterios de San Salvador de Celanova y Santa María de Vilanova en Vilanova dos Infantes. También fue la madre del ilustre San Rosendo, abad y fundador de varios monasterios, obispo de Mondoñedo y virrey del rey asturleonés Odón II.

La festividad de santa Aldara se celebra el 20 de diciembre.

Los nombres de Aldara e Ilduara han sido interpretados como variantes del mismo nombre durante mucho tiempo, de ahí que Santa Aldara y Santa Ilduara se refieran a la misma persona. Estudios modernos apuntan a que en realidad se trata de nombres con etimología distinta. Así, se cree que Ilduara procedería de “Hildewara”, formado por los elementos “hild-“, cuyo significado es “guerrero”, y “-war”, “sabio”.

En la Galicia actual el nombre de Aldara se ha recuperado y está ganando en popularidad como nombre regional. No se trata Aldara de un nombre propiamente gallego pero sí de tradición gallega.

Aldara es un nombre rotundo y dulce a la vez, el nombre de una gran dama.

¿Qué significa para mi? ¿Por qué elegí este nombre? Os voy a ser sincera… Miradas Perdidas surge de una escena que escribí hace unos años y que había dejado en mi cajón de cuadernos esperando su turno… Y en esa escena la protagonista se llamaba… Antía. Pero claro… Ya tenemos una Antía en Sueño de Cristal, no era cuestión.

Tenía algo claro, tenía que ser un nombre gallego. Es una manera de homenajear a una tierra que llevo siempre conmigo, latiendo en mi sangre. Y, además, con mucha probabilidad no encontraréis muchas protagonistas así.

 

RAUL

El nombre español «Raúl» proviene del francés Radulfo (no confundir con Rodolfo), o del latín Radulfus y Radolfus, y estos del nombre germano Raðulfr, que en alto alemán antiguo está compuesto por el prefijo raðrad o rat, que significa ‘aconsejar’, y del sufijo wulf o ulfr, que significa ‘lobo’. Así pues, el nombre significa en origen ‘poderoso consejero’ o ‘consejero valiente’.

Raúl es un nombre de tradición francesa cuya influencia llegó a Cataluña en el siglo VIII en la forma Radulfus y Radolfus.

Con la conquista normanda, el nombre se exportó a Inglaterra, donde en el siglo XVII adquirió su forma moderna de Ralph, que a principios del siglo XX pasó a Alemania como Ralf.

 

¿Y por qué este nombre? esta respuesta es muy fácil. Raúl es mi nombre favorito de chico. Si hubiera tenido un niño le hubiera llamado así. Y, también, es el nombre que mis padres me hubieran puesto a mi si hubiera sido un chico jejejeje.

 

Así que… eso es todo. Conocéis un poquito más sobre Miradas Perdidas… Ahora os toca leerlo y decirme qué opináis… ¿Cómo? Muy fácil… Click en la foto.

 

Miradas perdidas: comienzo

Hola a todos,

¿cómo se presenta el finde? el mio con muchos nervios… Porque sí, ya llega. Tantos meses de trabajo, tantas ilusiones puestas, tantos momentos de bloqueo, tantas veces de ponerse de nuevo en pie… por fin llega el momento cumbre… Que no el final. Todo lo contrario. Ahora llega el momento de la publicidad, el marketing… Esas cosas que sabéis que me “encantan” (matadme, por piedad). Pero bueno… como sé que me queréis (un poquito aunque sea) estoy segura de que me ayudaréis a llegar a más gente (recordad que hay un concurso en juego 😉 ).

Y para que abráis boca, para que estas 48 horas (algo menos) se os haga menos duras (tengo que fanfarronear un poco, perdonadme… 😛 ), os voy a dejar cómo comienza Miradas Perdidas. Espero que os guste. bicos, sed felices.

 

CAPÍTULO 1: LAS NOTAS…

Llovía. Diluviaba de una manera casi apocalíptica. Normalmente le gustaba la lluvia pero precisamente ese día no estaba de humor. Había tenido que llevar el coche al taller. Sintió un escalofrío recorriéndole el cuerpo al recordarlo. Si solo hubiera sido el cristal y los faros rotos se hubiera cabreado, y ya está. Pero esa maldita nota insertada en el parabrisas la hizo estremecer. Había sido lo primero que le había llamado la atención al ver su coche aparcado en el parking. El brazo del limpia estaba roto, apuntando al cielo, con la nota clavada como si la estuvieran apuñalando.

