La feria del libro Vs Los autopublicados

La feria del libro de Madrid es, probablemente, el evento literario del año (junto con Sant Jordi). Miles de personas se amontonan en el paseo de coches del Retiro para ver a sus autores favoritos; incluso muchísimas personas vienen de fuera de la Comunidad simplemente para asistir a la feria.

El sábado 27 se inauguró. Y entre los muchos asistentes estuvo un amigo mío. Os digo lo de mi amigo porque me mandó una serie de fotos, entre ellas, para mi sorpresa aparece el actor Antonio Resines firmando un libro, una biografía suya.

Al ver el listado de “autores” que van a firmar durante estos días me encuentro, también, nombres como Andy y Lucas (sí, el grupo de música que un verano nos martilleo con su canción “tanto la quería”) o el actor Pablo Rivero (de Cuéntame).

Y no digo yo que no escriban bien. Los que escriban ellos, claro. Podría hacer una reflexión sobre por qué se forman esas colas enormes para que les firme un libro (que, como ya he dicho, muchas veces ni han escrito) el famoso de turno mientras muchos grandes escritores solo reciben unas cuantas visitas en su caseta. Pero no… Mi enfado no va por esa parte (y mira que tendría motivos).

El problema llega cuando año tras año la Feria del libro de Madrid se dedica a vetar a los autopublicados. Las grandes editoriales que son las que manejan el cotarro censuran a las pequeñas editoriales que se dedican a la autopublicación y tampoco dejan que los autores, por su propia cuenta, alquilen una caseta en la feria. ¿el motivo? No. No me vengáis con la calidad de las obras. Porque hay dentro de la autopublicación hay muy buenos escritores que miman mucho sus obras.

Me parece increíble que los autores indies tengamos que estar constantemente teniendo que demostrar nuestra valía. La música y el cine indie es valorado por todo el mundo, pero cuando hablamos de los libros… Es otra historia.

A la feria del libro no le importa la calidad de nuestros escritos. No. Es una manera de no darnos voz porque les estamos robando parte del pastel a las grandes editoriales. Porque no aceptamos que tengamos que recibir solo el 10% (en algunos casos mucho menos) por nuestros libros; porque son nuestros hijos y queremos controlar el proceso del mismo, poder decidir el precio, poder decidir cuando hacemos ofertas, poder elegir nuestra portada, etc…

Sigue habiendo gente que piensa que si te autopublicas es porque no te ha cogido ninguna editorial. Lo siento. Yo nunca mandé mis libros a ninguna. Todo lo contrario, han venido ellas a mi y como ya he tenido bastante experiencia con mi primer libro… No me convencen.

Y no os creáis que somo pioneros, no.

Jane Austen, por ejemplo, autopublicó en 1810 su libro Sentido y Sensibilidad; Marcel Proust Los placeres y los días y  En busca del tiempo perdido; Virginia Wolf creo su propio sello editorial debido a que nadie quería publicarla; ¿os suena El cuento del conejo Peter, de Beatrix Potter? Pues lo autopublicó porque los gastos de impresión de la ilustración eran “demasiado” caros para un cuento infantil; Edgar Allan Poe también tuvo que autopublicarse…Podíamos seguir con Pio Baroja, Ernest Hemingway, Walt Whitman… Pero, ¿nos vamos a alguien más moderno? ¿Qué os parece Jorge Bucay? Su primera novela Cartas para Claudia fue autopublicada.

Pero no os creáis que una vez que publican con editorial deciden quedarse en ellos para siempre. No. Muchos autores han decidido volver después a la autopublicación.  En 2015, Paulo Coelho autopublicó dos de sus libros en inglés a través de Amazon; también hay autores que deciden convertirse en híbridos. Es decir, usan una editorial para el papel y conservan sus derechos en el digital, donde se autopublican.

No os voy a seguir dando el coñazo con este tema, ya en su momento hable de los inconvenientes de cada una de las opciones (click aquí para leerlo).  No. Simplemente alzar mi voz en contra de que se censure a la literatura indie en el evento literario del año. Y sí, es el único en el que se nos censuras. Para muestra, recordaros que este Sant Jordi estuve firmando mis libros en plena Rambla de Cataluña.

Y todo esto para deciros que no estaré firmando libros en la feria del libro… Aunque probablemente vaya Pero voy de visita el fin de que viene. El día 3 de junio estaré por ahí 😉 Si vais y os interesa alguno de mis libros, avisadme y hablamos para quedar. Además, si me llegan a tiempo, podrás obtener un marcapáginas de mi próxima novela en exclusiva ((¡¡Notición!! sé el primero). Si no voy o no vais… Tenéis otra opción de conseguir mis libros dedicados… Por motivo de la feria del libro, os lo mando sin gastos de envío.  Págalos por paypal (haz el pago al mail: martasebastianperez1981@gmail.com) y recíbelos en tu domicilio:

  • Remiendos del pasado 10 Euros
  • Sueño de Cristal 14 Euros
  • Remiendos del Pasado y Sueño de Cristal 24 Euros.

Y os recuerdo que hay un concurso activo, más información en este mismo blog 😉

 

bicos y sed felices

¿Machismo o no?

