Reseñas de Miradas Perdidas

Hola a todos,

Como sabéis el 2 de julio salió mi nueva novela, Miradas Perdidas (No me hagáis repetir eso de… ¿No lo sabes aún? ¿no lo tienes aún? Pues ya sabes, click aquí y ya es tuyo). Y ya sabéis que participo en el concurso Amazon Indie 2017. Y también sabéis que llevo desde que se publicó en el top100 de mi categoría y estuve una semana en el top100 general (todos los que os movéis por este mundillo sabéis lo difícil que es 😀 ). Y también sabéis que “he hecho una oferta que no podréis rechazar” (click aquí). Y también mi querida Reina Lectora, ¿Os la he mencionado alguna vez :p ?  hace un sorteo que no os podéis perder (info aquí). ¿Veis la de cosas que sabéis? 😀

Pues ahora… Al grano. Estas entradas me encantan… Aquí iré poniendo las reseñas que le van haciendo a Miradas Perdidas (y así también podréis ir viendo cuantos libros de Remiendos del pasado quedan disponibles 😉 ).

bicos

 

 

Y si después queréis seguir leyéndome, mirad las reseñas de Sueño de Cristal y en breve os pondré aquí las de Remiendos del Pasado.  🙂

Leer y comentar tiene regalo

Hola a todos,

¿Cómo está yendo la semana? La mía agotadora… ¡¡Y no llevamos ni dos días!! Pero entre el trabajo y la promoción de mi nuevo libro (A estas alturas ya todos sabéis que Miradas Perdidas ya está disponible aquí)…

Y hoy os vengo hablar precisamente de esto último… Sorpresaaa…. Vale, lo sé… últimamente solo hablo de esto, pero es lo que tiene acabar de sacarlo y estar participando en el concurso de Amazon.

Muchas veces os he dicho lo agradecida que estoy a los blogueros por ayudarme y hoy me he decidido a tirar la casa por la ventana. ¿Cómo?

Pues he reservado 30 36 ejemplares en papel de mi primer libro, Remiendos del Pasado para vosotros (sí, antes eran 30 pero vuelvo a mi idea original, de uno por cada año de mi vida. Al principio quería un número redondo pero visto que levanta suspicacias… Pues ya está) . ¿Cómo conseguirlos gratis? Muy fácil…

Adquiere mi libro “Miradas Perdidas”, mándame el justificante y escribe una reseña en tu blog y en Amazon… Y ya está. Bueno… no, hay una cosita más. La reseña tiene que estar subida antes del 15 de agosto. 😀

¡¡Corre que vuelan!!

Por motivos logísticos (y económicos, que no es cuestión de que me arruine) el libro en físico es solo para España… Pero, no os preocupéis, si vivís fuera me comprometo a mandároslo en digital cuando vuelva a estar disponible en Amazon. 😀

¿Os apuntáis?

Miradas Perdidas: Dossier

Miradas Perdidas ha comenzado su aventura y lo ha hecho de una manera increíble. Directo al top 100 tanto en general como en sus dos categorías. Increíble.

Hoy os quiero dejar un precioso dossier que ha hecho la Reina Lectora (si eres autor deberías contactar con ella sin dudarlo). Podéis descargarlo sin problema 😉 Y si después queréis darle una oportunidad a mi libro… Solo tenéis que hacer click en la imagen de la portada 😀

Dossier Miradas Perdidas

Miradas Perdidas: significado de los nombres

Hola a todos… Ya estamos aquí otra vez. ¡¡Por fin ha salido Miradas Perdidas!! Y estoy como loca… ¡¡Qué nervios!! Tengo un nudo en el estómago a la espera de que lo vayáis leyendo… A la espera de vuestros comentarios (ya sabéis, comentad en Amazon y Goodreads, por fiiiiiii…).