La editorial le había ofrecido un coche mientras el suyo estaba en el taller. Nadie se explicaba cómo era posible que alguien entrara en el garaje de las oficinas durante la mañana y, a plena luz del día, hubiera hecho todo eso sin que el guardia lo viera.

Les había dicho que no hacía falta. Y ahora se regañaba a sí misma. Ella y su maldita autosuficiencia. Aunque no era solo eso. No podía quitarse la idea de la cabeza de cómo habría entrado esa persona al parking privado de la empresa. Tenía que ser alguien de dentro. Prefería moverse en taxi o en transporte público.

Se sonrió a sí misma. Se puso la capucha y salió del edificio con paso decidido. No iba a dejarse llevar por el miedo. Se negaba en redondo. Atravesó la plaza y se dirigió a la calle principal. Se volvió para mirar hacia el alto edificio que rasgaba el cielo de Madrid. Varias ventanas estaban iluminadas. Un escalofrío le erizó los pelos de la nuca. Otra vez esa maldita sensación de que alguien la observaba. Por mucho que aquel policía le hubiese quitado importancia diciéndole que había sido un simple acto de vandalismo… Ni siquiera había cambiado de opinión cuando le había dicho lo de los mails y mostrado la nota.

Un rayo iluminó el cielo. La tormenta iba enfureciéndose por segundos. Decidido. Cogería un taxi. Si no, llegaría aún más empapada a casa y ya lo estaba bastante. Además, necesitaba llegar pronto, darse una ducha, ponerse algo calentito, hacerse algo rápido para cenar, tirarse en el sofá, bajo la manta y ver algo lígero en la televisión.

No tardó mucho en parar un taxi. Y antes de lo que esperaba había atravesado Madrid y el coche se paraba delante de su portal. Agradeció que el hombre no se hubiera empeñado en mantener una conversación. No tenía ganas. Solo quería quitarse sus zapatos y olvidarse de todo.

La tormenta había ido aumentando desde que había cogido el taxi. Corrió hasta el portal. Lo abrió y se sacudió levemente. Estaba helada. Vio que tenía el buzón lleno. Cogió todo lo que había sin mirar y subió a su casa. Tiró el correo encima de la mesa y se dirigió directa a la ducha. El agua caliente sobre su cuerpo la relajó y le hizo olvidarse de todo. Enfundada en su albornoz se dirigió a la cocina. Pilló una cerveza del frigorífico y volvió al salón. Una de las mejores cosas de vivir sola era poder andar el albornoz o en ropa interior por la casa. Algo bueno tenía que tener esa maldita soledad.

…. CONTINUARÁ el 2 de Julio 😉

 

Miradas Perdidas: sinopsis…

¡¡Buenas a todos!!

¿Cómo se presenta este viernes? ¿Qué planes tenemos para este fin de semana?

Hoy os traigo algo que muchos me habéis pedido desde que empecé a hablar de Miradas Perdidas… La sinopsis.

Algunos ya la conocéis debido a un vídeo que colgué el otro día en facebook y que os recuerdo tenéis hasta el domingo para participar en el sorteo que os anuncio en el mismo 😉

Espero que os guste y que os haga abrir boca mientras llega el día 2 ¿Os había dicho ya que el 2 de julio sale a la venta? 😛

Aquí la tenéis:

 

«Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas de forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias errecciones en los santos varones».
Cuando Aldara, una escritora de éxto que vive encerrada en sí misma, empieza a recibir notas de este tipo, la Policía no le da ninguna importancia. Sin embargo, ella sospecha que detrás de estas cartas se esconde algo más.
La casualidad la lleva hasta Raúl, un detective harto de su trabajo y desengañado de la vida.
El destino lleva años jugando con ellos. ¿Serán capaces juntos de enfrentarse a todas las heridas pasadas? Y, sobre todo, ¿conseguirán descubrir quién es el acosador de Aldara antes de que sea demasiado tarde?
Una carrera contrarreloj cuyo ritmo lo marca un espectador entre las sombras.
¿Qué os parece? Bicos, sed felices

Querido mayo,

Querido mayo,

te fuiste. Se acabó. Ha sido un gran mes. Muy cansado. Agotador. Muy intenso. Y muy productivo.

Lo primero y más importante (al menos para mi). Terminé mi próxima novela. Me ha costado mucho. He depositado mucho en ella. Y es la primera vez que me sumerjo en el suspense. No os preocupéis, no abandono el romanticismo. Creo que el amor tiene que estar presente en cada novela, porque es realmente lo que mueve el mundo, para bien o para mal.