Hace unas semanas salió un vídeo que creo cierta polémica. En él una chica empezaba a decir las frases que nos van diciendo a las mujeres desde nuestra infancia y conllevan un machismo arraigado en nuestra sociedad… Y sí, es cierto que vivimos en un mundo en el que aún no somos iguales, que nos queda mucho camino por recorrer… Las mujeres en la empresa privada suelen ganar menos, hay menos puestos directivos de mujeres y cuando una mujer llega alto siempre escuchamos la frasecita de las rodilleras y demás. Yo he ido a entrevistas en las que me han preguntado sobre mi situación sentimental o si me planteaba tener hijos o no. He tenido que aguantar comentarios si mi falda era más o menos corta, si quedaba con diferentes chicos, etc…

Pero veo ese vídeo y me cabreo. Porque mezcla cualquier comentario. Porque me considero una mujer fuerte, luchadora y comprometida… y de pronto… ¿que no puedo llamar princesas a mis hijas? ¿No puedo decirles que son preciosas? Pues sabéis qué os digo… que las llamo princesas, las llamo mis guerreras, les digo que son lo más bonito de mi mundo y que son listas, buenas y el centro de mi mundo. Y no son comentarios machistas. Y a mis hijas les gusta jugar a las princesas, a cuidar a sus “bebés”, a hacer carreras, a jugar con los coches, a pintarse las uñas de azul como su madre, a dar patadas a un balón… y veo a mi sobrino y le dio que es el niño más bonito del mundo, que es mi principe… y que tenga cuidado con sus primas que son unas locas.

Hace tiempo una escritora (cuyo nombre no quiero recordar) me dijo que las niñas NO tenían que ver ni leer los cuentos de Disney porque inculcaban malos principios… yo es que como no dejo la educación de mis hijos solo a Disney… pues sí, claro que no me gusta que en Cenicienta una ratona diga que coser es cosa de mujeres pero… ¿de qué año estamos hablando? Y sí, a mis hijas les encanta Bella, Ariel, Elsa y Ana, Rapunzel, Merida, Mulan… pero, ¿Sabéis cuál es la mujer que más les influye en su manera de ser? YO. Y soy mujer, madre, trabajadora, escritora, me encanta saltar en los charcos de agua con ellas, contarles cuentos, hacer manualidades, hacer galletas… y decirles que pueden ser lo que ellas quieran, que tienen que luchar por sus sueños… y que siempre serán mis bonitas princesas.

Mi reto literario: 50 libros en 12 meses

Muchos de vosotros sabéis que hasta finales de Noviembre casi no pude leer nada debido a que me estaba preparando unas oposiciones. Cuando terminé lance a twitter (seguidme: @martasebastian ¡muy fácil!) que me pusieran un reto para que me leyera en 12 meses y salieron 50 libros… Según los vaya leyendo iré actualizando la lista… Algunos los estoy leyendo a la vez…Bueno, a la vez no… Intercalándolos. Debido a los diferentes géneros o que los tenga en papel o en ebook. Espero que os guste. 😉 Si alguno os llama la atención, con solo dar click al título os mandará a su página en Amazon.es 😀 Y no os olvidéis de comentar!!

1. – Simplemente Perfecta de Miriam Meza (lee su entrevista aquí). Leído y comentado en Amazon.

2.-Luz, requiem por un skinhead de Lars w.Jacokson (#remajo) Leído y comentado en Amazon

3.- Interiores. De Lluís Llurba Torre. Leído y comentado en Amazon

4.- El Sueño de Ruby de Helena Pinen (Podéis leer su entrevista aquí). Leído y comentado en Amazon.

5.- Un regalo familiar de Marta Martin (Podéis leer su entrevista aquí #remaja). Leído y comentado en Amazon

6.- Contrato sin preaviso de Juliette Sartre (#chicasTagus, podéis leer su entrevista aquí) Leído y comentado en Amazon.

7.- Indomable de Antonio Orozco Guerrero (#remajo, podéis leer su entrevista aquí). Leído y comentado en Amazon

8.- Amor de Reality de Marcos Nieto (#remajo) Leído y comentado en Amazón

9.- Sexoenlared.com de Celia Velasco. Leído y comentado en Amazon

10.- Cada día te espero a ti. De Pat Casala. Leído y me falta el comentario en Amazon.

11.- El mundo contigo.- De Joana Arteaga. (Podéis leer su entrevista aquí). Leído y comentado.

12.- Juntos somos invencibles. De Joana Arteaga. Leído y comentado.

13.- La princesa de Central Park de Joana Arteaga. Leído y pendiente de comentario en Amazon.

14.- Las pelirrojas también se enamoran de Jossy Loes. Leyendolo actualmente.

15.- Naturaleza de una obsesión. Libro 1. de Martina Bennet. Lo pongo en la lista pero no lo contaré en mi lista de libros porque he sido incapaz de terminarlo.

16.- Preñada de Laia Rommel.

La importancia de los comentarios

Muchas veces os he hablado de cuanto odio hacer promoción de mis libros, las horas intensas que los escritores emergentes (Autopublicados y de pequeñas editoriales) nos tenemos que pasar delante del ordenador (o el móvil), las vueltas que le tenemos que dar a la cabeza para buscar una manera original de publicitarnos… Porque sí, yo también odio los mensajes repetitivos… Pero no quiero alargarme en este tema del que ya os hablé en el post Odio promocionar. Así que vamos al tema que nos interesa hoy: los comentarios en Amazon y Goodreads.

Amazon es la plataforma por antonomasia para que nosotros, los autores que queremos hacernos un hueco en este mundo, nos demos a conocer. No os voy a aburrir con estadísticas sobre su nivel de ventas ni comentar su importancia para todos los que, como yo, hemos elegido la autopublicación. No. De eso podéis encontrar mil artículos diferentes por internet… Bueno, seguro que de esto seguro que también hay miles…. Pero me apetece hablar y punto.

No me enrollo más, que si no os aburrís y el mensaje que os quiero transmitir es muy sencillo. Los escritores os necesitamos. Sí. Un autor indie o emergente tiene muy difícil llegar a gente que no le conozca.

Primero por la desconfianza general de la gente. Somos de naturaleza desconfiados y nos cuesta arriesgarnos. Y eso de gastarse 2’99 euros (precio habitual de los ebooks y de lo que ya hablé en el post ¿cuánto cuesta un ebook?) en un desconocido… Como que parece que les da alergia. Aunque luego se traguen bodrios increíbles debido a que el autor (o, al menos, el nombre que figura en la portada) es famoso.