Mientras os voy a poner una pequeña anécdota… El significado de los nombres de los protagonistas. Primero lo que significan en general y luego lo que significan para mi 😉

ALDARA:

Aldara es un nombre de origen germánico derivado de “Aldewara” y compuesto por “ald-” que significa “viejo, respetable, eminente” (raíz también de “old” en inglés) y “-war”, “sabio”.

Aldara ha sido un nombre utilizado sobre todo en Galicia ya que allí fue muy importante la figura de Doña Aldara Eriz, llamada popularmente como Santa Aldara o Ilduara. Doña Aldara Eriz fue una dama noble y poderosa en la Galicia del siglo X. Estaba casada con el conde Gutier Menéndez y fue la fundadora de los monasterios de San Salvador de Celanova y Santa María de Vilanova en Vilanova dos Infantes. También fue la madre del ilustre San Rosendo, abad y fundador de varios monasterios, obispo de Mondoñedo y virrey del rey asturleonés Odón II.

La festividad de santa Aldara se celebra el 20 de diciembre.

Los nombres de Aldara e Ilduara han sido interpretados como variantes del mismo nombre durante mucho tiempo, de ahí que Santa Aldara y Santa Ilduara se refieran a la misma persona. Estudios modernos apuntan a que en realidad se trata de nombres con etimología distinta. Así, se cree que Ilduara procedería de “Hildewara”, formado por los elementos “hild-“, cuyo significado es “guerrero”, y “-war”, “sabio”.

En la Galicia actual el nombre de Aldara se ha recuperado y está ganando en popularidad como nombre regional. No se trata Aldara de un nombre propiamente gallego pero sí de tradición gallega.

Aldara es un nombre rotundo y dulce a la vez, el nombre de una gran dama.

¿Qué significa para mi? ¿Por qué elegí este nombre? Os voy a ser sincera… Miradas Perdidas surge de una escena que escribí hace unos años y que había dejado en mi cajón de cuadernos esperando su turno… Y en esa escena la protagonista se llamaba… Antía. Pero claro… Ya tenemos una Antía en Sueño de Cristal, no era cuestión.

Tenía algo claro, tenía que ser un nombre gallego. Es una manera de homenajear a una tierra que llevo siempre conmigo, latiendo en mi sangre. Y, además, con mucha probabilidad no encontraréis muchas protagonistas así.

 

RAUL

El nombre español «Raúl» proviene del francés Radulfo (no confundir con Rodolfo), o del latín Radulfus y Radolfus, y estos del nombre germano Raðulfr, que en alto alemán antiguo está compuesto por el prefijo raðrad o rat, que significa ‘aconsejar’, y del sufijo wulf o ulfr, que significa ‘lobo’. Así pues, el nombre significa en origen ‘poderoso consejero’ o ‘consejero valiente’.

Raúl es un nombre de tradición francesa cuya influencia llegó a Cataluña en el siglo VIII en la forma Radulfus y Radolfus.

Con la conquista normanda, el nombre se exportó a Inglaterra, donde en el siglo XVII adquirió su forma moderna de Ralph, que a principios del siglo XX pasó a Alemania como Ralf.

 

¿Y por qué este nombre? esta respuesta es muy fácil. Raúl es mi nombre favorito de chico. Si hubiera tenido un niño le hubiera llamado así. Y, también, es el nombre que mis padres me hubieran puesto a mi si hubiera sido un chico jejejeje.

 

Así que… eso es todo. Conocéis un poquito más sobre Miradas Perdidas… Ahora os toca leerlo y decirme qué opináis… ¿Cómo? Muy fácil… Click en la foto.

 

Miradas perdidas: comienzo

Hola a todos,

¿cómo se presenta el finde? el mio con muchos nervios… Porque sí, ya llega. Tantos meses de trabajo, tantas ilusiones puestas, tantos momentos de bloqueo, tantas veces de ponerse de nuevo en pie… por fin llega el momento cumbre… Que no el final. Todo lo contrario. Ahora llega el momento de la publicidad, el marketing… Esas cosas que sabéis que me “encantan” (matadme, por piedad). Pero bueno… como sé que me queréis (un poquito aunque sea) estoy segura de que me ayudaréis a llegar a más gente (recordad que hay un concurso en juego 😉 ).