Terminé el libro, lo revisé y lo han leído mis lectores cero. Mil gracias por todas las sugerencias y vuestros comentarios (quería informaros también que les ha encantado 😉 pero no quiero poneros los dientes largos) y ya está en proceso de corrección.

La portada está en marcha. Una preciosa ilustración personalizada. Algo único, hecho en exclusiva para mi libro. Increíble.

Y salió convocado el concurso de Amazon de este año. Perfecto. Justo a tiempo. El día 1 de julio saldrá publicada mi novela. Espero que os guste mucho y la disfrutéis. Dentro de poco os iré dando más información.

¿Qué más? ¿Qué más ha pasado en este mes que ha acabado?

Mi primera novela, Remiendos del Pasado, volverá a Amazon. Ya os contaré los motivos de este cambio en un próximo post. Pero os aseguro que es una buena noticia y que estoy muy ilusionada. 😀

Siguiente tema, mi blog.

Este mes pasado nos han visitado dos blogueras y tres autores: Ariel (misterios de escritora), Pat Casala (autora de, entre otras, la saga Cada día te espero a ti), Jesus Carnero (¿aún no has leído la Bruma?), Eva HP (bloguera) y Jose Z. Hernández (dentro del Book tour El Alano, organizado por el Club Lunero del que también os hablé).

Estos días también os hablé de mi odio a las sinopsis y la entrada que más os ha gustado, la lucha de la feria del libro contra los autopublicados.

¡¡Aprovecho para recordaros que estaré este sábado en la feria del libro!! No me busquéis en las casetas, pero avísame… Y si queréis alguno de mis libros… O simplemente charlar y daros un marcapáginas exclusivo de mi próxima novela.

Y convoqué un concurso con varios premios… No podéis faltar.

¿Qué más? ¿Qué más?

¡Ah, sí! Puedo anunciaros que seré ponente en GOZARE, el evento literario de Literatura Romántica y Erótica que se celebrará en Zaragoza el fin de semana del 10 de septiembre… ¿Aún no os habéis apuntado?

Un gran mes, que precede a otro que seguro que será genial. Sobre todo, porque el 19 de junio será mi cumple… 😀

bicos

 

 

El sueño de escribir: Jose Z. Hernández

Sí, lo sé… Hoy no es lunes. Pero es que hoy os traigo una entrada del sueño de escribir muy especial. Hoy nos visita Jose Z. Hernández dentro de la ruta que está haciendo por diversos blogs gracias al Book tour organizado por la reina lectora.Para mí es un placer formar parte del club lunero (del cuál ya os he hablado); entre otras cosas porque me da la oportunidad de conocer a otros autores fantásticos. Y presentároslo a vosotros… A sí que… vamos allá. 😉

 

1.- Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Creo que todos tenemos nuestras manías, en mayor o menor medida, incluso en nuestro día a día. En el ámbito de la escritura, reconozco que cuando empecé a escribir con cierta asiduidad sí que tenía unas cuantas. Por ejemplo, necesitaba disfrutar de un silencio absoluto para poder concentrarme, y tener por delante un período mínimo de hora y media para que me resultara productivo. Con el paso del tiempo (y con un peque en casa), he terminado por acostumbrarme a poder escribir en cualquier momento, en cualquier lugar y con cualquier banda sonora que suene por casa.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Advierto de que tengo mucha memoria, mucha. Los dos primeros libros que recuerdo leer cuando era (muy) pequeño, y que me encantaron y me animaron a seguir leyendo, fueron “Viento en los sauces”, un “cuento inglés” escrito por Kenneth Grahame, y “El 35 de mayo”, del alemán Erich Kärstner. Ya siendo un poquito más mayor, y entrando en temática, la primera novela histórica que cayó en mis manos fue “Aquila, el último romano”, de Rosemary Sutcliff.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Lo cierto es que soy muy selectivo a la hora de escoger mis lecturas. No suelo comprarme un libro llevado por un impulso, sino que lo hago tras una cierta labor de investigación; así, voy sobre seguro. Las únicas ocasiones en las que adquiero un libro sin pensármelo, es cuando se trata de uno de mis autores favoritos: pero, hasta la fecha, no me han decepcionado.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Pues sí que los conservo, en casa de mis padres. Tendría unos diez años, y escribía como divertimento (bueno, ahora también), así que tan solo estuvieron al alcance de algunos amigos y mi familia. Me encantaba imaginar relatos cortos sobre un grupo de chicos y chicas que debían viajar en el tiempo, visitando distintos lugares y épocas, resolviendo enigmas y misterios, todos ellos relacionados con episodios de la Historia.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Desde mi punto de vista, puede ser más difícil encontrar un título adecuado para una novela que escribirla. Le doy muchas vueltas a los títulos, y también me dejo aconsejar por mis lectores cero.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Inicialmente siempre planifico la historia que quiero contar. Es un proceso lento y laborioso, que incluye la búsqueda de documentación sobre la época en la que se desarrollará la novela, un hilo conductor para la trama y una ficha para cada uno de los personajes principales, en la que también recojo las relaciones entre ellos. Ten en cuenta que como punto de partida selecciono una serie de hechos históricos clave que me resulten interesantes, y luego debo hacer que mis personajes estén en el lugar adecuado en el momento preciso para que participen o sean testigos de estos. Tengo que cuidar detalles como la edad que tendrían en cada momento, etc.