Y, lógicamente, nosotros no tenemos una gran campaña de marketing. No salimos en las noticias ni en los periódicos. No nos ponen grandes carteles en el Corte Inglés o en la Casa del Libro o FNAC. No.

¿Sabéis cual es nuestra mejor campaña de marketing? ¿Sabéis quién puede hacer que se nos conozca? Vosotros. Sí. Nuestros lectores. Todos los que disfrutáis de nuestras letras, que os sumergís en las historias que creamos con toda nuestra ilusión.

¿Y cómo? Primero, como es lógico, comprando nuestros libros. Segundo, poniendo algún tuit, algún post en facebook o en cualquiera de vuestras redes sociales. Tercero, una vez que lo habéis leído poniendo un comentario en Amazón, goodreads, la casa del libro… (principalmente en Amazón por todo lo que ya hemos dicho antes). Y cuarto, el boca a boca. Recomendándoselo a vuestros amigos e, incluso, si vais a regalarles un libro… ¿por qué no introducirles en el maravilloso mundo de los autopublicados? La mayoría de nosotros, incluso, los mandamos dedicados…

¿Que no sabes cómo hacer un comentario? ¿Que no compraste el libro por amazon si no que lo adquiriste dedicado o en algún evento? No pasa nada… Amazón permite los comentarios aunque no hayas hecho la compra por ellos (cosa de lo que algunos se aprovechan, luego os comento). Simplemente necesitas una cuenta y haber hecho alguna compra con ellos (da igual el producto).

Los productos se pueden valorar de 1 a 5 estrellas. Sois libres de poner las estrellas que consideréis oportuno, faltaría más. Yo solo os animo a que vuestra puntuación de estos autores emergentes sea de entre 4 y 5 estrellas. Sobre todo por todo el trabajo que conlleva escribir. Conozco a muy pocos escritores que se puedan dedicar solo a ello, la mayoría acompañamos este trabajo a otro de ocho horas que nos da de comer. Muchos, además, estudiamos e, incluso, tenemos niños (en mi caso dos bichas de 4 y 2 años)… Pero bueno… Eso es una opinión personal. Para poner menos prefiero no ponerlo.

No sabéis lo mucho que nos ayudaréis. Nos dais visibilidad. Nos recomendáis a cientos de personas. Y los que somos honestos con estos temas… Pues lo necesitamos mucho.

¿A qué me refiero con ser honestos? Aquí llega una de las partes oscuras de este mundo. Desde escritores que se crean cuentas falsas y se dedican no solo a ponerse comentarios positivos a si mismos si no también a ponerlos negativos a otros autores (los famosos trolls). También hay autores que aunque sus conocidos no hayan leído sus libros les piden que les escriban críticas. Esto puedo llegar a comprenderlo, aunque a mi no me guste. Los primeros comentarios son siempre de gente conocida, como es normal, aunque solo sea porque son los primeros en comprarte el libro. Aunque no os creáis… A veces hay que perseguirlos para que te pongan el comentario (sé que normalmente es por dejarlo para después y, al final… Nos pasa a todos).

Desconfío, por normal general, de la gente que de la noche a la mañana tiene 20 comentarios nuevos, muchos de ellos sin compra verificada y todos de 5 estrellas. Aunque solo sea porque es imposible gustar a todo el mundo… Si conozco a gente que no le gusta Gabriel García Márquez (pecado mortal), ¿cómo vamos nosotros, simples mortales, a conseguir que todo el mundo esté de acuerdo conmigo en que mi libro es el “más mejor” 😛 ). Y es que, aunque os sorprenda (o no, porque ya estamos acostumbrados a todo) hay gente que se dedica a hacer spam por privado para que le pongas un comentario, aunque no lo hayas leído, incluso que te dice qué poner… Con todo el morro del mundo… Y también hay gente a la que puedes pagar para que te ponga el comentario… Lo siento pero me niego. También hay escritores que leen a sus “competidores” (sí, lo pongo entre comillas porque no creo que sea así. El mayor rival de un libro NO es otro libro, no. Son los juegos en el móvil, la televisión, etc… NO otro libro) y se niegan a ponerles un comentario… Que no vaya a ser que tengan más comentarios que ellos. Yo leo y comento. Porque no puedo pedir lo que no doy.

¿Qué os quiero decir con todo este rollo? Fácil. Que los que no entramos en estos juegos… Pues necesitamos vuestros comentarios.

¿Cómo hacerlo? Fácil… ¿Veis la imagen de abajo (eligiendo un libro al azar, por supuesto :P)? Hacéis click y os va (¡sorpresa!) a la página de Amazon de mi libro. Allí veis que pone el número de comentarios que tiene. Otro click y allí ya está la opción de Escribir una opinión… Sencillo y rápido. Y nos ayudáis mucho más de lo que pensáis.

Sueño de cristal

¿Qué ya habéis leído mi libro? ¿Los dos? 😛 Pues genial, mil gracias… ¿Y si le echáis un ojo a todos los escritores que han pasado por mi sección El sueño de Escribir? Seguro que encontraréis libros que os encantarán.

Bicos, sed felices

El extraño mundo de twitter

Vivimos en el momento de las redes sociales y facebook y twitter lo lideran. Y yo, lo reconozco, me encantan, sobre todo twitter. Y actualmente, en esta gran aventura que es la autopublicación, son fundamentales. No os engañéis. Este no es un post de esos que invaden Internet explicándonos qué debes hacer para triunfar y conseguir miles de ventas a través de las redes. No. Como ya he dicho hay mucho y, la mayoría, no me suelen gustar.

