Mi primer encuentro RA

Hace mucho que os debía esta entrada. Soy un desastre. Pondré de excusa que todos los meses que duraron las obras de mi casa no tenía ni tiempo para nada. ¿Cuela?

Hace ya unos meses asistí al VII encuentro RA (exactamente el 10 y 11 de febrero). Era mi primera vez e iba con un poco de miedo y muchas ganas. Lo cierto era que tenía miedo de llegar y encontrarme sola, que todos tuvieran sus grupitos hechos de encuentros anteriores y yo me pasara los dos días deambulando de un lado a otro. Y no, no echo la bronca a nadie; más bien a mi misma y a mis propias inseguridades. Soy una persona tímida y siempre pienso que voy a molestar… Sé que muchos me entenderéis… Otros diréis que vaya zumbada… En fin. Son cosas que pasan.

Sin embargo días antes me enteré que una bloguera con la que estaba empezando una amistad iba a asistir, Ariel Romero (misterios de escritora) y juntas medio convencimos a la Reina Lectora de la que ya os he hablado en multitud de ocasiones y a la que ya hice una entrevista que podéis leer aquí. Así que yo ya estaba tranquila.

Mucho se ha hablado de las mesas de los dos días y la mayoría estuvo entretenidas.  Lo cierto es que las que más me gustaron fueron las del viernes, jejejeje Será que el listón no estaba puesto y el poder intercambiar opiniones con otros escritores y lectores en un ambiente más relajado que lo que sucedería al día siguiente… Pues ayuda. Y encima salí con el último libro de Pat Casala firmado. Así que perfecto.

Al día siguiente hubo dos mesas que crearon más o menos polémica. La primera la de los estilismos en la novela romántica. Se abrió un debate sobre el feminismo, sobre lo que era sexi y lo que no… Como si hubiera un estereotipo único. Yo, personalmente, considero que una ropa que en alguien puede parecer sexy en otra es vulgar y viceversa. Creo que es algo que se tiene o no se tiene. También es que yo soy más de las que prefieren insinuar a mostrar. Pero eso es una opción mía. Y los que me habéis leído sabéis que yo no gasto mucho tiempo a la hora de describir qué ropa llevan y, muchísimo menos, las marcas que usan (que algunos parecen que les pagan un plus… Si no lo hacen, deberían… Porque menuda publicidad que les hacéis). Hubo otra mesa que hablaba sobre las redes sociales. En fin… Hemos oído tanto hablar de cómo debemos manejar las redes sociales los escritores… Que se contradicen unos a otros. Yo lo que tengo claro y ya os conté algo en un post anterior (el extraño mundo de twitter). A lo que iba. Que hay tantas versiones y opiniones como expertos. Y lo que a uno le funciona a otro no.

Lo que no me gustó de ciertas mesas en las que los temas NO eran sus propias novelas, si no que iban a hablar de marketing, de la opinión de las lectoras, del estilismo, etc… Era que algunos aprovecharon para vender su propia novela de forma descarada. Me parece un error. Porque si lo haces bien, llamas la suficiente atención y la gente se va a interesar por tus libros. Y si no… Pues puede producir el efecto contrario.

¿Sabéis de que me sirvió, sobre todo, el RA? Lo primero para desvirtualizar a personas a las que tengo mucho cariño, a otros escritores y a lectoras con las que he hablado por las redes en diversas ocasiones. Y conocer a otras desconocidas. En este océano de la literatura es mucho mejor nada en compañía. Y conoceros, poneros cara y crear los cimientos para una amistad… Pues es increíble.

Y sí. También desvirtualicé a personas que fueron todo lo contrario. Escritoras con las que había hablado por las redes sociales y parecían majísimas y al verte… Pues parecía que debías jugar en otra división. Y yo que me suelo quedar con las cosas positivas… Pues peor para ellas. Yo, simplemente, ya sé de qué pie cojean y punto.

Y también me quedo con la comida improvisada. En el descanso nos reunimos un grupito para comer donde acabé conociendo a Joana Arteaga (que ha participado en el sueño de escribir recientemente, click aquí), a Juani Hernández, a Pili Doria, etc… (Siento no poneros a todas, no me odiéis). Y donde debatimos entre risas, cervezas y comida mejicana, sobre la novela actual, sobre la inspiración, etc… Fue el mejor momento del día. Y es que al final el RA es para eso… Para que nos encontremos, para que nos conozcamos, para que compartamos momentos y creemos lazos de amistad y compañerismo.