Es un trabajo arduo, pero provechoso, que te permite que una vez que comienzas a escribir, todo resulte más sencillo y fluido. Por supuesto, una vez metido en faena, a veces surgen cambios espontáneos, y los personajes van definiendo su camino.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Realmente cuesta, y mucho; es muy difícil condensar en unos pocos párrafos cuanto quieres transmitir al lector. Tengo la impresión de que lo más difícil del proceso comienza después de poner la palabra “FIN”, cuando el objetivo es intentar que llegue a manos de sus lectores potenciales, y que estos se animen a adentrarse en sus páginas.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Realmente, es una satisfacción, una recompensa después de todo el trabajo que un libro lleva detrás.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Hasta el momento no; ni siquiera a los más malvados. Todos los personajes tienen sus peculiaridades: son como son, viven en una época diferente, tienen motivaciones diferentes, y formas de entender la vida distintas. Cada uno elige su camino, unos para bien, otros para mal. Pero creo que parte del éxito de una novela radica en el carisma del villano, y en su capacidad de aunar las voluntades del resto de personajes para hacerle frente. Es imposible odiar a alguien así, pues ofrece mucho al desarrollo de la novela.

Tan solo hay que esperar a que reciba su merecido, si esto finalmente ocurre.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Es más sencillo citar la buena: la respuesta de los lectores cuando publiqué “El Alano”, en el marco del tercer Concurso para Autores Indie de Amazon, superó todas mis expectativas, teniendo en cuenta además que no lo respaldé con promoción alguna.

Por ahora, no puedo nombrar ninguna experiencia que pueda calificar como mala, aunque reconozco que hay temas áridos que llegan a abrumarme, como los relacionados con la fiscalidad del escritor: trato de hacerlo todo de la manera más correcta posible, y hay dudas a las que no queda otra que enfrentarte cuando llega el momento, buscando el asesoramiento adecuado. No es que sea algo necesariamente negativo, pero sí que hay muchas cosas que suponen un reto y un aprendizaje continuo.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

Pues con todo lo anterior conseguido… tendré que buscarme nuevos retos. Ahora en serio: todos los que citas son proyectos a largo plazo, así que toca seguir trabajando para que se sigan plantando árboles (soy biólogo, y a lo largo de mi carrera he trabajado tanto con especies forestales como con diferentes cultivos agrícolas), que el peque se convierta en un “hombre de provecho” y que mis novelas lleguen a un buen puñado de lectores que las puedan disfrutar.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

● Una película: Arsénico por compasión, de Frank Capra

● Un deporte: el baloncesto, siempre

● Un color: el verde, ¿o era el azul?

● Una canción I still haven’t found what I was looking for, de U2

● Un grupo de música: U2

● Un actor/actriz Cary Grant/Audrey Herpburn

● Una ciudad: La Laguna

● Comida favorita: la ensaladilla rusa

● Una estación: primavera

● Un adjetivo para definirte: teniendo en cuenta lo que me está costando elegir uno… indeciso.

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Creo que la serie “Las Cenizas de Hispania” tiene la ventaja de que pueden disfrutarla tanto lectores habituales de novela histórica como cualquiera que aprecie una buena historia repleta de aventuras.