En twitter parece haber una competición para conseguir más y más seguidores, da igual el “precio”, da igual la calidad de ellos. Y sí, he puesto precio entre comillas aposta. Porque, como todo el mundo sabe, puedes comprar seguidores, hay perfiles que se dedican solo a eso, a venderte seguidores. Decir que me parece muy triste eso es quedarse corto. Pero es que encima me parece estúpido, solo para elevar falsamente el ego. Y para ir por la vida como tuitstar y que otro montón de tuiteros que se mueven solo por “si tiene tantos seguidores, será por algo…” Pero no, no me refería a esos casos.  Es algo menos material…

Leía el otro día un articulo de esos de “Como conseguir tropomil seguidores en twitter”, Lo primero que decían era: Sigue cada día a cien personas, a los dos días si no te han hecho Followback, deja de seguirles. Únete a los HT como #lunesDeConseguirSeguidores y demás… Y yo me pregunto… ¿Y la calidad? ¿De qué nos sirve tener tantos seguidores si no interacctúan, si no son nuestro público objetivo?

Os voy a dar un ejemplo. Cada día me siguen varios escritores, muchos de ellos de los que no he oído hablar en mi vida. Me siguen y en eso se basa toda notificación de ellos. No saludan, no marcan fav, no comentan ningún tuit… Nada. Y, lógicamente, a los pocos días se van como han venido. Algunos seguro que indignados… Y no os confundáis, sigo a muchos escritores… Primero porque son mis amigos, segundo porque los admiro y tercero porque me gusta lo que escriben. Pero mi decisión de seguirles o no, no depende de si ellos me corresponden. Lo que sí tengo claro es que si interactúan les sigo. No hace falta que sea algo constante, solo de vez en cuando. Porque para mi twitter se basa en eso… En hablar, en intercambiar ideas y anécdotas. Quizás esto me pasa porque yo no cree twitter para hacer spam de mi obra y cree mi cuenta mucho antes de publicar mi primer libro.

Otra cosa que no soporto de los escritores en twitter es el RT masivo. Esperad, que os explico. Grupos de escritores que, sin haberse leído unos a otros, se hacen RT a lo loco, llenando tu TL de los mismos tuits. No os confundáis, creo en la unión de escritores, creo en la ayuda mutua, pero una más real. Si seguís mi blog sabréis que mi apartado favorito es “El sueño de escribir” donde entrevisto a diferentes autores….  Y cuando hablo de diferentes autores, hablo precisamente de eso. No solo mis amigos, también hay varios que no conocía. Hace unos meses puse un post en facebook  ofreciendo mi espacio a los que quisieran aparecer. Porque hay muchos blogs que solo entrevistan o reseñan a autores que son sus amigos (o que son famosos)… . Es una opción, como cualquier otra.  También, en twitter, voy publicando mi #retoliterario poniendo los libros que voy leyendo (actualmente todos autopublicados) y una vez que los termino dejo mi comentario en Amazon. No creo en el RT masivo. Creo que hacen más efectos los tuits o promos propios recomendando un libro. Y, sobre todo, si es un libro que has leído.

Seamos claros, nuestro público objetivo son los lectores. Porque, por contradictorio que esto sea, los escritores no suelen ser grandes lectores (¡¡He dicho suelen!! Que seguro que otros muchos sí lo son). Sobre todo porque el poco tiempo que tienen (por desgracia, la mayoría de nosotros no podemos vivir de la escritura) lo dedican a crear historias y a publicitarse.

Otro de los consejos que suelen darte es interaccionar con un twistar o con algún famoso. Vamos… el peloteo de toda la vida. Yo solo digo que a algunos se les nota mucho… Y lo que no soporto son los cínicos. ¿A qué me refiero? Conozco escritores que ponen a parir, en privado, al escritor famoso de turno; para luego pelotearle en abierto con la esperanza de que les dedique un tuit y conseguir más seguidores.

Que sí, que todo es legítimo (la conciencia de cada uno va por otro lado) pero no es mi estilo. Y sé que podría tener más seguidores si hiciera esas cosas. Pero prefiero la calidad a la cantidad. Sigo a personas que me caen genial, personas que admiro, personas que es un placer leer, personas que me parecen muy interesantes… Personas que me aportan algo. Y eso es para mi lo importante. Sí Twitter es un modo de publicitarme, de llegar a gente que nunca imaginé que pudiera llegar… Y es una manera de que vosotros me conozcáis. Porque esa es otra cosa… Sí, soy escritora; pero también soy una loca del basket, del buen vino y la buena comida, familiar… Y todo eso se refleja en mi perfil. Con sus cosas buenas o malas. Soy lo que leéis.

Espero que nadie se sienta ofendido con mis post. Cada uno tiene su manera de manejar sus redes sociales. Y, cada uno, tiene sus motivos y sus objetivos. Y, como ya he dicho, todos legítimos. Yo busco otra cosa en twitter. No busco solo un numerito en mi cajón… Busco personas.

Gracias por leer. Sed felices. Bicos.

Londres

Artículo que publiqué originalmente en octubre del 2015. Espero que os guste. 

Es habitual, en esto tiempos que corren, que cuando alguien vuelve de un viaje, escriba en su blog un resumen de sus vacaciones. Un grito al mundo para explicar lo bien que se lo había pasado. ¿Quizás dar algo de envidia? No, eso soy yo que soy una malpensada.

Acabo de volver de Londres y he de reconocer que me ha encantado, ha sido una semana increíble. Pero la red ya está llena de artículos diciendo qué hay que ver y ensalzando las maravillas de esta magnífica ciudad. Yo no voy a hacer eso. No. Yo voy a enumerar las cosas que NO me han gustado. Así. Por llevar la contraria.

Primero: Estamos demasiado malacostumbrados a los hoteles en España. La relación calidad-precio de la que disfrutamos aquí se pierde en cuanto cruzamos la frontera. Yo sólo tenía un requisito; bueno, dos. Que estuviera limpio y que tuviera baño privado (no tengo yo edad para estar compartiendo baño con desconocidos y haciendo cola para la ducha). Y esos dos requisitos los cumplía. La wifi gratuita era un chiste. Al estar en la tercera planta (sin ascensor, genial el primer día con la maleta) la señal llegaba cuando le daba la real gana y de esa manera. E intenta no coincidir con otros clientes a la hora de la ducha que la presión del agua se quedaba en un hilito (o se gastaba el agua caliente). Lo dicho, conozco hostales de Madrid mejores y más baratos.