Yo, sin duda, repito el año que viene. ¿Falta mucho?

bicos, sed felices.

El Sueño de Escribir: Marta Sebastián Pérez

¡¡Feliz año nuevo!! Hoy, para empezar el 2017 os traigo una entrega especial de “El sueño de escribir”.  Muchos me habíais pedido que yo misma me sometiera a la entrevista… Y aquí está. Espero que os guste y que os ayude a conocerme un poco mejor. Y si luego, os animáis a leer mis libros… Pues mejor. 😀

  1. Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.Lo cierto es que no soy muy maniática. LO único que podría considerarse una manía es que escribo mis novelas siempre en papel y luego ya lo paso al ordenador. Mi mente va más rápido cuando escribo a mano. Y a la hora de revisar también necesito tener el manuscrito en papel. Pero creo que es más bien por costumbre. Por como empecé a escribir. 
  2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?Mis padres son ávidos lectores por lo que desde siempre mi casa ha estado llena de libros y aprendí a leer siendo muy pequeña. Sin embargo tengo un claro recuerdo de leer “los hijos del vidriero” de Maria Gripe y como me dominaba un extraño escalofrío. El mismo escalofrío que me domina cuando escribo. Luego me leí todos los libros de “los cinco” de Enid Blinton, “mujercitas” de Louisa May Alcott, etc… Y por supuesto “Rimas y Leyendas” de Bécquer.
  3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

    Me ha sucedido con varios libros. Algunos, simplemente, porque no era el momento perfecto para leerlo. Cada ocasión emocional requiere de un tipo de libro. Y otros… Porque simplemente no son de mi gusto (que no significa que no sean buenos). Por decir alguno, tuve que dejar “Kafka en la orilla” y “la insoportable levedad del ser”

  4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

Continúa leyendo El Sueño de Escribir: Marta Sebastián Pérez

De Madrid a mi block de notas: Miradores de Madrid

Viejo escrito que apareció por primera vez en mi anterior blog (sí, ese que tuvo que desaparecer junto con mi anterior página, snif snif). Espero que os guste, que lo volváis a descubrir o leer de nuevo. 

Permitirme que empiece por el más desconocido de los miradores pero para mí es uno de los más especiales por la cantidad de recuerdos que tengo ahí. Cuando era adolescente no había más que un enorme descampado pero yo solía ir a pasear, a aislarme de todo y a contemplar la ciudad que tanto amo. Ahora se está creando un gran parque “la cuña verde” donde hay varios miradores, el más especial el que pilla a la altura de la calle Marroquina (Moratalaz) y desde donde contemplamos un gran skyline de Madrid. En serio, no sabéis lo que os perdéis. (la portada de Sueño de Cristal está realizada en ese mismo sitio)

No nos vamos muy lejos. Al vecino barrio de Vallecas. Más concretamente al Parque de “El cerro del tío Pío”. Conocido popularmente por el “Parque de las tetas” (yo tardé mucho en conocer su verdadero nombre) por las colinas que lo forman. Han puesto un chiringuito y hecho un mirador pero, sinceramente, la mejor visión de Madrid se ve desde la “teta” más alta. Un atardecer ahí es un momento único y romántico.

Y… ¿Qué podemos decir de “El templo de Debod”? Visita indispensable si paseas por Madrid. Pocas ciudades pueden presumir de tener un templo egipcio en un entorno tan maravilloso. Pocos atardeceres más hermosos. Durante el fin de semana se llena de parejas dispuestas como el Sol se esconde tras la casa de campo. Creo que no hace falta decir mucho sobre sus vistas.

Si hablamos de “El mirador de Moncloa” normalmente pensamos en el Faro (bendito Faro, la de vueltas que le están dando… Al final me quedaré sin poder subir, ya lo veréis). Pero, en el mismo intercambiador hay un amplio mirador desde donde contemplar el Faro de Moncloa, el arco del triunfo y, si el tiempo lo permite, la Sierra de Madrid.