Para los primeros, puede resultar especialmente atractiva la época en la que se desarrolla, en plena transición entre la edad antigua y el medioevo. El poderío del Imperio Romano se tambalea, y aparecen nuevos actores en el escenario de la vieja Hispania: alanos, suevos, vándalos, visigodos…

Y para los segundos, creo que la construcción de los personajes puede ser un punto fuerte, ya que a pesar de que sus vicisitudes transcurren en una época dura, brutal, muy diferente a nuestra realidad cotidiana, sus retos y motivaciones no nos resultan, en absoluto, ajenas: la búsqueda de un lugar donde asentarse, la lucha por la libertad, la amistad, el amor y el miedo a perder ambos son sentimientos universales con los que todos nos podemos identificar.

 

Interesante, ¿verdad? ¿Y si os digo que, encima, su libro está de oferta? No creo que tengáis más dudas… Click en la imagen y a por ella!!

Mi guerra contra las sinopsis

He terminado mi última novela. La he releído, corregido, la han leído mis lectores cero… Me están haciendo una portada preciosa (os recomiendo que si necesitáis portada, ilustraciones, merchandising… os pongáis en contacto con Yeivit) y ya he mandado mi libro a corregir. ¿Ya está todo? ¿Ya puedo relajarme? ¿Ya puedo desenchufar?

¡No! Ni muchísimo menos. Y no… No me refiero ahora a todo el trabajo de promoción… No. De eso ya os he hablado mil veces y os he manifestado por activa y por pasiva mi odio visceral… No. Me refiero a algo que me deja aún más bloqueada. Las sinopsis.

Diréis… ¡Qué quejica que es esta mujer que siempre está protestando! Pero es que yo soy escritora. A mi me gusta dejar que mi imaginación vuele y cree historias. Todo lo que le rodea es otra cosa.

Y las sinopsis son complicadas. ¿Por qué diréis? ¿Por qué tantos escritores nos quejamos de este proceso? Fácil. Porque tenemos que resumir meses de trabajo en unas líneas, porque tenemos que contar lo suficiente para atraer a los lectores sin hacer spoiler. Chupado, ¿verdad? 😛

¿Cómo hacer una buena sinopsis? Si lo supiera no estaría aquí, volviéndome loca y la tendría ya hecha en vez de estar aquí contandoos mi vida y mis delirios… ¿Y qué hacemos cuando algo se nos atasca? Sí. Recurrir a Google (¿Qué hariamos nosotros sin este buscador?). Y allí empiezan a darte una serie de consejos:

  • Mira sinopsis de libros de la misma temática y mira cuales te gustaron más. Mmmm… aquí tendría que definir en qué genero la incluyo… Creo que sería suspense romántico… Pero eso es otra de las cosas que odian los escritores, etiquetar su obra.
  • Destaca los personajes y, si existe, el antagonista. Vale, esto sí lo tengo claro (malo si no… )
  • Poner enfásis en el conflicto. 
  • El entorno. Me conocéis. Sabréis cuál es… Madrid, contemporaneo.
  • Apela a las emociones del lector… claro, algo muy fácil.
  • No hacer spoiler. Eso es más fácil de decir que de hacer.
  • Brevedad y ser conciso. Ahí está nuestro problema…

Hace unos días ponía en twitter (¿aún no me sigues? @martasebastian háblame, compartamos experiencias… No seas un seguidor pasivo, no me sigas para que te siga…) un tuit que tuvo bastantes interacciones en el que decía que de sinopsis iba a poner ” ¿Quieres saber de qué va? Pues cómpralo y así lo averiguas”. Y, sinceramente, me encantaría poder hacerlo pero hasta que no sea mega famosa (por soñar que no quede) y mis libros se vendan simplemente por ser míos… Pues toca hacer la sinopsis y volverme loca un poco…

Así que a eso voy… Ya os diré qué tal. Ya veréis el resultado.

Mmmm… ahora que lo pienso… si tenéis algún consejo, os lo agradezco.

bicos, sed felices.

Concurso de aniversario: Sueño de Cristal

Estamos de aniversario… Doble aniversario. Porque el 30 de junio uno de los símbolos de mi querida Madrid cumple 130 años. Y justo un día después Sueño de cristal hace 1 añito de su publicación. Hay coincidencias que tienen que celebrarse por todo lo alto.

¿Qué de cuál símbolo hablo? Seguro que si os digo que es un lugar fundamental para la historia de Antía ya os hacéis una idea de cuál es. Sí, el Palacio de Cristal. ¿Y cómo no celebrarlo? Mmmmm… ¿Cómo podemos hacerlo?

Como no me van a dejar montar una mega fiesta dentro del Palacio… Pues, ¿Qué tal con un concurso?

