El extraño mundo de twitter

Vivimos en el momento de las redes sociales y facebook y twitter lo lideran. Y yo, lo reconozco, me encantan, sobre todo twitter. Y actualmente, en esta gran aventura que es la autopublicación, son fundamentales. No os engañéis. Este no es un post de esos que invaden Internet explicándonos qué debes hacer para triunfar y conseguir miles de ventas a través de las redes. No. Como ya he dicho hay mucho y, la mayoría, no me suelen gustar.

En twitter parece haber una competición para conseguir más y más seguidores, da igual el “precio”, da igual la calidad de ellos. Y sí, he puesto precio entre comillas aposta. Porque, como todo el mundo sabe, puedes comprar seguidores, hay perfiles que se dedican solo a eso, a venderte seguidores. Decir que me parece muy triste eso es quedarse corto. Pero es que encima me parece estúpido, solo para elevar falsamente el ego. Y para ir por la vida como tuitstar y que otro montón de tuiteros que se mueven solo por “si tiene tantos seguidores, será por algo…” Pero no, no me refería a esos casos.  Es algo menos material…

Leía el otro día un articulo de esos de “Como conseguir tropomil seguidores en twitter”, Lo primero que decían era: Sigue cada día a cien personas, a los dos días si no te han hecho Followback, deja de seguirles. Únete a los HT como #lunesDeConseguirSeguidores y demás… Y yo me pregunto… ¿Y la calidad? ¿De qué nos sirve tener tantos seguidores si no interacctúan, si no son nuestro público objetivo?

Os voy a dar un ejemplo. Cada día me siguen varios escritores, muchos de ellos de los que no he oído hablar en mi vida. Me siguen y en eso se basa toda notificación de ellos. No saludan, no marcan fav, no comentan ningún tuit… Nada. Y, lógicamente, a los pocos días se van como han venido. Algunos seguro que indignados… Y no os confundáis, sigo a muchos escritores… Primero porque son mis amigos, segundo porque los admiro y tercero porque me gusta lo que escriben. Pero mi decisión de seguirles o no, no depende de si ellos me corresponden. Lo que sí tengo claro es que si interactúan les sigo. No hace falta que sea algo constante, solo de vez en cuando. Porque para mi twitter se basa en eso… En hablar, en intercambiar ideas y anécdotas. Quizás esto me pasa porque yo no cree twitter para hacer spam de mi obra y cree mi cuenta mucho antes de publicar mi primer libro.

Otra cosa que no soporto de los escritores en twitter es el RT masivo. Esperad, que os explico. Grupos de escritores que, sin haberse leído unos a otros, se hacen RT a lo loco, llenando tu TL de los mismos tuits. No os confundáis, creo en la unión de escritores, creo en la ayuda mutua, pero una más real. Si seguís mi blog sabréis que mi apartado favorito es “El sueño de escribir” donde entrevisto a diferentes autores….  Y cuando hablo de diferentes autores, hablo precisamente de eso. No solo mis amigos, también hay varios que no conocía. Hace unos meses puse un post en facebook  ofreciendo mi espacio a los que quisieran aparecer. Porque hay muchos blogs que solo entrevistan o reseñan a autores que son sus amigos (o que son famosos)… . Es una opción, como cualquier otra.  También, en twitter, voy publicando mi #retoliterario poniendo los libros que voy leyendo (actualmente todos autopublicados) y una vez que los termino dejo mi comentario en Amazon. No creo en el RT masivo. Creo que hacen más efectos los tuits o promos propios recomendando un libro. Y, sobre todo, si es un libro que has leído.

Seamos claros, nuestro público objetivo son los lectores. Porque, por contradictorio que esto sea, los escritores no suelen ser grandes lectores (¡¡He dicho suelen!! Que seguro que otros muchos sí lo son). Sobre todo porque el poco tiempo que tienen (por desgracia, la mayoría de nosotros no podemos vivir de la escritura) lo dedican a crear historias y a publicitarse.

Otro de los consejos que suelen darte es interaccionar con un twistar o con algún famoso. Vamos… el peloteo de toda la vida. Yo solo digo que a algunos se les nota mucho… Y lo que no soporto son los cínicos. ¿A qué me refiero? Conozco escritores que ponen a parir, en privado, al escritor famoso de turno; para luego pelotearle en abierto con la esperanza de que les dedique un tuit y conseguir más seguidores.

Que sí, que todo es legítimo (la conciencia de cada uno va por otro lado) pero no es mi estilo. Y sé que podría tener más seguidores si hiciera esas cosas. Pero prefiero la calidad a la cantidad. Sigo a personas que me caen genial, personas que admiro, personas que es un placer leer, personas que me parecen muy interesantes… Personas que me aportan algo. Y eso es para mi lo importante. Sí Twitter es un modo de publicitarme, de llegar a gente que nunca imaginé que pudiera llegar… Y es una manera de que vosotros me conozcáis. Porque esa es otra cosa… Sí, soy escritora; pero también soy una loca del basket, del buen vino y la buena comida, familiar… Y todo eso se refleja en mi perfil. Con sus cosas buenas o malas. Soy lo que leéis.

Espero que nadie se sienta ofendido con mis post. Cada uno tiene su manera de manejar sus redes sociales. Y, cada uno, tiene sus motivos y sus objetivos. Y, como ya he dicho, todos legítimos. Yo busco otra cosa en twitter. No busco solo un numerito en mi cajón… Busco personas.

Gracias por leer. Sed felices. Bicos.