Siguiente. La Huerta de la Partida. ¿Qué es la huerta de la Partida? Os preguntaréis. Pues se encuentra en el Madrid Río, a la altura del Puente del Rey y sus orígenes son del Siglo XVI y, como habréis deducido recibe el nombre por haber sido… Sí, una huerta (Primero para los nobles, luego se utilizó para plantar plantas medicinales). Con la Guerra Civil quedó destruida. Gracias al proyecto de Madrid Río ha sido repoblado, esta vez con árboles. Y también han decidido poner un mirador. Un mirador donde podemos contemplar perfectamente, La Almudena, El Palacio Real, la Torre de Madrid y el Edificio de Plaza España.

Y, por último, el Viaducto de Segovia. Éste es conocido, sobre todo, por haber sido un lugar habitual donde, desgraciadamente, mucha gente se ha suicidado y que llevo a tener que poner una mampara de cristal. Desde su parte superior podemos contemplar la Almudena, el Palacio Real y gran parte del Madrid de los Austrias. Muy cerca de aquí podemos contemplar una hermosa vista de la Almudena y la Muralla de Madrid… Pero de eso ya hablaremos otro día.

Presentación Sueño de Cristal

Os debía esta entrada pero las últimas semanas han sido muy intensas. El día 12 de Noviembre presenté Sueño de Cristal en el “Café Moderno”  de Madrid. Fue una gran noche.

El otro día debatía con unos amigos escritores sobre si era importante hacer o no presentaciones de nuestros libros… Yo no tengo la menor duda. Lo es. Y no sólo por las ventas que pueden ocasionar en el momento. También a posteriori y porque ayudan a seguir haciéndonos visibles en este difícil mundo.

Pero… ¿Cómo se hace una buena presentación? ¿Cómo conseguir que mucha gente vaya a acompañarte? Buenas preguntas… Y no. No voy a hacer una entrada como si tuviera la respuesta para esas preguntas. Hace unas semanas hablaba con Celia Velasco sobre sus presentaciones. Celia es una escritora autopublicada que es capaz de juntar a más de 400 personas en una de sus presentaciones… Por si lo dudáis… Es mucho. Un sueño para muchos de los que, como yo, nos dedicamos a escribir y publicar. Ella nos hablaba de la importancia de cuidar a sus lectores… Creo que es modesta. Celia tiene una larga trayectoria detrás. No sólo literariamente si no mucho antes de publicar su primer libro… Y eso ayuda mucho.img_4161

Mi presentación fue algo más modesta. Asistieron alrededor de 70 personas. Pero una presentación no empieza en el momento en el que das la bienvenida a las personas… La presentación empieza mucho antes. Empieza con toda la campaña de presentación. En las redes sociales, creando algún cartel (si es en lugares pequeños sí merece la pena poner por la zona… En Madrid la historia es diferente… Y quizás podría dar para otro post), dando un poco (sólo un poquito) el “coñazo” (y perdonadme por mi mala expresión). Yo, además, me dediqué a invitar personalmente a gente. Es un trabajo duro. Y agotador. Y sirve para darte cuenta de que mucha gente es muy maleducada porque es incapaz de contestar un simple mensaje… También que hay gente que te dice que sí, sin tener ninguna intención de venir… Y, en serio, no pasa nada. Preferimos la sinceridad. Preferimos que nos digáis que no podéis. No tenéis ni que dar una excusa. Yo, personalmente, comprendo que tenéis una agenda o, directamente, no os apetece. Pero, en serio, a nosotros nos ayuda para organizarnos.

¿Y qué pasa con los medios de comunicaciones? Pues volvemos a la diferencia entre las grandes ciudades y los pueblos. Cuando hice la presentación en Ourense de Remiendos del Pasado (por ejemplo) el evento se publicito en casi todos los medios locales. En Madrid hay demasiados eventos… Así que o conoces a alguien o va a ser complicado. Igualmente… Por intentarlo… Que no quede.img_4168

Y que nos quede una cosa clara… Las presentaciones tienen que ser amenas, tienen que ser divertidas, tienen que ser diferentes. Porque una charla de un “famoso” diciendo lo maravilloso que es el escritor… Es aburrido. Lo siento… Pero es así.