Y para que abráis boca, para que estas 48 horas (algo menos) se os haga menos duras (tengo que fanfarronear un poco, perdonadme… 😛 ), os voy a dejar cómo comienza Miradas Perdidas. Espero que os guste. bicos, sed felices.

 

CAPÍTULO 1: LAS NOTAS…

Llovía. Diluviaba de una manera casi apocalíptica. Normalmente le gustaba la lluvia pero precisamente ese día no estaba de humor. Había tenido que llevar el coche al taller. Sintió un escalofrío recorriéndole el cuerpo al recordarlo. Si solo hubiera sido el cristal y los faros rotos se hubiera cabreado, y ya está. Pero esa maldita nota insertada en el parabrisas la hizo estremecer. Había sido lo primero que le había llamado la atención al ver su coche aparcado en el parking. El brazo del limpia estaba roto, apuntando al cielo, con la nota clavada como si la estuvieran apuñalando.

La editorial le había ofrecido un coche mientras el suyo estaba en el taller. Nadie se explicaba cómo era posible que alguien entrara en el garaje de las oficinas durante la mañana y, a plena luz del día, hubiera hecho todo eso sin que el guardia lo viera.

Les había dicho que no hacía falta. Y ahora se regañaba a sí misma. Ella y su maldita autosuficiencia. Aunque no era solo eso. No podía quitarse la idea de la cabeza de cómo habría entrado esa persona al parking privado de la empresa. Tenía que ser alguien de dentro. Prefería moverse en taxi o en transporte público.

Se sonrió a sí misma. Se puso la capucha y salió del edificio con paso decidido. No iba a dejarse llevar por el miedo. Se negaba en redondo. Atravesó la plaza y se dirigió a la calle principal. Se volvió para mirar hacia el alto edificio que rasgaba el cielo de Madrid. Varias ventanas estaban iluminadas. Un escalofrío le erizó los pelos de la nuca. Otra vez esa maldita sensación de que alguien la observaba. Por mucho que aquel policía le hubiese quitado importancia diciéndole que había sido un simple acto de vandalismo… Ni siquiera había cambiado de opinión cuando le había dicho lo de los mails y mostrado la nota.

Un rayo iluminó el cielo. La tormenta iba enfureciéndose por segundos. Decidido. Cogería un taxi. Si no, llegaría aún más empapada a casa y ya lo estaba bastante. Además, necesitaba llegar pronto, darse una ducha, ponerse algo calentito, hacerse algo rápido para cenar, tirarse en el sofá, bajo la manta y ver algo lígero en la televisión.

No tardó mucho en parar un taxi. Y antes de lo que esperaba había atravesado Madrid y el coche se paraba delante de su portal. Agradeció que el hombre no se hubiera empeñado en mantener una conversación. No tenía ganas. Solo quería quitarse sus zapatos y olvidarse de todo.

La tormenta había ido aumentando desde que había cogido el taxi. Corrió hasta el portal. Lo abrió y se sacudió levemente. Estaba helada. Vio que tenía el buzón lleno. Cogió todo lo que había sin mirar y subió a su casa. Tiró el correo encima de la mesa y se dirigió directa a la ducha. El agua caliente sobre su cuerpo la relajó y le hizo olvidarse de todo. Enfundada en su albornoz se dirigió a la cocina. Pilló una cerveza del frigorífico y volvió al salón. Una de las mejores cosas de vivir sola era poder andar el albornoz o en ropa interior por la casa. Algo bueno tenía que tener esa maldita soledad.

