Aprendiendo de los grandes: Pedro Salinas

Hay poemas que significan mucho en mi vida… Y en “La voz a ti debida” encontramos uno de mis favoritos… ¡Qué poco se necesita cuando realmente amas!

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

Pedro Salinas

tres-poetas-espaoles-en-el-exilio-12-728

Contra Jaime Gil de Biedma

En un principio quería inaugurar esta nueva sección con algún poema de Benedetti o algún articulo de Eduardo Galeano, o algún trozo de García Márquez que son algunos de mis escritores favoritos. Pero hace poco tuve un pequeño debate (y llamarlo así es un piropo para mi “Contrario”) en el que me decían que un escritor de verdad tenía que ser elegante y fino, que nunca podía decir palabrotas, ni utilizar expresiones comunes… Y yo creo que la literatura (al menos la que yo hago, tomándome el valor de llamar a mis libros así)tiene que reflejar una realidad, tiene que hacer que la gente se sienta identificada… Y cuando la gente me dice que un verdadero autor no utiliza ciertas palabras… Siempre me acuerdo de este autor. Os pongo uno de mis poemas favoritos (y os aseguro que en este es delicado… Si os gusta ya os diré otros).

besos, disfrutad. Sed felices

    CONTRA JAIME GIL DE BIEDMA

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación —y ya es decir—,
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colemena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
—seguro de gustar— es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta!
Y si yo supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil
y que eres débil cuando me enfurezco…
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!