Con mi primer libro, Remiendos del Pasado, tuve la suerte de contar con un gran amigo que movilizó a varios amigos suyos y se vinieron a Madrid a tocar unas cuantas canciones como “teloneros” del evento… Increíble. Y en Ourense llamó a dos amigas para que hicieran lo mismo. Y en Miranda me acompañó con la guitarra mientras yo recitaba… amigos así son increíbles. (si queréis ver alguna de las actuaciones… pinchad aquí). Este año no tuve la oportunidad de tenerles a mi lado… Y era consciente de que nada podría sustituirles… Pero había que hacer algo. Así que preparé una serie de preguntas sobre Madrid (el tema era fácil debido a la importancia de mi ciudad en mi libro), las puse en unas tarjetitas y mientras llegaba la gente pedí que las fueran contestando (las preguntas con sus respuestas las tenéis  aquí) y luego las depositaran en una caja. Posteriormente hicimos un concurso donde el ganador se llevó un ejemplar de Sueño de Cristal. 

¿Cosas importantes para una presentación? Ten claro lo que quieres contar. Porque te puede pasar como a mi y ponerte colorada y nerviosa (Creo que nunca me acostumbraré)… Hazte un pequeño guión. Un guión. No leas un discurso. A no ser que lo que leas sea una parte de tu libro. Yo lo hice. Leí un trozo pequeño. ¡¡Pequeño!! No aburras a la gente. Y prepáralo antes. No pienses que porque sepas escribir, sabes leer en voz alta. Es bastante más complicado de lo que parece.

¿Qué más cosas hice? Presenté el booktrailer del libro. Eso siempre queda bien. El mio (realizado por una gran artista… Sí, mi hermana… Me toca presumir de sangre) lo podéis ver aquí.

Luego tuve la suerte de que un grupo de escritores amigos me hicieron el favor de grabarse en vídeo hablando sobre Sueño de Cristal. Eternamente agradecida. Pronto lo subiré a youtube para que podáis verlo.

Y luego… Conté con un gran presentador. Alguien con el que no solo me sentía cómoda si no que también sabía que podía confiar ciegamente en él. Alguien que me conocía mejor que nadie. Alguien que está acostumbrado a hablar en público y que sabía que se iba a dejar la piel en que eso saliera bien. Mi padre. Y os aseguro que fue genial. Porque no siempre necesitas a alguien famoso (y esto sin menospreciar a Moises Rodríguez que fue mi maestro de ceremonias en la primera presentación y que por motivos familiares no pudo asistir a ésta). Simplemente necesitas a la persona adecuada para cada momento.

firma

Al público le cuesta entrar en la dinámica de las preguntas, somos recelosos por naturaleza. ¿Mi consejo? Habla con alguien conocido, un amigo, para que se prepare algunas preguntas y así dar inicio y animar a la gente.iman

Y llegó el momento de las firmas (y las ventas… que es importante). Y te da más libertad para hablar con los lectores… Y de hacerte muchas, muchas fotos (y yo que odio salir en ellas…). Y como me gustan esos pequeños detalles… Yo decidí que se llevaran un pequeño detalle del evento. En esta ocasión fueron unos
imanes con la portada del libro (¿Viniste? ¿Tienes el imán? ¿Subes una foto tuya con el imán? ¡Gracias!).

Y por último… No te olvides de pedir las fotos a la gente. Un gran recuerdo y ayuda  a la publicidad posterior del evento 😉

Esta fue mi presentación.

Y sólo hacer una breve mención… Claro que le agradezco a todos los que vinieron… Muchísimo. No lo dudéis. Más de lo que nunca podré expresar. Pero tengo que hacerlo… Tengo que destacar a las personas que vinieron de fuera de Madrid para estar conmigo en esa noche. Nuria, que vino desde Zaragoza y Silvia y Sergi que cogieron un autobús desde Barcelona, asistieron, cenaron con nosotros y a la una de la madrugada cogieron otro autobús de vuelta porque él trabajaba el domingo. Eternamente agradecida.

bicos, sed felices

El sueño de escribir: Miriam Beizana

Hoy vuelvo con el sueño de escribir y lo hago por todo lo alto, con una escritora cuya prosa a mi me tiene enamorada. Leí su primera obra debido a las críticas que tenía y os aseguro que me hizo pensar y sentir muchísimo. El libro era Marafariña y ella Miriam Beizana Vigo. Gallega (ya sabéis que son mi debilidad) y con otro libro en el mercado “Todas las horas mueren” y está preparando la ansiada segunda parte de Marafariña. 

