Soy escritora

Toca volver a retomar el blog, alejarnos de la locura de estos últimos meses de Concurso Indie 2017 (ya os contaré en otra entrada mis reflexiones sobre el mismo) y volver a centrarnos en lo realmente importante (sin menospreciar el concurso ni muchísimo menos).

He echado de menos escribir en este pequeño rincón mio. No todas las culpas son del concurso, el accidente de tráfico que sufrí (ya estoy casi recuperada, don’t worry!) me ha tenido un poco alejada de mi ordenador.

Bueno, que me enrollo (menos mal que ya me conocéis). Hoy empiezo una nueva sección: soy escritora. Sí. La que da nombre al título de esta entrada. En ella no habrá borradores. No habrá entradas planeadas, pensadas… No. Simplemente mis pensamientos sin censura, según vayan saliendo de entre mis dedos. Una sección en el que os cuente cómo es mi visión de este mundo en el que me he sumergido. La mía. Cada uno tiene la suya. Ni mejor ni peor. Solo un cúmulo de sus propias experiencias. De sus propias vivencias.

Soy escritora. Llevo escribiendo durante toda mi vida, no recuerdo cuando empecé. Hace unos meses mi padre encontró un cuaderno mio de cuando tenía 15 años lleno de poesías. Era un cuaderno donde había ido recopilando todos los que había ido escribiendo hasta ese momento. Recuerdo cuando mucho más pequeña escribía pequeñas aventuras cuyos protas eramos mis amigas y yo. Y así muchas más. Tanto en el colegio como en el instituto gané algunos premios literarios.; incluso un famoso escritor (cuyo nombre no mencionaré, por ahora, me animó a seguir escribiendo porque veía mucho futuro en mis letras). Pero no me atrevía a llamarme escritora. Normal.

Publiqué mi primer libro. Pero no me atrevía a llamarme así. Llevo ya tres libros publicados y preparando más. Y aún me parece asombroso cuando alguien lee mis libros. Con toda la cantidad de libros que hay… Y de pronto tengo pararme, mirarme en el espejo (de una manera figurada, claro) y empezar a creerme lo que me dicen mis lectores. Soy escritora.

Soy escritora. Me paso horas y horas creando historias. Mi mente no para quieta. Siempre con mi libreta en el bolso, dispuesta a tomar notas si la inspiración llega. Paso horas, más de las que me gustaría, navegando en las redes sociales para dar mis obras a conocer; buscando maneras originales, diferentes, de presentaros mis pequeñines…

Soy escritora. Contrato a correctores, a ilustradores para la portada, maquetistas, etc… Gente profesional para intentar dar una calidad digna de mis lectores.

Escribir es mi pasión, sí. Es mi manera de ver la vida, mi manera de expresarme… Pero ahora también es parte de mi trabajo. Por desgracia no es la parte de mi vida que me da de comer. Vivir de la escritura, en este país (y supongo que en la mayoría), es muy difícil. Pero me da unas satisfacciones que me dan mucha alegría.

He leído a compañeros escritores que dicen sentirse un timo. ¿Por qué? ¿Cómo pretendemos que la gente confíe en nuestras letras si nosotros mismos no lo hacemos? ¿Es un timo con todas las horas que robamos a nuestra vida, a nuestra familia a nuestro descanso por estar aquí, escribiendo delante de un ordenador?

Así que os animo a todos mis compañeros a hacer una tabla con vuestros horarios, poniendo cuantas horas realmente pasamos escribiendo, revisando, corrigiendo, haciendo publicidad de nuestros libros, etc… Y luego, volved a haceros esa pregunta. ¿Sois escritores o sois un timo? Porque yo no os considero así y, por supuesto, no me considero un timo.

Empecemos a creernos nosotros mismos lo que somos. Somos escritores. Soy escritora.

Leer y comentar tiene regalo

Hola a todos,

¿Cómo está yendo la semana? La mía agotadora… ¡¡Y no llevamos ni dos días!! Pero entre el trabajo y la promoción de mi nuevo libro (A estas alturas ya todos sabéis que Miradas Perdidas ya está disponible aquí)…

Y hoy os vengo hablar precisamente de esto último… Sorpresaaa…. Vale, lo sé… últimamente solo hablo de esto, pero es lo que tiene acabar de sacarlo y estar participando en el concurso de Amazon.

Muchas veces os he dicho lo agradecida que estoy a los blogueros por ayudarme y hoy me he decidido a tirar la casa por la ventana. ¿Cómo?

Pues he reservado 30 36 ejemplares en papel de mi primer libro, Remiendos del Pasado para vosotros (sí, antes eran 30 pero vuelvo a mi idea original, de uno por cada año de mi vida. Al principio quería un número redondo pero visto que levanta suspicacias… Pues ya está) . ¿Cómo conseguirlos gratis? Muy fácil…

Adquiere mi libro “Miradas Perdidas”, mándame el justificante y escribe una reseña en tu blog y en Amazon… Y ya está. Bueno… no, hay una cosita más. La reseña tiene que estar subida antes del 15 de agosto. 😀

¡¡Corre que vuelan!!

Por motivos logísticos (y económicos, que no es cuestión de que me arruine) el libro en físico es solo para España… Pero, no os preocupéis, si vivís fuera me comprometo a mandároslo en digital cuando vuelva a estar disponible en Amazon. 😀

¿Os apuntáis?