Segundo: El transporte. Lo primero el precio. Demasiado caro en comparación. Si te mueves por la zona A, bien; pero es tan pequeña que en seguida te sales y ahí llega el “hostiazo” a la Oyster (tarjeta transporte). Segundo, las líneas. ¡Qué manía con que se bifurquen! En serio, con lo fácil que es el metro de Madrid o de Barcelona… El día que llegamos había parte de la línea cerrada pero nada, ahí nadie informaba. Tuvimos que preguntar a tres personas diferentes para que nos informaran de cómo narices llegábamos a nuestra parada (una incluso nos dijo que no había forma). Por no comentar que el autobusero se confundió de camino. Me llamó muchísimo la atención que la gente esperaba al último instante para levantarse del asiento y salir en su parada, por lo que el “dejen salir antes de entrar” resulta muchas veces imposible. Y supongo que la falta de escaleras mecánicas es para compensar la grasa que se meten en los desayunos.

Tercero: El aeropuerto. Nada más llegar todo el mundo, da igual la nacionalidad que tengas, si perteneces o no a la UE, a pesar por el control de pasaportes (El DNI en nuestro caso) con las respectivas y largas colas. Estupenda manera de empezar un viaje. La vuelta… Otra maravillosa odisea llena de colas. Porque el histerismo lo domina. Soy la primera en estar a favor de los controles de seguridad pero el grado de alerta que hay ahí me parece excesivo. Y luego todos amontonados entre las tiendas a la espera de que pongan la puerta de embarque, que no se dignan en informar hasta 45 minutos antes del viaje. Todo para que compres.

Cuarto: La comida. ¿Alguien puede ir y enseñarles a hacer un buen café? Normal que estén siempre con uno en las manos, para ver si al décimo café al día les hace algo de efecto. El “fish and chips” es lo más soso que he comido en la vida y no exagero. Menos mal que Londres es la ciudad más cosmopolita que conozco y por todas partes hay puestos y restaurantes de comida de todas partes del mundo. De la cerveza caliente prefiero ni hablar.

Quinto: Nos han vendido la moto con la puntualidad británica y su educación… Es la mejor campaña de marketing que he visto. Puntualidad para cerrar, eso sí. Para empezar o abrir ya es otra historia. Y sí te puedes encontrar a gente de todo tipo… Pero comprendo porque hay tanta gente que se dedica a intentar que los parques, el metro o el propio río estén limpios. Un ejemplo: un día, a la entrada de una estación de metro estaban repartiendo latas pequeñas de coca-cola. La gente no tenía mejor sitio que dejarlas en los huecos de la escalera una vez que se la terminaban de beber. Y os aseguro que en la papelera entraban, que yo la eché ahí.

Espero no haberos echado para atrás si teníais planeado ir a Londres. Es una ciudad que merece mucho la pena pero, como todo en este mundo, tiene defectos. Estos son unos cuantos, ¿Virtudes? Esas las podéis ver en cualquier otro blog (o si tenéis dudas, podéis ver las fotos que he ido subiendo a Twitter).

Estos son las cinco cosas que no me han gustado de Londres; si escribiera las que sí, no acababa hoy.

Besos. Sed felices.  

Odio promocionar

Resultado de imagen de escritor indieSí. Lo siento. Lo odio. Odio las horas y horas que me tengo que pasar delante del ordenador y del móvil. Odio sentirme como si fuera spam… Lo odio. Me hace sentir fatal. Y encima siempre pienso que no sé hacerlo. Soy escritora. Lo mío es meterme en mi mundo y dejar que las letras llenen hojas y hojas, contar las historias que se me cuelan en la cabeza… no soy publicista, no soy experta en marketing…

¡Pero si ni siquiera sé usar programas para montar imágenes!

Os aseguro que he leído muchos artículos sobre el tema… Intentando ver en qué fallo, como mejorar… Como no incordiaros tanto. Y sé que muchos autores están igual que yo. Incluso peor…

Sí. Incluso peor. Porque me detengo a mirar algunas cuentas de twitter (se dice el pecado… 😉 ) y sé lo que no quiero… No quiero ser una de esas cuentas que sólo se dedican a hablar de su libro, sólo tuits promocionales, nada más. Y se pierden lo más divertido de twitter, que es charlar, que es intercambiar opiniones… Aunque reconozco que a veces me da la impresión de que algunas personas no me toman en serio como escritora porque me conocen como “amiga” o “compañera de twitter”. Siempre el mismo prejuicio de la autopublicación o de cegarnos con los famosos, con los escritores de siempre que están en los escaparates del Corte Inglés, la FNAC o la Casa del libro… Y no me digáis que no… Porque es así. Os pongo un ejemplo, a la hora de regalar un libro (las pocas personas que aún lo hacen) ¿elegís un libro autopublicado que os ha gustado o el de un famoso? Y como me digáis que lo primero, asumo que entonces los míos no os gustan (¡alah, sed sinceros!).

Bueno, volvamos a twitter y la autopromoción. También hay autores que bombardean a desconocidos mandándoles el enlace de su web, de su página web… Gente que ni te sigue… O que aunque te siga, no se dirige a ti más que para hacer eso… Para mandarte el enlace de su libro o su blog. Lo siento, pero no. Aunque bueno, a algunas les hace efecto, consiguen ventas, consiguen visitas a su blog… Quizás sea yo la equivocada. Quizás debería ser más agresiva.