Resultado de imagen de miriam beizana vigo

1.- Los artistas tienen la fama de maniáticos… Cuéntanos cuáles son tus manías a la hora de escribir.

Creo que no soy maniática, pero sí muy meticulosa. Necesito orden y silencio a la hora de escribir. Soy incapaz de hacerlo si tengo algo pendiente que hacer antes, por ejemplo. O si la habitación está desordenada. También puedo añadir que soy inquieta, me levanto varias veces, me muerdo el cuello del jersey y releo constantemente lo que estoy escribiendo… ¡En fin!

2. ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?

Recuerdo que eran libros de O barco de vapor. Me suenan los títulos de A pantasma do Castelo (El fantasma del castillo) y O lapis de Rosalía (El lápiz de Rosalía). En su esencia, sí, comencé a leer en gallego.

Libros que leí un poco más crecidita que me marcaron fueron La cabaña del tío Tom, gran parte de las novelas de Danielle Steel y Nora Roberts (sí, en efecto, ¿para qué ocultarlo?) y, por supuesto, la saga de Harry Potter.

3. ¿Y cuál es ese libro que nunca conseguiste acabar?

Intenté leerme el Ulises de Joyce infinidad de veces sin éxito. Tampoco he podido con El ruido y la furia de Faulkner.

4. La mayoría de los escritores lo hacen desde pequeños aunque no se deciden a publicar hasta mucho más mayores. ¿Conservas tus primeros escritos? ¿Cuál fue tu primera historia?

El crecimiento de la tecnología me ha hecho perder gran parte de todo lo que escribía de niña, que no era poco. Recuerdo que el primer relato corto más consistente que escribí se titulaba El caldero mágico. Si hago memoria he de reconocer que su protagonista se parece bastante a la Ruth que ha crecido en Marafariña.

Pero a lo que más dediqué mi niñez y adolescencia fue a una saga fantástica titulada Mangas Verdes que llegó a tener nada menos que cinco libros. Ahí están en el cajón, esperando a que los resucite algún día.

5. ¿Cómo decides el título de tus obras?

Ellos aparecen y yo los dejo ahí. El título existe incluso antes que la propia novela.

Marafariña sería el título de mi primer libro porque era algo demasiado intenso para mí. Todas las horas mueren fue la semilla del resto de las páginas que acompañan a este título, que más puede ser un lema de vida.

6. ¿Planificas tus obras o te dejas llevar por la historia?

Voy a ser un poco celosa de mis métodos y no desvelar mis vergüenzas… (jaja). Suelo tener un plan, un esquema antes de comenzar, pero normalmente trabajo en la intuición y dejándome llevar por la pasión. Mi argumento varía cada día, según el comportamiento de los personajes. Además, los sentimientos me pueden y no soy rígida en ese aspecto. No tengo pereza ni ningún tipo de reparo en cambiar algo futuro que suponga reescribir el pasado. Exploto todo lo posible ese universo de letras, le dedico el tiempo y el alma necesarios. La escritura no es algo que se pueda hacer con prisa ni con apuro.

7. Admítelo, ¿A que te cuesta más hacer la sinopsis que el libro? Ahora en serio,¿Cuál es para ti la parte más difícil dentro del proceso de creación y publicación de un libro?

¡Ay, la sinopsis! Es complicado llegar a hacer un resumen atractivo para el lector sin traicionar la verdadera novela (es algo que se agrava cuando publicar novelas que no son muy comerciales).

Lo más difícil siempre es dejarla ir y el ruido que hay afuera. Para mí lo más fácil es el proceso creativo, el estar ella y yo solas durante meses, durante años si es preciso. Suelo entenderme bastante bien con mis letras, las quiero y dialogamos mucho. Cuando la dejo marchar, cuando llega a los lectores, todo es más complejo: las críticas, los comentarios, las charlas… a veces duele ver que hay personas que no lo sienten cómo tú has querido expresarlo (en su pleno derecho). Sin embargo es algo a lo que estoy acostumbrándome.

8. ¿Qué piensas cuando ves tu nombre en la portada de un libro?

Es muy abrumador. Tengo mis dos novelas en la estantería del salón y las miro embobadas. Para mí eso es un éxito que me gustaría poder susurrarle a la Miriam insegura del pasado.

9. Es normal “enamorarse” de tus personajes, pero… ¿has odiado a alguno? ¿Cuál es con el que te ha sido más difícil empatizar?