…. CONTINUARÁ el 2 de Julio 😉

 

El concurso Amazon y yo

Hola a todos,

Aquí estamos otra vez, colándome en vuestro tiempo, dándoos las gracias por dedicar unos minutos a leerme. Sí. Siempre quiero decíroslo y luego se me olvida. Y es que cuando escribimos y soltamos nuestras “reflexiones”, relatos y demás a la red siempre damos por supuesto que es digno de ser leído y comentado… y muchas veces nos olvidamos que todo el mundo tiene su tiempo, su agenda loca, etc… Así que antes de meterme a contaros mi rollo habitual, GRACIAS por compartir este tiempo conmigo.

Bueno… Vamos al tema. Llegó el verano y con él llega la locura en forma de Concurso Amazon (este año renombrado como “premio literario 2017”). Ya os hablé de mi experiencia en los dos primeros meses de concurso del año pasado (Ya sabéis, click aquí si queréis leerlo). El último mes, del que no os hablé, fue igual de intenso y con muchas alegrías al descubrir que muchos blogs y páginas (Algunas tan relevantes como Eriginal Books) ponían a Sueño de Cristal como finalista. Al final no lo fue pero la experiencia fue única.

Y aquí estamos otra vez. Cuando terminé el Concurso empecé a escribir la segunda parte de Sueño de Cristal. Los que me conocéis desde antes de la publicación de este libro sabéis que no tenía muy claro si hacer una segunda parte del mismo. No soy mucho de biologías (menos aún de trilogías). Creo que muchas veces (¡ojo, digo muchas veces, no siempre!) las sagas alargan innecesariamente historias solo por intentar estirar algo que creen que ha funcionado y no aportan nada nuevo. Siempre dije que haría una segunda parte si venían las musas (¿existen las musas? Mmmm… creo que eso da para otro post), segundo si creía que la historia que quería contar aportaba algo nuevo, no una repetición de la primera novela y tercero si la obra era tan buena o mejor que Sueño de Cristal.

Pues así me encontraba yo, con mil historias en la cabeza, con Antía diciéndome que quería que siguiera con su historia… Cuando releyendo viejos cuadernos… me encontré con una escena que había escrito años atrás y había dejado aparcada esperando su momento… Y Aldara me gritó con fuerza. Aldara y Raúl estaban ahí, agazapados guardando su turno. Pero son dos personajes fuertes, con rabia, muy impulsivos… y no querían estar más tiempo allí, en el cajón. Querían que os mostrara su historia.

Y yo que nunca fui de marcarme fechas (soy una escritora alocada e impulsiva, creo que a la inspiración no se le pueden poner horarios…) decidí que quería terminar esta historia para presentarla al Concurso.

Eso me conllevaba dos retos.  Primero el que ya os he dicho. El tiempo. Porque tenía que escribirla, repasarla, re-escribir lo que está mal, que lo lean tus lectores cero, que te lo corrijan, la portada, sinopsis, maquetarla… Una verdadera odisea con un tiempo que se agota rápidamente…

Y el segundo… Tras la gran acogida que tuvo Sueño de Cristal no podía presentar algo que no estuviera a su nivel o más alto… ¿Lo he conseguido? Realmente quienes tienen que decidirlo sois vosotros. Eso sí, ya os lo advierto, es una novela completamente diferente al anterior.

Este post se llama “El concurso Amazon y yo” y os estoy contando un rollo sobre mis libros… Claro, que tienen relación. Por supuesto… Pero este post iba a hablar de mi relación con este concurso. Muchos compañeros escritores están escribiendo grandes entradas en sus blogs explicando por qué se presentan y por qué no… todas opiniones muy válidas y que yo apoyo porque son decisiones pensadas y meditadas y razonadas. Nunca hay una verdad absoluta, nunca llueve para gusto de todos y nunca podemos decir que nuestra decisión es la correcta. Porque cada uno nos encontramos en nuestro punto del camino y todos son muy respetados y maravillosos.