Te presto mi blog: Davi Santos

Hoy os vuelvo a traer unos textos de Davi Santos, una de esas personas únicas y que te llenan de paz. Y, ¿Cómo no ofrecerle un hueco en mi blog? Sentaros y disfrutad. Por cierto, no solo es escritor, si no un gran bailarin (y profesor… No digo nada 😉 )

No busco la ignorancia en mi, busco la ignorancia en los demás que no se encuentran ahí todavía. Procesar y retener la ignorancia que ya está retenida en uno mismo, en todo y en todos.

La amorosidad que se amedranta cada vez que intenta mostrarse como verdaderamente es, amorosa y libre, estupenda y libre, infantil como un bebé, inocente como un cachorro, ciego y sin posibilidades aparentes pero conscientes, esperanzoso y libre a pesar de todo. Completar la vida con tantas cosas abstractas, retorcidas, llenas de amorosidad pero con demasiada lucha por delante, es evitar la vida a retenerse en el espacio, en el tiempo, para que ese anciano tan niño pueda cruzar de manera esperanzosa como una tortuga anciana su sendero de luz repleto de bienvenida de cánticos y respeto hacia el corazón que tanto tuvo que soportar el peso de la alegría irreal, de la imaginación de unos cuantos seres que siempre lucharán para proteger el pensamiento amoroso de la vida de los demás.

¿ Quién eres tú? Soy una tortuga.

¿Quién eres tú? Soy Dios.

Y la tortuga responde, la luz que yo estaba buscando, por fin encontré.

                                            ******************

Buscar la igualdad dentro de la desigualdad, es buscar el amor retenido y perdido dentro de un laberinto abstracto con claridad suficiente para deslumbrar aquellos seres inquietos repletos de preocupación por no encontrar lo que siente en su interior, mosqueándose constantemente por falta de placer hacia las cosas que tanto tiempo le provocó disfrute, amorosidad, descartando de manera consciente pero a la vez lleno de equivocaciones dentro de la verdad que tanto alimenta su verdad, construyendo infinidad de edificios imaginarios, repletos de columnas preciosas por sin ningún sentido de sostener nada en el final. El mismo sentido que hace ese hombre llegar dentro de esa conclusión existencial , es la misma que va a borrar él del mapa de su propia visión real existente, provocando en él todo lo que es, algo llamado …

¡¡¡ pare y observe !!!!

Antes de continuar perdiendo todo lo que eres tú físicamente.

                                                  *********************

Aquellos que se enamoran de la vida, se enamoran también de la violencia que compone todo el desarrollo amoroso hacia lo mismo.

Avanzar, alcanzar, luchar, flexibilizarse, componer sus caminos como si fuese una sinfonía musical con instrumentos nobles y sencillos.

Aquel que alcanza la victoria, pierde la razón existente y confunde victorias con logros. Cuando uno se despierta de esas interpretaciones deliciosas, se da cuenta que tiene que volver al principio para alcanzar el mínimo dentro del máximo. La capacidad de aceptarse así mismo y todas la cosas que tiene que vivir de mal, de bueno, de grande y de pequeño.

La vida es paz, es amor y desamor, empujando a partir de su propio sentir amoroso, energético el principio del final que nunca termina y siempre será algo existente dentro de la existencia que vivimos.

                                                    *********************

Como dice el dicho de aquellos hombres y mujeres cansados de luchar por su pan de cada día. Cuando ellos dicen a partir de ese agotamiento que la vida no es un camino de rosas, se equivocan. La vida es todo camino de rosas que uno quiera atravesar, a veces o casi siempre elegimos demasiado, imitando como una verdad a nuestros hermanos conquistadores y atamos en nuestros pies y muñecas cuerdas repletas de carrozas, obligándonos a arrastrarlas todas, haciendo de nuestras cargas nuestros bienes, la razón de nuestra vida y la verdad de nuestra existencia.

La vida nos muestra una y otra vez un río repleto de peces, un bosque repleto de plantas y alimentos, la brisa que pasa una y otra vez, arrastrando aromas suaves sin sentir una obligación en esa labor, están relajados porque todos aquellos que están en equilibrio con el Universo alcanzan y conectan con los sentidos más limpios que hay en uno, ¡¡¡ La Paz !!! que permite e invita a vivir como todos los seres del mundo, los animales.

No buscar la paz es no buscar la vida. Encontrar la paz, es encontrar a Dios. Aquellos que residen dentro de la obligación absoluta, reciben a través del tiempo, inquietud, desgaste, miedo. El mismo miedo que expande y se fortalece violando todos sus caminos, porque dentro de la interpretación de aquellos que no buscan la paz, si la riqueza total, provoca dentro de la paz comprada a través de su dinero un exceso de paz manipulada a su antojo, ofreciendo toda la riqueza interpretativa para todos aquellos que van a nacer a partir de ti, sus hijos, enriqueciéndolos de ignorancia asistida por exceso de imprudencia.

El hombre que se quiere así mismo a partir de amor, también permite querer a los demás con la misma capacidad y frescura, porque al conocer su corazón, su sentimiento, su luz interior provoca una abertura amorosa hacia todos sus hermanos.

La mayor grandeza que reside dentro del hombre es su honestidad y su abertura humana hacia todo lo que hay dentro de la adversidad difícil y entender para aquellos que tienen una mente cerrada y fácil para abrazar y amar para aquellos que tienen un sentimiento libre para amar lo que se encuentra dentro de la abertura diversa llamada riqueza humana total.

Davi Santos