La mayor parte de los lectores odian a Jaime y a Esther (Marafariña). Yo en realidad no, porque los comprendo y entiendo sus acciones. Son importantes para la novela y forman parte del gran engranaje de la historia.

Los dos únicos personajes que detesto de mis creaciones son el padre de Dorotea (Todas las horas mueren) y el fallecimiento de aquellas personas que no deberían de haber muerto.

10. Cuéntanos una buena y una mala experiencia que te haya sucedido desde que publicaste tu primer libro.

Las buenas son incontables, afortunadamente. Obtener más de 60 opiniones ya en Marafariña, 30 en Todas las horas mueren… Gran cantidad de reseñas, entrevistas y, sobre todo, me he llenado el alma de amigos de verdad a los que me siento muy unida.

¿Sabes? Siempre me he sentido muy sola y muy incomprendida en esto de la literatura. Autopublicar me ha hecho notar el abrazo de otros muchos y muchas que están ahí, que me apoyan, que no creen que esto sea una mera afición. Para mí es muy grande que haya compañeros que comprendan lo que esto es para mí, que lo es todo.

Lo negativo ha sido ser consciente del mercado que, sin paños calientes, no está hecho para mí. No lo comprendo ni lo comparto. El concepto de vender literatura me revuelve las tripas. Fue difícil comprender que eso es la realidad y que si quiero ser leída tengo que subirme al barco y sucumbir.

11. Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, ¿Cuál te falta? Y si los has hecho todos, ¿Qué sueño añadirías?

El árbol está plantado, el libro (o libros) ya están escritos… pero todavía no he sido madre (si no contamos, claro, a mis dos preciosos felinos). El instinto maternal todavía no ha despertado en mí, supongo que mis veintiséis años será algo lógico, pero no me planteo el ser madre por el momento.

El mayor sueño es la felicidad y la paz. He vivido durante casi toda mi vida en una turbiedad constante, hace poco que logro acostarme por las noches tranquilas y despertarme sosegada. Para mí eso es el mayor éxito alcanzado.

Y porque no solo de libros vive el escritor… Un cuestionario rápido

 Una película: Tomates verdes fritos

 Un deporte: Senderismo

 Un color: ¡Verde!

 Una canción: Flor de loto de Héroes del Silencio

 Un grupo de música: Love of Lesbian

 Un actor/actriz: Kate Winslet

 Una ciudad: A Coruña

 Comida favorita: ¡¡Pasta!! ¡De todas formas y colores!

 Una estación: Otoño

 Un adjetivo para definirte: Pensativa

Y para terminar, un momento para publicitarte, ¿Por qué los lectores deben comprar tus libros?

Siempre es difícil responder a esta cuestión sin vanagloriarse un poco… Diré: hay muchas verdades en las letras, aspectos que yo misma he vivido y que otros también lo han hecho. Hay crecimiento personal y hay alma. Creo que en Marafariña y Todas las horas mueren hay algo de la magia de lo eterno.

Y como seguro que os habéis quedado con ganas de leer, os dejo un enlace donde podréis adquirir sus libros (pincha aquí)

Resultado de imagen de miriam beizana vigoResultado de imagen de miriam beizana vigo

¿Jugamos?

El día de la presentación de Sueño de Cristal hice un pequeño juego (Deberes dijeron los asistentes… ¡Quéjicas!) en el que los asistentes tuvieron que responder a 3 preguntas y luego se hizo un sorteo con los asistentes para conseguir uno de mis dos libros.

Y bueno… Os voy a proponer el mismo juego.

3 preguntas, 3 respuestas posibles en cada pregunta… Y si los acertáis, entráis en el sorteo de un ejemplar de Sueño de Cristal o de Remiendos del pasado (Dos libros, dos ganadores). Sólo un requisito más… tenéis que suscribiros a este blog. Y no, no pueden participar los que asististeis a la presentación (ya haremos algo para vosotros)

Ahí van las preguntas (contestad en los comentarios). Todas las preguntas son sobre Madrid.

  1. ¿Bajo el mandato de qué rey se construyó la primera plaza mayor?

a) Juan II                                 b) Felipe II                          c) Carlos III

2. Madrid tiene una muralla

a) Cristiana                           b) Musulmana                      c)No se conserva la muralla original.