¿Y cómo hacerlo? ¿Cómo ganar uno de estos premios? ¡¡Fácil!! Desde hoy mismo hasta el día 15 de junio tenéis que subir una foto, un dibujo, un collage, etc… Del Palacio de Cristal a una de vuestras redes sociales (twitter, instagram, facebook) con el HT #ConcursoSueñoDeCristal (y si podéis mencionarme… Pues mejor; así no se me pasa ninguno; pero no es obligatorio). ¿Algún requisito más? Solo uno pequeñito… Suscribiros a este pequeño blog (si no sabéis hacerlo, me lo decís).

¿Qué pasara después con las fotos? ¿Cómo se elegirá al ganador? Fácil. Pondré todas las fotos en un álbum en mi página de autor de facebook y a conseguir “me gustas” para vuestra aportación… Hasta el día del aniversario: 30 de junio.

El 1 de julio (espero que coincidiendo con la publicación de mi próxima novela), anunciaré el ganador. Si es nacional conseguirá un libro de Sueño de Cristal dedicado (para ti o para quien tú desees). Si es internacional sería el ebook (el libro en papel pasaría para la siguiente foto con más votos). Y el cuarto con más votos pues un pequeño detalle:

(marcapáginas, postales e Imán de Sueño de Cristal)

¿Os animáis? Vamooooos…

Bicos. Sed felices

El sueño de Escribir: Jesús Carnerero

Martes. Lo siento. Esta entrada tendría que haber salido ayer pero me fue imposible. Solo a mi se me ocurre ponerme mala en festivo… Pero dicen que lo bueno se hace esperar y hoy volvemos con mi sección favorita: El sueño de escribir. Hoy nos acompaña Jesus Carnerero, un autor que no solo os recomiendo por sus letras si no también por su manera de ser, por su constante apoyo a los demás. Yo, personalmente, tengo muchas ganas de desvirtualizarlo 😛

1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Creo que no tengo manías. Tampoco me gusta remolonear ni procrastinar (palabra de la que desconocía su existencia hasta que empecé a publicar) Tardo en ponerme a escribir porque a menudo cuesta sacar tiempo, es decir tiempo útil, provechoso, y a lo mejor eso es lo máximo de lo que peco, que tardo en ponerme porque no lo hago hasta que no considero que dispongo del suficiente tiempo para sacar algo en claro. Odio empezar a escribir y tener que dejarlo a los diez minutos.

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Siempre nombro uno que es Los niños de Bullerbyn, pero no recuerdo si fue elprimero. Sé bien que me enganché a leer Mortadelos, entre mi hermano y yo llenamos la casa de mis padres, están por todos lados aún hoy. Después vinieron los libros del Barco de Vapor, los de la colección naranja, y descubrí títulos que sigo teniendo presentes, como La nariz de Moritz.

La verdad es que nunca fui un niño especialmente lector. La obsesión me vino más tarde, con la adolescencia. Era imaginativo, eso sí, y muy tranquilo, de pasarme horas jugando a lo mismo imaginando mundos, tramas y demás.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Pálido fuego, de Nabokov. Es que creo que nunca lo he empezado en el momento adecuado, porque no me suele pasar con ningún libro y con este van por lo menos tres veces que lo empiezo y nada. Me empecino en acabar lo que abro como sea, no me gusta dejar los libros a medias, me lo tomo como algo personal; no sé si pienso en lo mal que eso me haría sentir a mí como escritor o qué, pero siempre me esfuerzo en terminar lo que empiezo a leer.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Mis primeros escritos son de la adolescencia, y sí, deben seguir por casa. Es la parte buena de que tus padres no tiren nada a la basura. La temática siempre era la misma, ya te puede imaginar: la adolescencia y todas las idas de olla que engloba. Por supuesto no terminaba nada de lo que empezaba, lo primero a lo que le puse punto y final fue una historia muy mala de fantasía. Tenía 22 años.

Me gusta aclarar que todo eso fue el germen de lo que vendría después así que tampoco me avergüenza. Sin ese entrenamiento tal vez no habría llegado a publicar siendo adulto, quién sabe, me gusta haber escrito ya en esa época.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Me cuesta mucho, es una de las partes más difíciles. Con las dos primeras novelas fue fácil porque como eran novelas negras a ritmo de rock, cogí una de las canciones que daba nombre a los capítulos, la traduje y ya tenía título, pero para el resto… Siempre es complicado. A veces pienso en lo bien que quedan títulos como La bruma, un determinante y un sustantivo y a funcionar. Otras me regodeo un poco más: Un lobo como yo, Algún pecado raro, El grito de los murciélagos. Me gusta pensar que cuanto menos son originales.