Luego está facebook. Y me vuelvo loca. Me vuelvo loca porque actualmente tengo mi cuenta personal, la cuenta como escritora y mi fanpag… Y hay miles de grupos sobre literatura y libros… Agotador. Hacer publicidad en ellos, intentar hacer cosas diferentes… Y ojalá tuviera más tiempo para hacerlo. Ojalá tener más posibilidades…

Otra cosa que no soporto… Los tuits esos de “he publicado una foto en facebook”. Pues me parece muy bien. Odio, pero odio mucho, los mensajes automáticos. Hablando de mensajes automáticos, si vas a hacer un DM automático cuando la gente te sigue… ¡¡No pongas faltas de ortografía!!

Odio el marketing. Y no soy capaz de poner tuits o post que digan algo así como: “el mejor libro/thriller/novela negra/erótica… del momento” o “El libro del que todos hablan”, etc… O decir medias verdades… Si os contara… Pero no… Yo no estoy aquí para hablar de los trapos sucios que otros utilizan.. No. Yo sólo quiero hablaros de lo difícil que es la autopromoción.

Y dentro de la autopromoción hay algo que nos ayuda muchísimo a los autores… Y son los blogs literarios. Sí. He tenido alguna mala experiencia (por muchos es conocida mi anécdota de regalar un cheque regalo y que la bloguera se pille otro libro con el mismo o blogueros que te escriben exigiendo). Y sé que hay blogueros que han tenido malas experiencias con autores que se lo tienen muy subiditos… Pero no dejo que esas malas experiencias nublen mi visión global y puedo aseguraros que he conocido blogueras (lo siento, la mayoría son mujeres) increíbles que me han apoyado y que saben que pueden pedirme lo que quieran (bueno… sin pasarse… Que tengo aprecio a mis organos, jejeje).

Son muchas horas de trabajo. Cuando terminas de escribir un libro piensas que lo más difícil ha pasado… Ingenuos… No. Empieza algo incluso más agotador… La autopromoción. ¿Y tú cómo puedes ayudar a un escritor autopublicado? Fácil…

1.- Lo primero… Comprándole jejejeje Y si te gusta y tienes que hacer un regalo… La mayoría de los autores autopublicados dan la opción de que se los compres a ellos mismos y mandártelos dedicados (yo incluso te los envuelvo para regalo, jejeje). ¿Qué mejor regalo que un libro dedicado?

2.- Pon tu comentario en Amazon. Aunque lo hayas comprado en persona al autor puedes poner un comentario en el libro. Pero sólo un favor:  Si un libro te ha gustado… No pongas menos de 4 estrellas jejejeje

3.- Comparte. Difunde. El boca a boca es fundamental. Los autores os lo debemos todo. Sin vosotros nuestro trabajo no tendría sentido. Y también tenéis en la mano el animarnos a seguir por este difícil camino…

 

Muchas gracias por leerme. Muchas gracias por comentar (no digo nada jejeje). Muchas gracias por estar.

bicos, sed felices.

¿Cuánto cuesta un ebook?

Leo, con asombro, como mucha gente se queja del precio de los ebooks que están a 2,99 euros. Y también lo he comprobado este fin de semana cuando decidí que donaría un euro por cada venta de Sueño de Cristal que se hiciera este fin de semana (Prefiero no sacar conclusiones de por qué la gente piensa que las cosas se cambian con solo poner un estado en las redes sociales y ya está). Y me he puesto a pensar… ¿2,99 euros es caro? Vamos a ver…

1.- No os voy a hablar de las horas de trabajo no pagadas, escribiendo, revisando, releyendo… De las horas que le robamos a la familia y a descansar… Porque eso sería difícil de cuantificar..

2.- Aunque un libro sea autopublicado yo recomiendo que se contrate a un corrector externo. Yo lo hice con lector cero y estoy muy satisfecha con su trabajo. Su precio para una corrección ortotipográfica es 3,65Euros/1000 palabras. Una novela de 70.000 (Sueño de Cristal tenía unas pocas menos) costaría 255,5 euros.

3.- Maquetación. Es cierto que puedes maquetarlo tú sola. Pero considero que si los autopublicados queremos que nos valoren como profesionales, tenemos que rodearnos de ellos y buscar una maquetación profesional. Así que yo contrate a trabajobbie. En este caso el precio fue 208 paginas x 0,5 € =104 €.

3.- Portada. Yo tengo la suerte de contar con una gran profesional en mi familia. Mi hermana y mi cuñado son un gran equipo y me hicieron la preciosa portada que me tiene enamorada. Si no tienes esa suerte… Pues puedes hacerla tú misma. Con mucho cuidado. Porque o dominas bien la maquetación o puede salirte algo realmente horrible (y queramos o no, la portada es importante, mucho). Luego hay gente que se dedica a ello. Cobran entre 30 y 60 euros. Hay que tener cuidado porque muchas veces lo único que hacen es coger una imagen de un banco de imágenes libres de derechos y puede ocurrir que se repitan. Os pongo algunos ejemplos (para que veáis que no sólo pasa en los autoublicados). Y, sinceramente, a mi me cuesta reconocer un libro de otro. Os cuento algo que me ha pasado recientemente. Una conocida sacó un libro autopublicado. Pues cual fue mi sorpresa cuando a los pocos días vi una portada casi igual. ¡¡Un día en un post, casi contesto a la otra escritora al confundirme!!

Resultado de imagen de portadas de libros iguales

Hay muchísimas más. Si cotilleas por Internet lo podréis comprobar. Así que mucho cuidado. Yo, ahora mismo, ademas de mi hermana jejeje os puedo recomendar a Yeivit que os hace un diseño o ilustración única (yo ahora mismo estoy trabajando con él para una pequeña sorpresa que quiero daros y estoy muy feliz.

Así que tenemos la portada. Pongamos un precio (si decidís contratar del más barato) de 30 euros

4.- ISBN. No es obligatorio si sólo quieres sacarlo en ebook (amazon te proporciona uno gratis) pero si quieres sacarlo en papel y venderlo en librerías… el coste es de 45 euros.