3.¿En qué siglo fue construido, en su lugar original, el templo de Debod?

a) Siglo IV a.c.                      b) Siglo II a.c.                           c) Siglo I a.c.

 

¡¡Qué empiece el juego!! Tenéis hasta el 30/11/2016

 

Recordaros también que si durante esta semana (del 21 al 27 compráis el ebook de Sueño de Cristal) y me mandáis el pantallazo de la compra (donde se vea la fecha de la compra), entraréis en el sorteo de este pack  ⇓

15109365_368363506838759_8304341263187210558_n

De Madrid a mi block de notas: La Almudena

Hoy 9 de noviembre, los madrileños celebramos la Almudena, pero pocos saben por qué precisamente hoy se celebra este festivo en nuestra ciudad. Ni siquiera se suele saber la fecha en la que nuestra inmensa catedral fue terminada, ¿Alguna idea? ¿Y si os digo que los últimos retoques se terminaron de dar unos días antes de la boda de nuestro actual rey, Felipe VI, en el 2004? La obra de esta Catedral duró más de 100 años y fue llamado “el proyecto sin fin”. La primera piedra la puso Alfonso XII (Tatarabuelo de nuestro rey) en 1883.

La estatua original de la virgen de la Almudena fue traída a Madrid desde Tierra Santa por el Apóstol Santiago (o, más seguramente, por alguno de sus discípulos; pero queda “más chulo” que fue el mismísimo Apóstol); pero se perdió. La talla que actualmente podemos contemplar en el crucero de la iglesia está datada entre finales del siglo XV y principios del XVI y es de pino. Dicen que hubo una intermedia entre estas dos, pero si existió, está también desaparecida (¡Qué bien que cuidamos por aquí a las vírgenes!).

Pero vamos a lo importante. Tenemos la estatua original en una Madrid asediada por las hordas musulmanas y los madrileños tomaron la decisión de esconder sus objetos más preciados, entre ellos esta pequeña escultura de su virgen, cuya ubicación fue pasando, de boca en boca, generación tras generación, hasta que Madrid volvió a caer en manos cristianas (sobre el siglo XI) y la imagen pudo volver a ser recuperada.

Y aquí comienza la leyenda. El paradero de la talla había ido pasando, como ya habíamos comentado, de generación en generación; pues nos encontramos con una chiquilla, de nombre María a la que su madre fallecida le había trasmitido la información… Con tal mala suerte que la pobre María no conseguía recordar el lugar exacto. Alfonso VI que llegaba de reconquistar Toledo, volvía a Madrid con la intención de poder ofrecer a sus súbditos una visión de la famosa Virgen, enfureció al enterarse de que no se sabía el sitio exacto de la muralla donde se había ocultado y dio dos semanas de plazo para encontrarla antes de empezar a derribar todas las murallas, dejando a Madrid a la intemperie de posibles ataques.

El plazo acababa, como habréis imaginado, el 9 de noviembre. El pueblo decidió hacer una procesión en torno a las murallas buscando la intervención Divina. María, desolada, también asistió. La procesión avanzaba sin resultados hasta que al pasar por la Cuesta de la Vega, frente a un granero (Me diréis, ¿Por qué nos dice el detalle tonto de lo del granero? A continuación lo entenderéis ;P ), María gritó y el muro empezó a derrumbarse y apareció. La Virgen, intacta. 400 años después.

Y aquí viene la discusión sobre el nombre de la Virgen. Algunos dicen que como fue encontrada cerca de un granero, se le dio el nombre de “Almudena” (almud en árabe es una medida de trigo); otros dicen que viene de almudayna “en el muro”.

Y por daros otro pequeño dato, esta vez de la estatua actual. La cabeza de la Virgen tiene un pequeño orificio para poder anclar la corona. Pues en una de sus restauraciones se encontró partículas de policromía y restos de maderas más antiguas que la propia estatua. Una de las teorías es que provienen de la Imagen original (Imaginad, si es cierto, ¡¡¡tienen más de 2700 años!!!) Lo único seguro es que se conservan, actualmente, en un tubo de ensayo dentro de la peana de la Virgen.

Espero que hayáis disfrutado de esta pequeña leyenda…

Sed felices, bicos.