Tenía pensado uno, de estos más rimbombantes, de hecho era el más rimbombante de todos, para lo próximo que quiero escribir, lo tenía en la cabeza desde hace mucho tiempo porque además es una historia que comencé y perdí por un fallo humano-tecnológico, pero el otro día llegó mi chica con otro mejor, y no me quedó más remedio que cambiárselo. Va a tener que llevarse un porcentaje mayor de lo que vaya vendiendo: portadas, correcciones, títulos, etc., van siendo muchos cables los que me echa. Y muy buenos, fundamentales.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

A menos que seas un genio y que dejarse llevar te salga redondo, hay que planificar, como mínimo tienes que saber el principio y el final, y lo que quieras contar, lo que busques transmitir con la historia. Tampoco es que yo sea de planificación cerrada y al detalle: hago esquemas, borradores y tal y cual pero a la hora de la verdad me gusta improvisar. Pero claro, no es lo mismo hacerlo sin red que sobre una base. Quizás suene un poco raro, pero es que no concibo llevar a cabo una tarea tan complicada como es improvisar sin protección.

De todos modos, mi alma punky siempre está dispuesta a coger las riendas de la inspiración: la segunda novela que publiqué, Algún pecado raro, nació sin planificación previa y la terminé en dos semanas. Y quedé bastante conforme, siempre la defiendo mucho porque pasó desapercibida.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio, ¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

Escribir sinopsis es jodido, sí. Casi tanto como poner títulos.

Aun así, para mí lo más difícil es cuando publicas. Personalmente no me molesta darle mil vueltas a la novela, corregir, dejarme la vista debatiendo con mi pareja si el diseño de portada tiene que llevar esto o lo otro. Pero ese momento de lanzar la novela ya lista a la nada, porque no sabes si venderás algo o si te leerán aunque sea gratis, si te llegarán opiniones y si serán buenas, eso es horrible.

Podría ser una sensación agradable, un cosquilleo de inquietud, de no saber qué pasará, pero yo lo llevo fatal. He sacado cuatro novelas en menos de tres años y con la última, El grito de los murciélagos, sentí un vacío que no había experimentado antes; no sé si la historia es demasiado personal o que iba ya escarmentado con la experiencia de las anteriores, pero lo pasé mal, la verdad.

Por suerte, tuvo buena acogida, bastantes opiniones y reseñas. Fue bien, tal vez la mejor dentro de la discreción que me acompaña, tampoco ha sido la cosa para tirar cohetes.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Es de esas cosas que cuesta asimilar, que no sabes muy bien cómo te hace sentir.

Porque sientes orgullo porque es algo con lo que has soñado durante años pero conforme vas sacando obras también se incrementa el grado de responsabilidad:

escribo para que me lean y el que me lea debe recibir algo bueno, tengo que hacerlo bien, tengo que progresar y mejorar y mejorar y mejorar. Da vértigo no estar a la altura. Igual que quedar como un rarito o un friki, como un pesado que sacó un libro y luego otro y otro más, que al cuarto ya cansa y paso de él. Uno de mis empeños desde el principio era, o es, ese, no quería ser alguien que saca un libro y adiós: me lean o no, escribo desde hace años, quiero seguir haciéndolo, quiero publicar más, y sobre todo quiero mejorar. No me conformé con quitarme la espina de la ópera prima y a otra cosa. Tras esa primera espina me descubrí otras y me atrevo a vaticinar que llevo dentro muchas más.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

Supongo que con Víctor, de El grito de los murciélagos, tuve los más y los menos más retorcidos. No llegué a odiarlo porque tiene tanto peso dentro de la trama que termina teniendo más gancho que el protagonista de la novela, pero cuando te estás inspirando en personas reales para construirlo, en situaciones que has vivido de verdad, y sobre todo, cuando es tan cabrón como es él, cuesta no cogerle manía. Según algunos lectores acaba siendo un personaje con carisma, ya digo, así que no debí pasarme exagerándole los rasgos más negativos, no me vengué de él.