5.- Registrarlo. Fundamental. Y sí, recomiendo hacerlo en el Registro de la propiedad intelectual. Creo que son 13,20 euros

Recopilémos… ¿Cuánto llevamos hasta ahora? 255,5+104+30+45+13,2=447,7 euros. 

Así que después de gastar todo este dinero. Vamos a kdp (sí, vamos a ser sinceros. Casi todos vamos a Amazón). Y allí nos encontramos con que el IVA de un ebook es el 21%!!

Amazon, dependiendo el precio del ebook te paga o el 35% o el 70% de las regalias (sin contar el IVA) así que nos encontramos con los siguiente:

  • Si el ebook cuesta 2,99 euros el autor gana 1,69 euros.
  • Si el ebook cuesta 0,99 euros el autor gana 0,39 euros.

Si a todos los gasto le añadimos la promoción… Las horas que gastamos los autores en las redes sociales para darnos a conocer… Pues va a ser que no nos vamos a hacer ricos con esto. Es más, es difícil que consigamos vivir solo con la escritura.

Hay autores que se cansan de la promoción y contratan a especialistas… Y aquí también hay que tener cuidado. Porque hay algunos que te cobran solo por poner unos tuits o post en su programa y ya está. Otros ofrecen hacerte reseñas o comentarios en amazon por un precio… No haré comentarios.

Pero también hay gente trabajadora y que se lo curra mucho. Hace booktours, lecturas conjuntas, entrevistas… Yo probé el booktour de La reina lectora y me encantó. Repetiré.

Después de todo esto… ¿En serio pensáis que un ebook a 2,99 euros es caro?

Bicos, sed felices (no os olvidéis de comentar y suscribiros a mi blog).

 

autopublicación Vs editorial

Leo en facebook (¿Aún no me sigues en esa red social? Mira mi página de escritora y dale a ME GUSTA, que estoy cerca de llegar a los 1000 y haremos un pequeño sorteo) que se ha abierto un debate entre los autores que autopublican y que publican con editorial. Es un debate que ya he escuchado en muchas ocasiones, he escuchado ataques de un lado para otro, he leído algunas razones (absurdas, lo siento, pero son así) para “demostrar” que un lado es mejor que otro… En fin…

Yo me muevo en 14915141_359258481089502_5486007122628481561_nlos dos mundos. Remiendos del pasado la tengo con una editorial en su versión digital (con Tagus, del grupo planeta… Ya que estás, puedes adquirirlo aquí); sin embargo, en papel lo vendo yo misma, por decisión propia (si tienes paypal, estás a un paso de tenerlo… aquí o en Amazón). Y Sueño de Cristal está, únicamente, en autopublicación (información aquí).

No os voy a hablar de las ventajas de cada una, no os voy a recomendar una u otra… No. Todo lo contrario. Os voy a decir las dificultades y problemas que te puedes enfrentar en cada una de las opciones.

EDITORIAL

Estás feliz. Una editorial te ha mandado un mail o te ha llamado y te han ofrecido publicar tu libro (en mi caso yo no lo busqué, no les mandé mi manuscrito… Vinieron ellos a mi) y, ¿Cómo no vas a estar feliz? Y tiene sus ventajas… Muchas. Pero de pronto también te encuentras con:

  • Ganancias muy pequeñas por cada uno de tus libros. Una compañera me llegó incluso a decir que le daban únicamente el 2% de cada una de las ventas (Descontando anteriormente el IVA).
  • Cobro de regalías una vez al año. En algunas ocasiones ni siquiera sabes, a lo largo del año, cómo van las ventas, no tienes posibilidad de control.
  • Deciden ellos el precio de tu libro, cuándo hacer descuentos, etc…
  • O eres un escritor de renombre o vas a tener que seguir haciendo la promo tú mismo.

AUTOPUBLICACIÓN

  • Tienes que cuidar muchísimo la ortografía. Recomiendo contratar los servicios de un corrector (en mi caso, conté para Sueño de Cristal con lector cero y estoy muy contenta con el resultado) porque hay muchas cosas que se te pueden pasar, porque por mucho que tú leas y releas tus manuscritos… Cuando empecé en esto no sabía ni la diferencia entre guión de dialogo y de hacer una lista, por poner un ejemplo.
  • Maquetación. Lo reconozco, yo no tengo ni idea de maquetación, yo escribo a mano, luego lo paso al ordenador y después… me vuelvo loca. Así que la maquetación, tanto para ebook como para papel me lo hizo Trabajobbie.
  • Portada. He visto portadas horribles, portadas con la misma imagen cogidas de los miles de bancos de imágenes que hay en internet… Y no se nos puede olvidar que las portadas son nuestra carta de presentación. Yo tuve la suerte de contar con mi hermana, una fantástica fotógrafa, y mi cuñado, Lander Arteaga (si os gusta mi portada y queréis poneros en contacto con ellos, sólo tenéis que decírmelo y os paso su contacto)
  • Prejuicios. La gente siempre piensa que si te autopublicas es porque no te quieren en una editorial y si no te quieren es porque no tienes calidad. Y no es cierto. Eso sería como decir que los autónomos tienen que montar su propio negocio porque nadie quiere contratarles… Y creo que no hay tontería más grande que ese pensamiento.

Como veis… En los dos lados hay cosas negativas, hay gente que decide una opción u otra, hay gente que ni se plantea elegir, hay gente que es híbrida y tiene unos libros en un formato y otros en otro… Pero lo importante son las letras que hay detrás de cada portada.

Y detrás de cada letra hay miles de sueños… Sueños que muchas veces terceros quieren romper o quieren aprovecharse de ellos… En los dos lados, en las editoriales y entre los autopublicados… Sí, sé que parece extraño en este lado. Pero hay mucha gente que quiere hacer dinero timando a autopublicados… Pero de ese tema ya hablaremos en otra ocasion.