Presentación Sueño de Cristal

Hay muchos momentos increíbles en la vida de un escritor… Y uno de ellos es estar cara a cara con tus lectores. La primera presentación que hice, con Remiendos del Pasado, fue increíble. Un grupo de amigos viajó desde Galicia solamente para tocar unas canciones al principio de la misma… Nunca podré devolverles ese maravilloso favor, fue un momento único (si queréis escuchar un poco de ese concierto, pulsad aquí y aquí). Y tuve la suerte de contar con Moises Rodríguez, un periodista al que admiro mucho y una persona increíble. Y estar rodeada de tanta gente a la que quiero…

Desde ese momento hasta hoy han ido pasando diferentes eventos (presentación en Ourense, en Miranda del Ebro, un evento en Sevilla, la celebración del Día del Libro, mi presencia en la feria del libro de Madrid…) y los nervios siguen ahí… Pero diferente.

Publicar el libro y ver las reacciones de la gente, charlar con los lectores, conocer a tanta gente… Me ha aportado muchas cosas, entre ellas más confianza en mi misma… Así que nos lanzamos otra vez… Y os quiero invitar a la presentación de mi segunda novela: Sueño de cristal.

Anotad en vuestra agenda: 12 de Noviembre, 20:00 – Café Moderno (Pz. de las comendadoras nº1).

No os lo perdáis… Venid, tomemos unas cañas (o refrescos, o vinos…), charlemos de literatura y de Madrid… Y (sorpresa, sorpresa) participar en un pequeño sorteo 😉

Eso sí, os pido un favor… ¿Me mandáis fotos de Madrid a mi mail? martasebastianperez1981@gmail.com

Iré subiendo más información a la página del evento en facebook: https://www.facebook.com/events/1229109437111115/1241730515849007/?notif_t=admin_plan_mall_activity&notif_id=1477561917228268

Besos, sed felices

Invitación a la presentación en Madrid de Sueño de Cristal
Invitación a la presentación en Madrid de Sueño de Cristal

 

De Madrid a mi block de notas: Mercado de Motores

Artículo que apareció, por primera vez, en el primer número de la revista digital The Crown Magacine.

Lo reconozco. No soy una gran amante de las compras. Ir de tiendas no es lo mío. No soy de probarme mil cosas ni de mirar el mismo objeto cientos de veces. Lo reconozco.

Pero los mercados son diferentes. Hasta el aire que les rodea es diferente. Y como buena madrileña llevo el Rastro en mis venas, conozco gran parte de sus más de 3000 puestos y pasé mi adolescencia saludando cada domingo a Eloy Gonzalo.

Sin embargo, he de confesaros algo… Hace casi un año conocí, de manera casi fortuita, un mercado que me enamoró y que me hace serle infiel al Rastro. El Mercado de Motores.

Ubicado en el Museo del Ferrocarril, este mercado se proclama como estandarte de la cultura vintage y la segunda mano; compartiendo el espacio con viejos trenes situados en las vías. Un lugar único, diferente; que cada segundo fin de semana de mes se llena de música, artesanía, fotografía, muebles, ropa e incluso alimentos.

El mercado se divide en dos zonas bien diferenciadas. Fuera, los particulares; gente que desea sacar algo de dinero con todo aquello que se guarda en el desván del abuelo. Cámaras antiguas, viejas botellas de refresco o cervezas, mantelerías… Y mil y un objetos que te traerán recuerdos de otras épocas, que removerán tu alma infantil… Eso sí, recordad que las gangas vuelan, por lo que os toca madrugar.

Dentro, los profesionales. Un paseo entre los más variopintos objetos; caminar entre viejos trenes mientras contemplas ropa, zapatos, muebles, objetos de decoración, dulces… E incluso la posibilidad de apuntarte a un huerto ecológico. Todo esto rodeados por música en directo. Un lugar, una experiencia inspiradora que puedes terminar sentado en la terraza, tomando una buena cerveza, un mojito, un gin tonic… O un refresco si prefieres no tocar el alcohol. Y, por supuesto, acompañado de una hamburguesa, una pizza, etc…

El Mercado de Motores es un imprescindible, un lugar único, diferente, que engancha y que, tanto si compras algo como si no, te dejará un gran sabor de boca. Estoy segura de que mi amado Rastro comprenderá que le sea infiel un fin de semana al mes. El resto de los domingos me tiene disponible.