También me ha pasado que han tachado al protagonista de esta misma historia como pasivo y negativo, y no puedo estar más en desacuerdo. No voy a entrar a explicar las razones, solo diré que desde el principio está luchando para escribir una novela y que finalmente, con todo lo que tiene que superar, lo consigue, es decir, no para hasta lograrlo ni habiéndolas pasado canutas. Si eso es ser pasivo o negativo… De todas formas lo que me sorprende más es la pretensión de quererse sentirse identificado con el protagonista por encima de todas las cosas, o querer encontrar acción y aventura en obras que obviamente no lo son. Es evidente que puede ser crucial para que a un lector le guste lo que cuentas porque se ve reflejado, pero no creo que deba ser obligatorio, y por encima de eso, como lector, porque lo soy antes que escritor, de antemano sé o debería saberlo que no todas las novelas son iguales y no puedo pretender que me ofrezcan lo mismo, hay que informarse antes, mirar el género, leer la sinopsis, opiniones de otros lectores.

Lo de sentirse identificado me trae loco. Pienso en La conjura de los necios, por ejemplo. ¿Cómo podrías sentirte identificado con Ignatius J. Reilly? ¿Quién podría hacerlo? O en alguna novela que se narre desde el punto de vista de un asesino. ¡Debe haber cientos de miles donde sea imposible sentir empatía con el protagonista! Muchas veces incluso será esa la pretensión del autor. No todo lo que leemos tiene que aspirar a ofrecer ese juego de ponerte en la piel de otro.

No, porque a veces sencillamente es imposible que tal juego suceda. Hay personas que detestan las historias donde “no pasa nada”, por ejemplo, y a mí me chiflan. Sin embargo, ni aspiro a que todo el mundo opine lo mismo ni quiero que todo lo que leo sea de ese palo, sé que no lo va a ser.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Lo mejor es escribir y que lo que escribes acabe trasformado en un libro. Que te lean, que te comenten, que te digan lo que piensan con honestidad o que incluso te recomienden libros. El conjunto de cosas que lleva consigo publicar y que se te conozca, aunque solo sea en tu pueblo.

Una mala experiencia es el falso compañerismo. No abunda, por suerte, pero los hay que te llegan a engañar con tal de que le compres su obra. Que total, son 3 euros. Tanta molestia para eso…

Mi opinión en general es que autopublicar y el mundo independiente tiene un sabor agridulce. Las cosas tardan en pasar, o no pasan, o pasan a medias. Eso sí, cuando algo bueno pasa, el merito y los frutos son para ti solito. También es cierto que procuro ser agradecido con quien se presta a echar un cable, porque por muy indie que seas no puedes abarcar tú todo al 100%, siempre necesitas colaboración, y por fortuna a mí no me falta. Así que, en ese aspecto, mejor pasarme que quedarme corto, mejor ser pesado dando las gracias.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

El hijo. Y espero que llegue el día en que también se cumpla, no quiero quedarme sin ser padre a menos que sea inviable por mil y un motivos.

Añadiría ser escritor con mayúsculas, poder vivir de escribir aunque no fuese solamente escribiendo ficción. Pero visto lo visto me conformo con trabajar en algo digno y que me llene, que ya es pedir. Me daría con un canto en los dientes si lo logro algún día.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

 Una película: Léolo.

 Un deporte: Baloncesto.

 Un color: Lila.

 Una canción: Keep on rockin in the free world, de Neil Young.

 Un grupo de música: Extremoduro.

 Un actor/actriz: Marlo Brando, pese a que odiaba ser actor. Una actriz, Keri Russell, de la serie The Americans.

 Una ciudad: Granada.

 Comida favorita: Pasta.

 Una estación: Otoño.

 Un adjetivo para definirte: Diré el que más he escuchado a lo largo de mi vida, aunque no se cumple al 100% y por temporadas no se cumple en absoluto, y que es cómo me gustaría estar en la vida: Tranquilo.

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Primeramente porque creo que son historias diferentes que no anhelan ser comerciales, pecando muchas veces de eso, porque no todo el mundo entiende lo que es menos comercial. El grito de los murciélagos habla de las aventuras y desventuras de un escritor independiente, ¿cómo es que no ha roto los TOP de ventas con la de compañeros que tenemos? Es un misterio.

Y en segundo lugar porque están escritas con toda la dedicación, el cariño y el esfuerzo que puede ofrecer alguien que no es profesional de la escritura y que, como tú bien sabrás, suele hacer malabares con horarios y energías para sacar ratos para aporrear teclas. Hay mucho empeño en mejorar en cada historia. De otra cosa no podré presumir, pero sí de ir por la vida con la cabeza como una esponja para absorber todo cuanto quepa en ella.

Y como seguro que os ha entrado las ganas de leer alguno (o todos) de sus libros, os dejo el enlace a Amazón… Ni lo dudéis. Click aquí