 

No más violencia de género

Lo sé. Sé que hubo una generación que creyó que podría cambiar las cosas, que podía educar mujeres fuertes e independientes, mujeres que lucharían contra el machismo… Mis padres me educaron para ser libre, para ser independiente, para creer en mi y en mis posibilidades… Sin embargo veo la noticia que aparece hoy en el 20 minutos sobre la igualdad entre hombres y mujeres (léela aquí) y ya sólo los titulares son, quedándome corta, desalentadores… Os los pongo aquí:

  • La brecha en la igualdad entre hombres y mujeres, en un 59%, es la mayor desde 2008
  • Las proyecciones apuntaban a que la brecha podría cerrarse en 118 (2133); sin embargo, este progreso se ha invertido y el periodo se amplía a 170 (2186).

Según este informe, las mujeres ganan, de media, poco más de la mitad de los hombres, a pesar de que en general trabajan más horas. Además, informar, también de un estancamiento en el mercado de trabajo, una media del 54% de mujeres en todo el mundo frente a un 81% de hombres… Y diréis… Bueno, es que aquí cuentan también los países de América del Sur y África, ¿no? es cierto… Vamos a ver el top 10 de los países en el ranking de igualdad de género…

Sí. Habéis leído bien. Ruanda, Filipinas, Nicaragua… están en ese top 10 mientras España, por si os pica la curiosidad está el 29 (EEUU es el número 45 e Italia el 50… Sin comentarios).

Miro a mis dos hijas pequeñas, dos niñas felices,  a las que intento educar de la mejor manera posible, expresándoles lo orgullosa que estoy de ellas, dándoles todo mi cariño y amor, intentando que se sientan seguras con ellas mismas… Y dándoles la mejor educación posible… Y me da mucho miedo. Muchísimo. Pero ya no sólo porque sé que mis hijas tendrán más dificultades a la hora de encontrar un trabajo, que un hombre; sé que mis pequeñas ganarán menos, trabajarán más y tendrán que esforzarse más para llegar alto… Y que si llegan a un puesto importante, siempre habrá alguien que haga comentarios poco agradables sobre cómo lo han conseguido…

El otro día me preguntaron sobre la diferencia de la violencia machista y los casos de violencia de un hombre homosexual hacia otro o de mujeres hacia su marido… Claro que existen y claro que hay que perseguirlos y condenarlos e intentar que nunca vuelvan a suceder… Pero, por fortuna, esos no son problemas sociales. Entendedme, no digo que no sean importantes. Claro que no. Son muy importantes. Pero la violencia de género va mucho más allá. Va en los datos que os comentado antes. Va en los datos con los que nos despertamos el otro día (aquí) de que en España se produce una violación cada ocho horas… Es decir, 3 violaciones cada día. Y hablamos solo de violaciones (agresiones sexuales con penetración)… Imaginad cuantas agresiones que no llegan a la penetración puede haber… O cuántas mujeres son insultadas por la calle… A cuántas mujeres las ha seguido un capullo (lo siento, es la palabra más fina que puedo decirle) por la calle ya sea en silencio o diciendo burradas… Y eso de manos de desconocidos…

Las cifras dicen que 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de sus vidas, la mayoría de ellas, por parte de sus parejas. Es más… Un tercio de las mujeres que han tenido pareja, refieren haber sufrido algún tipo de violencia en esa relación.

Se estima que en prácticamente la mitad de los casos de mujeres asesinadas en 2012, el autor de la agresión fue un familiar o un compañero sentimental, frente a menos del 6 por ciento de hombres asesinados ese mismo año (¿Veis de lo que hablaba de las diferencias?).

No os voy a hablar de datos a nivel mundial, no os voy a contar qué más de 700 millones de niñas han sido forzadas a casarse siendo menores de edad, ni que unos 120 millones de niñas han sido forzadas por sus maridos, compañeros o novios… Ni que se estima que 200 millones de niñas han sufrido ablación, la mayoría antes de los 5 años…

No. Os voy a hablar de los jóvenes (entre 15 y 29 años). De ese 33% de chavales que considera inevitable, normal y aceptable controlar los horarios de su pareja, impedir que su pareja vea a sus familiares y amigos o decirle lo que pueden o no pueden hacer… Os voy a hablar de que un 40% de los jóvenes entre 15 a 29 años tienden a exculpar al agresor de un maltrato al considerar que estos “suelen tener una enfermedad mental”.

No. Vamos a hablar de un caso que nos ha escandalizado a todos… Bueno, que nos ha escandalizado a todos ahora… ¿Por qué digo esto? Pues porque durante días una veintena de hombres se rieron, jalearon y animaron a cuatro “animales” que habían drogado y abusado de una chica… Y no. Ninguno de esas 20 personas fue a denunciar. No. Esas personas callaron y rieron… Meses después, esas cuatro personas participaron en una violación colectiva en Pamplona.

¿No? ¿Preferís que hablemos de ese 50,4% de mujeres trabajadoras  que sufren comentarios sobre su cuerpo, vestimentas, chistes sexuales…? ¿O eso no es preocupante, eso es normal? Vale, pues el 18,3% de las mujeres trabajadoras sufren acoso sexual en su puesto laboral…

No os preocupéis. Paro aquí, por ahora. Ahora me toca no quedarme en estos datos, me toca no quedarme solamente en escandalizarme con ellos… Me toca hacer algo más… Algo más que escribir sobre la violencia de género (¿Aún alguien más se pregunta por qué consideraba importante contar la historia de Antía en Sueño de Cristal?)… Empezaré educando a mis hijas para que sean fuertes e independientes, que crean en el amor… Pero en un amor respetuoso, en un amor que no sea opresivo y controlador… Educarles para que luchen por sus derechos… Y luchar yo para que cuando les toque a ellas, el camino les sea aún más fácil… Pero necesito vuestra ayuda… Luchemos juntos.