¿Por qué me presento yo? Primero porque creo que Miradas Perdidas puede sorprender, porque cumple mis expectativas (y diréis, claro, es tuyo… pero no… muchas veces somos nuestros más feroces críticos). Segundo porque una vez que tienes una obra con la que te sientes bien (y ya os contaré en otro post que no ha sido un proceso fácil) el concurso amazon da una oportunidad, da una visibilidad… que no encuentras en otro lado.

Sé que es díficil, son dos meses de matarte a publicitarte…. y yo quiero buscar maneras originales, no quiero volveros locos, no quiero aburriros… Lo voy a intentar, de corazón. Y quiero que os sintáis integrados en este proceso… Si tenéis una idea, si queréis compartir algo, etc… yo solo puedo volver a daros las gracias. Porque ser finalista en este concurso depende en gran parte de vosotros. Porque Amazon lo dice claro: los finalistas se elegirán por viabilidad comercial. No lo ocultan. Nos importan más las ventas que la calidad. Y no, no me vais a ver criticándolo. Porque es su concurso, son sus normas, y somos nosotros los que decidimos o no apuntarnos.

Así que el día 2 de julio Miradas Perdidas sale a la venta y dependo de vosotros para tener opciones. ¿Cómo me podéis ayudar?

  • Comprando el libro (lógico)
  • Compartiendo fotos del libro
  • Usando el HT #MiradasPerdidas
  • Diciéndoles a vuestros amigos y parientes que compren mi libro
  • Y todas las maneras creativas que se os ocurra.

Yo intentaré correspondéroslo. Gracias de corazón, otra vez.

¿Seguimos soñando juntos?

Miradas Perdidas: sinopsis…

¡¡Buenas a todos!!

¿Cómo se presenta este viernes? ¿Qué planes tenemos para este fin de semana?

Hoy os traigo algo que muchos me habéis pedido desde que empecé a hablar de Miradas Perdidas… La sinopsis.

Algunos ya la conocéis debido a un vídeo que colgué el otro día en facebook y que os recuerdo tenéis hasta el domingo para participar en el sorteo que os anuncio en el mismo 😉

Espero que os guste y que os haga abrir boca mientras llega el día 2 ¿Os había dicho ya que el 2 de julio sale a la venta? 😛

Aquí la tenéis:

 

«Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas de forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias errecciones en los santos varones».
Cuando Aldara, una escritora de éxto que vive encerrada en sí misma, empieza a recibir notas de este tipo, la Policía no le da ninguna importancia. Sin embargo, ella sospecha que detrás de estas cartas se esconde algo más.
La casualidad la lleva hasta Raúl, un detective harto de su trabajo y desengañado de la vida.
El destino lleva años jugando con ellos. ¿Serán capaces juntos de enfrentarse a todas las heridas pasadas? Y, sobre todo, ¿conseguirán descubrir quién es el acosador de Aldara antes de que sea demasiado tarde?
Una carrera contrarreloj cuyo ritmo lo marca un espectador entre las sombras.
¿Qué os parece? Bicos, sed felices

Miradas Perdidas: Banda sonora

Hace unos meses, mientras escribía mi nueva novela, Miradas Perdidas, decidí que quería que la gente que me había estado apoyando en estos años formara parte de la misma. Mi pequeña manera de daros las gracias… Y pensé en cómo hacerlo, cómo hacer que esta nueva novela tuviera algo vuestro.

Y de pronto lo supe… ¡Íbamos poner música a la novela! Y os pedí que me dijerais que canciones os gustaría que aparecieran.. fueron tantas… Mil gracias. Nunca esperé esa reacción. Pero eran demasiadas para ponerlas en el libro. Así que hice una encuesta.

Las canciones que fueron elegidas están en la novela… Y alguna adicional.

Y esta es la lista en Spotify (es mi primera vez en esta aplicación… Espero hacerlo bien 😛 ). Espero que os guste. ¿Cuál es vuestra favorita? ¿Alguna os trae algún recuerdo en especial?

¡Y RECORDAD… EL 2 DE JULIO PODRÉIS ADQUIRIR MIRADAS PERDIDAS!